Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S E pa b ¡i el dia de puniillas, e x p e n m c n U n d o paso d t baile. Ii. tndo, Llevaba a úania oculto y la niiia lo manifesiabü a ÍU manera, por eso despues de muchos conejos aquella madre deddiú llevarla a la eicuela de danza que María de Avila teoTa en Zaragoza- Las c a s eoslobnn cuDífocioníat peufflan y ellos no podían pagarlas. Menos mal que la directora, viendo la madera de aríisla que tenia U pequena, decidió hacerles descuento. Nacía aii un: i b iilarinj, hoy primera figura deJ Ballet de EMocoimo. Sólo tenía nueve 66 s años y a h o r a apenan recuerda la nada de sus cc- mienzos, aunque sí lo sulidcnte para agradecer iina y mil veces lo mucho oue le ayudó su matsirii, porque María J e Avila no sóJo la enseñó a bailar, fue t jmbjén su profesora de la vida, -Pertenezco a una familia humilde y sin anicccííentcs anísíicos. pera en ln CWUEIU dii bailo recibí un: i formaciún cl sic i, fundamenlal despuL para bailar danza modt: ma. Asi estuve hasta los diecmuevc año en que d Biillet Culll crg vino a Minlnd y yo hice lodo b posible para que me vieran, ¿Suene? pues si. A los pocos meses llegabii a Estocolmo sin saber oiro idioma que mi espanol halHTrOtff uha. danza es la expresión h u m a n a de cualquier sentimiento: amor, dolor, rabia, odio... Lüs iromicfizos fueron difíciles pero no demasiado porque Ana lema una enorme necesidad de libertad, Sus padres, como buenos españoles, eran absorbentes con sus hij is la educación ast lo exiEía entonces. Pero ella a u e r í a bailar y amaba la libertad, pur eso no d u d o un m o m e n t o en líiarcbarse j Suecia, el país de la nieve- Arropada por el ¿xitt no sintió el frío escandinavo y en seguida se acostumbró a su vida y costumbres. Hoy es tan sueca como española. En Estocolmo tengo mi casa mi n o v i o su familia- q u e es