Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C ABC ana- LUNES 23- 2- 87 Dinero para la construcción La desaparición de las desgravaciones frena la expansión del título hipotecario Todo depende de la existencia de un mercado secundario más amplio La evolución registrada durante 1986 en el mercado español de título hipotecarios puede calificarse, en su conjunto, como de agotamiento de la tendencia expansiva registrada durante los dos años anteriores, a causa de la progresiva desaparición de las características- sobre todo las relativas a ventajas fiscales: opacidad, desgravación- que propiciaron inicialmente dicha expansión. En el cuadro adjunto se recogen los datos sobré emisiones autorizadas de cédulas hipotecarias durante el periodo 1984- 1986 por entidades. Cabe señalar que ei incremento registrado en 1986 se concentró en el último trimestre del año- durante el que se autorizó el 56 por 100 de) volumen total de emisiones- como consecuencia de la expectativa de la pérdida de desgravación fiscal de los títulos de renta fija a partir de 1987. De no haberse producido esta circunstancia el comportamiento del mercado habría resultado claramente recesivo, e incluso en presencia de la motivación señalada puede apreciarse la disminución Julío Rodríguez en el volumen de títu- Presidente del Banco los emitidos por las CaHipotecario Bolsa: Las mayores ganancias han sido para las constructoras Madrid Un dato que lo dice casi todo y sintetiza al mismo tiempo la actuación del sector de construcción en la Bolsa de Madrid es que mientras el indicador general del mercado está situado en el 252,18 por 100, el índice sectorial de construcción se encuentra por encima del 460 por 100 (465,19 por 100 para ser exactos) es el más alto de todos los sectores bursátiles y el que ha proporcionado las más sustanciosas ganancias. En el cuadro adjunto queda patente que durante el pasado ejercicio, y en los casi dos meses transcurridos de 1987, la línea seguida por estos valores- que son los que tienen ponderación en el índice general de la mencionada Bolsa de Madrid- ha sido ascendente y espectacular si queremos adjetivar su actuación. Algunos o casi todos han duplicado, triplicado y hasta septuplicado el cambio alcanzado al cierre de 1985. Y, aunque a veces se recurra a la estrechez del mercado bursátil y al reducido número de sociedades que en él operan, demostrado queda de alguna manera que al margen de este condicionante, los valores encuadrados en el grupo de construcción han gozado de las preferencias de los inversores, tanto nacionales como extranjeros. Dato a tener en cuenta, y en este caso habría que dar la razón a aquellos que creen o consideran que una cosa es la marcha de las sociedades como tales y otra muy diferente su comportamiento en Bolsa, es que en el grupo de las entidades del mencionado cuadro hay algunas que no han tenido beneficios en tos últimos años, incluido el pasado, ni perspectivas de distribuir dividendo en el próximo. Y a pesar de este dato, que rompe cálculos sobre rentabilidades por acción, por dividendo o por lo que sea, los bolsistas se han pegado materialmente en ocasiones por adquirir esta clase de títulos, sin tener en cuenta las disponibilidades de suelo, la cuenta de resultados o las expectativas de desarrollo. No obstante, necesario es señalar, y parece obvio apuntarlo, que no a todas puede medírselas por el mismo rasero. J. M. MINER LICEAGA Mercado secundario A pesar de la incertidumbre que actualmente rodea el desarrollo futuro del mercado de títulos hipotecarios- incertidumbre, por otro lado, común al resto de los mercados financieros, a la vista de las importantes innovaciones que se prevén en el mercado de la deuda pública y en general en el sistema financiero- la supervivencia va estrechamente unida a la consolidación de un mercado secundario de dichos títulos más amplio y transparente