Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 ABC ABC 3- LUNES 23- 2- 87 Dinero para la construcción- Buen nivel de actividad en la promoción de viviendas deprotección oficial y libre Insuficiente revisión de los módulos para 1987 El ario 1986 ofreció resultados positivos para ia promoción- construcción privada de viviendas. Los avances estadísticos nos indican que las viviendas de protección oficial (y promoción privada) iniciadas están superando los ya aceptables valores de 1985. En el segmento de vivienda libre, aunque las referencias estadísticas son menos seguras, parece que la nueva actividad estaría ganando alguna animación y superando con cierta nitidez los niveles de 1984- 1985. Esta situación contrasta con los retrocesos reiterados de hace algunos años. Es cierto que en el próximo pasado el sector ha debido realizar sacrificios importantes, y que la actividad en términos absolutos se ha reducido sustancialmente. Pero, desde la más modesta realidad actual, el comportamiento de la vivienda de promoción p r i v a d a en 1986 ha sido aceptable. En cualquier caso, lejos de este boom que con alguna frecuencia vemos mencionar. La demanda de viviendas se ha mantenido- e n general- en niveles aceptables. Para el conjunto del año, el mercado se ha desenvuelto globalmente dé forma positiva, aunque es razonable pensar que la aplicación del IVA a las viviendas de protección oficial ha podido ser un elemento de remora en ciertos segmentos de compradores potenciales. De hecho, la preocupación por la debilidad de la demanda ha remitido en alguna medida en importancia dentro del conjunto de los obstáculos para la actividad promotora. Este panorama general es compatible con situaciones de cierta atonía en mercados localizados y con los signos de recalentamiento advertidos en el ámbito de ciudades de cierta importancia. Distintos factores han dado lugar a este fenómeno; entre ellos, rigideces de la oferta, en buena medida derivadas de condiciones urbanísticas, y una importante liquidez excedente que ha fluido al mercado inmobiliario como también a otros mercados (bursátiles, etcétera) También la demanda extranjera se ha comportado favorablemente. Si la nueva actividad ha recibido cierto estímulo- aspecto positivo- en las localizaciónes en que se ha manifestado esa mayor animación del mercado, también es cierto que algunas de sus consecuencias- como las importantes alzas del precio del suelo en bastantes capitales- no dejan de producir preocupación. Estas elevaciones no son especialmente favorables para la evolución a plazo medio de la vivienda, para la que sería conveniente un comportamiento más regular de sus factores de coste, De cara al año actual, el primer problema es la insuficiente revisión de los módulos aplicables a las viviendas de protección oficial. Obstáculos para laexpansión de la rehabíñtadón de viviendas Se considera que en la rehabilitación, a pesar de su expansión numérica, subsisten todavía obstáculos sustanciales para que la iniciativa privada empresarial acometa de forma generalizada operaciones que supongan intervenciones de cierta entidad para poner en condiciones de utilización acordes de las exigencias actuales edificios de viviendas existentes. Por el momento, esas operaciones tienen cierto carácter específico y obedecen, con frecuencia, a los valores singulares de los edificios sobre los que se actúa. La rehabilitación ha de ser una fuerza importante de la futura política de vivienda, estableciéndose un equilibrio adecuado entre la conservación modernizada de edificios y la nueva construcción. Es todavía preciso hacer un esfuerzo importante para superar problemas y hacer posible su expansión no sólo numérica, sino también cualitativa. Entre estos obstáculos se citan las ordenanzas municipales y las reglamentaciones técnicas dictadas por las distintas administraciones, las normas sobre acometidas de servicios públicos y las situaciones que se plantean cuando la voluntad minoritaria de algunos ocupantes impide acometer la rehabilitación de un edificio. Hay también que adoptar una actitud flexible ante los cambios de uso o la necesaria reducción del tamaño de las viviendas rehabilitadas. Y, en definitiva, la rehabilitación no debe hacerse a espalda de la realidad de los costes de las actuaciones correspondientes. En estrecha conexión con el fomento de la rehabilitación se halla la necesidad de una modificación, pero no cualquier modificación, de la regulación de los arrendamientos urbanos en los puntos que sean necesarios para hacer económicamente rentables las inversiones de los propietarios en la rehabilitación de inmuebles arrendados. En el último Consejo de Ministros se aprobó un real decreto aumentando el tipo de interés de los préstamos que se conceden para la rehabilitación de viviendas libres. Pasará del 6 al 10 por 100, mientras que para las de protección oficial se reduce de! 10 al 7 por 100. Las previsiones de crédito por parte del MOPU para este destino son de 42.500 millones de pesetas, mientras que para el conjunto del sector destinará unos 425.000 millones de pesetas. En el último año del plan cuatrienal se pretende financiar 110.000 viviendas de protección oficial y 30.000 acciones de rehabilitación. Parece, por otra parte, obligado abordar con decisión la racionalización administrativa del proceso productivo inmobiliario, lo que supone simplificar y abreviar trámites ante los órganos de las Administraciones públicas, así como modernizar la práctica registra! o hipotecaria. Es también necesario favorecer una mayor agilidad en la relación entre los profesionales técnicos qué intervienen en la edificación y los promotores. La planificación del subsector vivienda como parte del sistema económico general debe indudablemnte contemplar también la producción de viviendas libres. Estas podrán cubrir sus necesidades de crédito en el mercado hipotecario. Este hecho hará que en 1987- d e no adoptarse correcciones- los compradores de menores ingresos sean precisamente los más perjudicados en sus condiciones de acceso a la vivienda. En efecto, la evolución de los costes impedirá ya en muchos casos ofrecer viviendas con un precio no superior a los límites que dan derecho a la subvención personal y a los tipos de interés más reducidos para los compradores. En definitiva, se debilitará la solvencia económica de determinadas capas de demanda y, en consecuencia, los promotores iniciarán menos viviendas de protección oficial. El planteamiento del futuro de la política de vivienda es precisamente la principal preocupación del sector en estos momentos eri que el Plan Cuadrienal 1984- 1987 entra en su último año de vigencia. Hemos de partir de que en España existen todavía necesidades de vivienda de cierta importancia, motivadas por el acceso de una generación joven a la independencia familiar, la falta de idoneidad cualitativa de una parte sustancial del parque. existente y los cambios en la composición de la población y las modificaciones sociológicas. Dichas necesidades aparecen, por otra parte, crecientemente dife rendadas. Para cubrir esas necesidades la vivienda todavía necesita una planificación que permita allegar, por la vía de la concertación, recursos financieros en volumen suficiente y condiciones de plazo y coste adecuadas que han de ponerse al servicio de los objetivos de nueva construcción y rehabilitación y facilitar el acceso de las familias a esas viviendas, i Luis MARSÁ