Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ABC POR LA LIBERTAD EN PARAGUAY LUNES 23- 2- 87 En Paraguay ya se habla abiertamente de lo que puede ocurrir después de Stroessner queño boom dejó paso a la triste realidad. Que no es otra que un país empobrecido con un índice de desempleo que supera el 15 por 100 (otras versiones hablan dei 50) con unos salarios medios que no alcanzan las diez mil pesetas (médicos incluidos) con una balanza comercial en progresiva caída, puesto que los vecinos democráticos (como Brasil y Argentina) ya no quieren hacer negocios) y con un malestar social que acaba de enseñar la oreja y que posiblemente seguirá haciéndolo con mayor insistencia. La única bolsa de oxígeno viene del lado del contrabando, verdadera fuente de ingresos del país, que supone más del 75 por 100 de sus transacciones comerciales, según un reciente documento del Fondo Monetario Internacional. Miles de familias paraguayas se dedican al rentable negocio de llevar aparatos de video a Buenos Aires o de robar coches en el Brasil y venderlos luego a Boltvia. Chivas legítimo, señor. Tenemos Rolex baratos, caballero. Estos son cánticos frecuentes que se dejan oír cuando uno pasea plácidamente por ciertas calles de Asunción. El contrabando es la industria nacional por antonomasia y a todos ampara, desde los despachos mejor enmoquetados hasta la más desvencijada pulpería. sión Días atrás, Taylor tuvo que escapar por pies de los botes de humo lanzados por la Policía. La protesta norteamericana fue, una vez más, contundente. Junto a toda esta serie de gestos, Washington ha decidido también poner en práctica alguna medida más concreta. Desde hace tiempo no otorga asistencia económica o militar alguna a su antiguo aliado Stroessner. Con lo que la situación del régimen no resulta demasiado envidiable. Sin embargo, las cosas no pueden ir demasiado rápidas en un país creíinizado (como decía un obispo) por un poder omnímodo, al que nada se le escapa (para conseguir un empleo digno hay que ser miembro del partido) con un Ejército unido como una pina y fuerte como una roca, que se ha beneficiado en forma notoria con negocios y prebendas, y con un vacío casi total de posturas opositoras. Porque la triste realidad es que la oposición está fuera del país. Dentro quedan algunos tímidos testigos que amparados en torno a una serie de débiles partidos políticos, como el Liberal Auténtico, el Democristiano o el Movimiento Popular Colorado, firmaron tiempo atrás un acuerdo nacional para promover una restauración democrática. Hasta privado del dictador y hombre dado a sibilinas maniobras. Finalmente se menciona incluso a Guillermo Clebish, comandante de la Casa Militar de la Presidencia. En las listas se incluye, por causa de fuerza mayor, al teniente coronel Gustavo Stroessner, hijo del fundador, quien a sus cuarenta y dos años tiene una escasamente gloriosa carrera militar. Gustavo no parece ser el hombre de fuste que quieren los militares. Debido a su carác ¿Y por qué no pasa nada? ¿Hasta cuándo ter melindroso n siquiera consigue que su seguirán así las cosas? Estas preguntas son padre lo mire con buenos ojos. moneda corriente en el Paraguay. Y ya es Washington j no otorga asisconocida la respuesta. Aquí no tuvimos Más posibilidades de apertura habría si se tencia económica o militar a unas Malvinas. Lo más que se recuerda es la encaramara al frente de la transición Carlos Asunción guerra del Chaco, en la que vencimos. El Romero Perfreira, hijo del presidente que acEjército paraguayo siempre actuó como un El Ejército permanece unido tuó como hombre de paja luego del golpe arbitro de nuestra historia. Nadie puede espemilitar. Romero goza de una cierta credibilicomo una pina al actual régi- dad democrática, hasta el punto de que es inrar que se vayan así no más decía recientemente una socióioga a un periodista argenvitado con cierta frecuencia a Washington. men tino. Aldo Zuccolillo, el maltratado director de Por. eso la Prensa oficialista paraguaya lo ta ABC Color iba aún más lejos en este pa- ahora, cualquier iniciativa popular lanzada por cha de desertor seo por el desánimo: Aquí nadie