que el existente, así como al potencial desarrollo de las participaciones hipotecarias, título respecto del que se carece de un marco legislativo suficientemente desarrollado. El Banco Hipotecario está trabajando en ambas direcciones, en el convencimiento de la oportunidad de que tengan lugar los cambios normativos idóneos para el impulso jas de Ahorros, principales protagonistas has- del mercado hipotecario, no tanto como un fin en sí mismo, sino como un ámbito de profunta la fecha, respecto a 1985. dización y perfeccionamiento de los mercados españoles de capitales que permita alleCajas de Ahorros gar recursos, básicamente, para la actividad De hecho, estas entidades están ya de- crediticia a medio y largo plazo. Conviene, pues, tener en cuenta que las cimostrando su creciente preferencia hacia otros instrumentos de captación de pasivo fras recogidas en el cuadro adjunto se refie- básicamente los bonos- con menores exi- ren al mercado primario, puesto que la activigencias derivadas de su emisión respecto a dad en el mercado secundario aparece limitalas cédulas hipotecarias, sobre las que pesa da a la actividad del Fondo Público de la obligatoriedad de la reinversión. Por el con- Regulación del Mercado Hipotecario, donde trario, el Banco Hipotecario y las Sociedades el volumen de transacciones supone un peso de Crédito Hipotecario han aumentado sus- reducido respecto al volumen de emisiones tancialmente sus emisiones de cédulas hipo- en circulación. tecarias, motivados, sobre todo en el caso del primero, por su mayor necesidad de recursos Más créditos de mercado en presencia de menores aportaPor el lado del activo, en 1986 parece haciones netas del ICO, y en el caso de las segundas, por sus reducidas alternativas en berse acelerado el aumento neto de los créditos concedidos. Así, mientras que en 1985 el cuanto a captación de pasivo. crecimiento de los créditos hipotecarios de Bancos, Cajas de Ahorros y BHE fue de Bajan los tipos de interés 381.000 millones de pesetas, hasta noviemEn cuanto a la evolución de los tipos de in- bre de 1986 el crecimiento registrado se terés de las cédulas emitidas, en el cuadro aproximaba a los, 490.000 millones. El perfil neto del mercado hipotecario a fi- adjunto se aprecia su disminución desde 1984, disminución que puede detenerse du- nales de 1986 estaba dominado, pues, por rante los primeros meses de 1987, a la espe- los siguientes rasgos: aceleración de los créra de que se confirme la evolución a la baja ditos hipotecarios, descenso en las emisiones de la inflación que permitiría mantener la ten- netas dé cédulas hipotecarias, con clara tendencia de los tipos de interés nominales a dencia a retroceder más en 1987, y volumen pesar de la desaparición de la desgravación limitado de operaciones en el mercado sefiscal de las cédulas hipotecarias. En efecto, cundario de este tipo de títulos. La financiala desgravación fiscal del 15 por 100 suponía ción a la vivienda y los créditos hipotecarios varios puntos- según los plazos de los títu- en general han tenido un año de clara expanlos- de mayor rentabilidad efectiva respecto sión en 1986, pero no puede decirse que el al tipo nominal para el tomador de las cédu- mercado hipotecario como tal haya tenido un las, en su gran mayoría pequeños y media- año de crecimiento en dicho periodo. nos ahorradores. Julio RODRÍGUEZ Ei sector de construcción Bolsa Vstof Asland Cristalería Cub e. -tas MZOV Dragados Encinar Reyes Irim. ¡vtetrofxiü ana. Renta Inrrob üraüta Urbis Vatdemvas Valletermoso Zabáibüíij. 30- 12- 85 30- 12- 86 20- 2- 8? D ¡f. D. f. 15 6 235 214 148 615 855 61 S 429 824 1.008 880 T- 559+ 399,99 -773+ 328.93+ 546+ 301,86 6 S 1+ 543+ 366,89- 325+ 130,00 385 4 9 550 592 2.149 606 -507+ 160,58+ 246,28 250 378 121 378 690 264 363 465 1300 371 78 75 465 71 -r 472+ 505.12 +5: 7- 689,33 +1.684+ 362,15+ 535+ 753,52+ 23,48 264 546 590+ 326