Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I uno l e siente niín (mámenle ciiro Vo cf, preciso acercarüc hasia Bruselas, A cat cza poEiticd de Ui Europa crrtnunitaria, pero habría oitas mueh i r zone Hparlc de la e t i r i o t i d a d para nfaliíaT el viaje, y no la menor de cHas icrla Li gasirora mica, pues si no es Bruselas también a capital del ci nicr europeo. UmpocO Je falla mucho para Serlo- Por lo pronio, las b e k l tienen íama de darle, desde s i t m prc, mucha importancia a los goces q u e p r o p o r c i o n a hi huena mchi: V ahí están los icniadoTCN IxKlcgoncs de la pmTura tbmeiKa paia dar prueba de ello. S SASTBOHOMIA DOS GRANDESDE BRUSELAS Para Leo M o u l i n el sabio v a d o comenT TiMj c iSTn nOTnicn francCi, cl kpentlario apeiuo de los belgas no hic nunca, ni mud i o menos, una mt- r: leyenda, y sorprendió siempre a los extranjeros. Cuenta que, como a oiro áC estupefactos a los embajadores venecianos que visitaron el país en aquel innovador y renaciente agio X V i piKO acoítumbrado a ver comor tanto y con lautas muestras de placer v aleo n a a las mujeres launque les mas, todo ha que decirlo, el que osaran hablar en publico delante de sus mandos. Aunque- trate del mismo país. sin dLid. i no oa ya los mismos tiempos, pero w sigue respirando esa alcgiria de i -ÍT que ha llevado a d e c i r que es el país des messes ei des Kermesses- p r su fervor catúhco y su desenfado lestn- o. De ese buen vivir fíJeron testigos y protaEonistic Brueghel, Tenieii- Rubens. Jordaens y tamos otros, que no se cansaron de retratar a sus contemporáneos dispuestos a regalarse ion faisanes, abalte pavos, polios, langostas. Giagrejos, ostras, becadas. írulas, pescados y golosinas, y teniendo a mano jarras de cerveza o de vino, en evidente conírasic con nuestros bodegones y naíuialczas muertas mesetarios, di l mendrugo. U acelga- el cardo. Id ristra de ajos o el besugo, m duda no menos valioso en belleza plástica y en valor artísiico... pero mucho menos suflerentcs para c l contemplador desde el punto de vista gastronómico. Nada de ese amor a la buena Mda se ha perdido con el tiempo, c m Li añadidura de que su capitalidad ha hecho de Bruselas el fogdn de? Las comunidades, y los belgas de ahora y quienes les visitan tienen donde satisfacer sus inquietudes pasironiimicas, su t o d n a es caii francesa sin sello y es más variada que la de J u i vecinos alumiio iiL y todo ello rellejü hjsia en los e nombres de su calles: en Bruselas hay una del Marchí- aux Poul e l s- y- aux Porcs a u x G r a i n s aux P o i s i o n s- -a u Í T o m a f i c -au fleurrc -aux H e r b e s l o Que uc d i c e u n 3745163) con más de rrcinta años de iradiddn culinaria y en donde se ofrece una cocina iradicional con pniductos muy cuidados. Ha p e r d i d o una estrellíj el ú l t i m o aiío, Y Rumeycr iChausie de Grocnendael. UÍ 9- Teléfono 65705811, donde Pierrc Romc er, amante de los buenos productos, presenta una cocina llena de imaginación dentro de los cánones m i s tradicionales. En Bruselus están además todas las cocinas de Europa (y todos los comensales) y muchas dc 1: H del mundo: ilaliana, libanesa. portuguesa mdia, b r d e n o china, con una cuidada ejecución que se podría decir que es arjui obligadaPero aquí no acaba Ici cocina belga, pues, adcmls de la coana popular del h o p r o del bistrot. encontraremos la allü cocina basada en tos buenos productos locales a los que se añaden la variedad V la nquez; proporcionada por el comerdo de ultramar, que lle a hasta el ú l t i m o rincón de esta Ciudad para satisfacer las evigencias de esos clientes tan especiales que circulan por a capital del Mercado Común Europeo Rupefto DE ÑOLA Fierre Wynonts en la entrada d su restaurante Comme Chez Sol mcnu completo, al que habría de añadir las calles que nombran a Jos rábano la alcachofa, cl