Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c WIMMJ Sospecha entre el cine de suspense y Terenci Moix la comedia sofisticada proyecta una Tarde desde la intimidad Madrid. Rosario García Gómez Terenci Moix estrenará el próximo día 9 la fórmula propuesta por los responsables del espacio La tarde imprimiendo un nuevo estilo a lo que convencionalmente se entiende por la presentación de un programa de televisión. Para no caer en el anquilosamiento, cada uno de los presentadores invitados imprimirá su sello personal, tanto en la elección de las personas a las que entrevistan como en los contenidos que rodeen los ochenta minutos de emisión. La tarde de Terencei Moix tendrá como protagonistas durante la semana que le corresponde, y junto a secciones de actualidad elaboradas por TVE, a algunas de sus grandes pasiones: la cultura, el teatro, el jazz el flamenco o la música mora. Todo ello adornado con la presencia de sus preferidos dentro de cada uno de estos campos. En su ambicioso proyecto y por considerar que la televisión tiene que ser espectáculo Terenci Moix tiene previsto la incorporación de aspectos curiosos, que abarcan desde escenas especialmente admiradas de películas eternas a encantadores de serpientes. Su idea de programa televisivo incluye la posibilidad de transmitir al público una sensación de intimidad entre el personaje entrevistado y yo por lo que su intención es aproximarse a los más variopintos personajes, pero siempre desvinculados de la política señala. Cada uno de los programas estará presidido por la magia de las ciudades que han fascinado a Terenci: Luxor, Roma, Atenas, Londres, Sevilla y Nueva York van a ser mostradas, según su particular prisma, lleno de vivencia y recuerdos inmortales. Muestras de arquelogía egipcia, el mundo de los r o c k e r o s neoyorquinos, la Semana Santa de Sevilla, la sombra interminable del teatro griego, la comedia musical, jazz con acento británico o el colorido de las danzas orientales conforman los reportajes que hilvanan el desarrollo de prototipo televisivo del último premio Planeta. Retratos dedica hoy su espacio a la peculiar personalidad y el tesón con que ha enfrentado su vocación el joven pintor José Ramón Ortega, que con catorce años contaba en su haber un cuadro de grandes dimensiones y técnica y contenidos impropios de su edad. ABC 101 Amerika no respondió a las cotas de audiencia previstas Inmersa en una nube de polémicas ayer terminó la difusión por la cadena de televisión norteamericana ABC de la serie Amerika que narra la vida en Estados Unidos tras una hipotética invasión soviética. A las primeras voces de protesta, por cuestiones políticas, se une ahora la del sector publicitario. Algunas informaciones señalaban que la cadena ABC había garantizado a sus anunciantes una tasa de audiencia próxima a los 35 millones. Sin embargo, según los datos del Instituto Nielsen, las cotas de audiencia han ido descendiendo a medida que avanzaba ia emisión de la serie. Así, se ha pasado de los 38 millones de telespectadores que presenciaron el primer episodio a 30 el segundo y 26 el tercero. Al no haberse cumplido las previsiones de ABC, ésta está dispuesta a conceder espacios publicitarios gratuitos durante otras emisiones. Joan Fontaine y Cary Grant, en una escena de pasmosa naturalidad Director: Alfred Hitchcock. 1941. Blanco y negro. Noventa y seis minutos. Hoy, a las nueve, por la Segunda Cadena, en Lunes cine Berlín también puede ser una ciudad de cine Esta noche, TVE emite un especial informativo con motivo del 750 aniversario de la fundación de Berlín. El documental, elaborado por el corresponsal de televisión en Bonn, José María Siles, pasa revista no sólo a la trayectoria histórica de una ciudad polémica, sino a la cuna de uno de los más prestigiosos festivales de cine que durante los próximos días cobija una muestra internacional de las producciones cinematográficas. Berlín, una ciudad de cine es el título- En su cuarta película americana, Hitchcock volvió a tener como protagonista a la actriz que lo fuera de la de su debut, Joan Fontaine, trabajando por primera vez con el que sería uno de sus actores favoritos, Cary Grant, y el vehículo para unirlos al frente de un reparto fue una novela de Francis lies convertida en guión por Samson Raphaelson, Joan Harrison y la propia esposa del realizador, Alma Reville, que hubo de ser manipulada en cuanto a su final por imposición de los productores, que querían cuidar la imagen de la estrella masculina. Con todo, el filme es uno de los más sobrios y exquisitos de su director y combina, con rara habilidad y enorme talento, los presu- puestos del cine de suspense y los de la comedia sofisticada, logrando interesar en todo momento y en todo momento resultar enormemente sugerente, sin que lo acomodativo del final impuesto convierta en artificioso cuanto le precede. Una puesta en escena elegante, invisible por así decirlo, hace que la acción transcurra con pasmosa naturalidad, pese a lo que de relativamente inverosímil hay en la historia. Y, a cuarenta y cinco años de distancia, la película es una de las que mejor han envejecido en la filmografía de su director. Miss Fontaine obtuvo un Osear por su trabajo en Sospecha que muchos consideraron como un desagravio por no habérsele concedido por Rebeca Cary Grant, como siempre, eminente. Y eminentes, también, los veteranos Nigel Bruce y Dame May Whitty, esta última inolvidable personaje central de Alarma en el expreso ¿Ustedes lo vieron? Esa Dinastía a la francesa evidentemente no quiere engañar a nadie, porque desde el título ya indica el camino que van a seguir sus personajes en busca del éxito económico y del dominio sobre la comunidad que les rodea. Como en Texas o en California, la familia se nos aparece dividida bajo la férula de un viejo gruñón que, tras levantar a pulso su empresa, esta vez periodística, ve que le falta un heredero capaz de proseguir su labor; el hijo es un ejecutivo que- según el padre- confunde el diario con un club, y la hija, que tiene capacidad para ello, odia la provincia, prefiriendo París y, sobre todo, la ideología del periódico, reflejo de la del fundador, un señor que realiza una peregrinación anual a la tumba del general De Gaulle. LUNES 23- 2- 87 AL PODER POR LA FORTUNA Y ahí, con ese nombre europeo quizá empiece a notarse la diferencia de esta serie con las norteamericanas antes aludidas. Así, el ministro que aparece siguiendo la tradición gala tiene su petite amie pero está más pendiente del electorado y de su carrera política que de ella. O la comprensión de los componentes de la sociedad ciudadana ante una pareja de ancianos que viven juntos tras haber compartido la misma mujer; asimismo, el diálogo chispeante e intencionado de los asistentes a la fiesta tiene unas características europeas y francesas muy poco similares a las de un Falcon Crest por ejemplo. Cuando surge el sexo, los personajes no se acuestan tan precipitada y reiteradamente como en los otros casos; existe, igualmente, la lucha por adquirir influencia, pero no se muestra en insultos declarados. En otras palabras: aunque la idea inicial sea la misma, todo resulta un poco más sutil. ...Menos en lo que se refiere al otro ingrediente típico de esos telefilmes: la violencia, que en Fortuna y poder se manifiesta de forma bastante explícita. En el primer episodio ya nos hemos encontrado con el asesinato de un periodista que sabía demasiado de los tejemanejes de una inmobiliaria. Con el cadáver hallado en el río, evidentemente, los autores de la serie quieren asegurarse desde el principio que los espectadores les serán fieles. Dados los demás elementos positivos- dentro de esa línea facilona, claro- del primer episodio, no me extrañaría. Fernando DIAZ- PLAJA