puede es- esta agrupación ha sido recibida con un entuY finalmente aparece Ángel Seifart, quien perar un estallido violento. Nuestro pueblo no siasmo ciertamente desalentador. El Partido figura también en todos los pronósticos. Es es como el chileno, que siempre vivió en de- Febrerista, que milita también en esta familia, este Seifart, diputado de cuarenta y dos mocracia. Paraguay, aun antes de Stroess- logró la proeza de reunir a unas diez mil peraños, otro hombre fugado del Partido Coloner, ha vivido bajo el yugo de la dictadura. rado, y se ha integrado en el denominado sonas en una manifestación. Este es uno de Sin embargo, en los últimos meses pare- los mayores hitos que se recuerdan en el tris- grupo dé los éticos esto es, aquella rama cen haberse empezado a escuchar algunas te rosario de acciones populares contra el ré- del Poder que desea una reforma democrátivoces de aliento que anuncian cambios en el gimen. Mientras tanto, Domingo Laino, el ca, no un lavado de cara Seifart- declaró país. Unas veces alentadas por rumores hombre que sería capaz de aglutinar a todas meses atrás que es necesario impulsar un (siempre desmentidos) sobre supuestas en- las posturas discordantes, no consigue aso- nuevo proyecto político y. exigió que se deje fermedades que aquejan al dictador. En otras mar la nariz tres metros más allá de la fronte- paso a la generación intermedia del coloraocasiones, y con mayor base real, animadas ra. Cada vez que intenta regresar a su país dismo para que pueda tomar parte en las depor el cambio de postura de la Administración le dan una estentórea tunda y lo devuelven a cisiones, del Poder. Como es miembro de la Junta de Gobierno, a Seifart se le conoce norteamericana, que se había planteado se- Buenos Aires. riamente abandonar a su destino al más veteAsí las cosas, todos los analistas políticos como el café con leche puesto que anda rano dictador del Cono Sur. coinciden en apuntar que la futura alternativa en un borde y otro de la cancha política. Sea como fuere, en Paraguay ya se habla Reagan, por ejemplo, llegó a dudar pública- al general tendrá que salir de la entraña misabiertamente de lo que puede ocurrir desmente del carácter democrático del régimen ma del régimen. stroessnista. Eliot Abrams, el inquieto secrePor un lado están los militares, fieles hasta pués de Stroessner, algo nunca visto en los últimos treinta años. Stroessner era hasta tario de Asuntos Internacionales del Departa- la muerte en su figura de guardianes de la mento de Estado, habló abiertamente de espúrea legitimidad. Ellos desean, natural- ahora eterno, o cuanto menos moriría en el dictadura Y el ahora atribulado George mente, que el sucesor luzca entorchados en Poder, como Francisco Franco. Pero todo podría ocurrir. Y si no es este Shulz envió a- Asunción un inquieto embaja- la bocamanga y tenga una buena hoja de año, a lo mejor es el próximo, cuando se cedor, Clyde Taylor, quien ha sido tachado por servicios en los cuartos de banderas. Entre e) Gobierno paraguayo de opositor por su los nombres que más se acarician en estos, lebren los tradicionales comicios presidenciales. Quizá para entonces ya haya un postuafán en reunirse con políticos o empresarios ambientes hay uno que se lleva la palma. Se no demasiado bien vistos por la dictadura: trata del general Andrés Rodríguez, número lante en firme que quiera sustituir al viejo dictador. En este sentido no hay más que Taylor ha desarrollado una actividad frené- dos del régimen y comandante del principal cabalas. Pero las cosas cada día están más tica, tanteando la posibilidad de un cambio Cuerpo del Ejército. En Washington su apellimaduras como apuntaba, con un deje de do suena mal, pues se lo vincula con las banpacífico. Un periódico oficialista (propiedad, esperanzado optimismo, un veterano dirigenpor cierto, de un ex yerno del excelentísi- das de traficantes. Nadie ha demostrado que te de la oposición con casi una veintena de mo llegó a compararlo con Gadafi por su sea un gángster pero ahí le andan. También está e) general Mario Benítez, secretario años de exilio en Buenos Aires. descarada tendencia a impulsar la subver-