berro, í l cebollino, los arenques, las ostras, la zanahoria, los faisanes e i n d u s o el poiaie, Y están también La- rué de la Poule- -la- rué a u -C h o u x- la Montagne- au H e r b c s Potageres L a mas completa es aún la- rué Chair- elP a i n- Sin que falten, como era de esperar, las bebidas: -d e la cervecería -de la levadura- -de la cebada -de la malla pues la cerveia es la bebida nacionalSJ la cantidad y la variedad aiimenlana tícnc una presencia tan iiouiionisra. no por ello padece a calidad, con restaurantes que encuentran (al contnirio que los de nuestro suelo) el generoso reconocimiento, piir ejemplOs de la- Guia Michelin- Con tres estrellas Michelin y 3 Egon Ronav y eua (ro ¿iiJiio en EJ Gjull- Mihau esiá Cnmmc t h e z r o (23 place Rouppc. Teléfono 51229211. con Pieire Wynants al f r e n t e para muchos, cl mejor chef de BélgiCii y q u i a u n o d e l o s t r e s grandes- de Europa. En un decorado decadente, d c principuvj Je si lo. quu con el paso del tiempo se h hecho act u a l siempre platos Henos de imaginación 5 m olvidar la cocina tradicional v h o r e ñ a con novedades en IH carta ÍII conip ¡Ls de la estación. Pieríe ha dispuesto mesas muy eeiciinas a los fogones. desde las que sus incondidonales pueden observar el incesante ir y venir dc pinches, cocineros, reposíCTOs y camareros, sin olvidar al- somclier -que está al cuidado de una bodcea de m de 25.0 (NI botellas verdaderamente espectacular. Por ejemplo: filetes d e lenguado al K i e s l i n g mollejas con (rufa T, pichones en Wateríoi. o su cocido de buey al perifolloOiro de lo Crand s- de la capital es Bruneau (Avcnue Brousl i n 7. V 75. T e l e f o n o J 27 íi 978) Tra un almuerzo períecto, el comensal concedería un premio v i l a h d o y este es el caso de la cocina imaginativa de Picrre B r u neau quien, con la ayuda de su cncanudora esposa, sabe cómo no defraudar a una clientela cada vez mis exigente, tfno de Jos menús degustación puede facilitar el mejor conocimiento de esta cocina rayana en la perfección, en un ambiente acogedor y elegante; puestos a recordiir, unas vnciras- meunnidre gratmadas. muselina cálleme de langostinos y caviar, magrer rellcn i de foic- Eras. pato con salsa a ndutce al- cassis y el queso Dne en hojíiidre con piñontv T Mdns Yve Calulle, cl somelier, nos ayudará a desvelar los secretos dc su completa bode- Noticia de vinos Algunos bodegueros se aircAieron a ir a favor de la historia y ei contra del tópico, hace casi íieb déeadaSt y optaron por los vinos jóvenes- afrufados y de poca graduación en lugar de los caldos vín o o s que muchas veces terminaban dando prestancia a oíros vinos de más n o m b r e y m e n o r cuerpo. Como sucediera con el Rueda, a los vinos de la Denominación dc C) ní; en JiimiHa les rodeaba el estigma dc lícr vinos sólo aptos para bebedores de gnn resistencia. Hace treinta años, el marqués de Pidal- uivcntó- en la murciana Bullas un vino de Jumilia que no era el bronco t i n t o sino un fragante rosado, logrando a partir de la uva monasirell de siempre en la región, pero vendimiada con quince días de antelación ipaia que la uva no se car guc de azúcar, que luego es aicoholj y eacumda únicamente por g r a v e d a d- el m o s t o c o n o c i d o como f l o r del vinov, sin presión alguna (con el resto, prendido, se obtiene el tinto) Bse rosado natural, fermentado a bajas temperaturas en bodega subterránea, el- Cascarratejo es un nuevo J u milla í. e posiblenieme alcance pronto la Ucnommuclón de Origen Bullas) un vino fresco, arom i i i e o afrutado y de menor graduación que la de sus hermanos. V el ¡mío se envejece para que encuentre acomodo con la caza, que también la hay en la rana. I Y por s u p u e s t o hay o í r o s prande re Eaur, lntcs en la ciudad. c mo I, a Villa Lorraim: tAvenue d u V i v i e r d O i e 75, T e l e f o n o 49