Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
niL s esto del dnc de un fúmia mucho míis c ponránca. lia cambiado muchü mi visión wibic c te mundillo. Ahor i lo LX CISÍIICTU una formu de Irab jo como cualquii r oira, con m i l alicientes ijue algunaíi ocupaciones y más quL OITIS, V desde IUL CO, lo que ya no nic pongo cu nervioC a r a de niña buena Manolo Siimmci por su parle dice que no v: eoniidcra ningún maestro ama juido- a actores primen os. oe son casi una conManrc en su carrera, sino i uc da mucha importancia a los cn 5 aTMs, que es donde se consigue ciéar el clima ju lo para que las cosj no se desmanden y lodo salga hit- n. Respccio a ek- gir prcCi amenle a M a n a Madruga como proragonisía, Summers afirma que fue porque tiene cara de nina buena, -Era lo que andaba buscando. Marta, ademú de m o n a tiene cara de no haber roio un píalo, aunque en el fondo sea la mata de la pehtiula, la que juega con dos barajas a la vez y pone los cuernos a Daxnd con el mrto píjo del que habla la candóme Por cierto, que el niño pijo- un se illano llamado Gerardo Ort e g a al que d u r a n t e el rod. je Manolo llama- la joven prume i dií! rínc andalü B, parlido de ris y que intcrpreía MiupcnJamenTe su pape! resulta ser orro sobrino óc Summers. que úllimamenie saca a muchos miembros de la familia en sus cintas. En su úlrima produccií n, Me haee falta un bigote el proiagonisia eru tamniín hijo de una de sus hermanas, Jacobü Echevarría Summers. El vicio de las cámaras Una vez que h, i conseguido hacerse con la cámara, sonreir deaput s de Oír catorce veces la miv ma gracia- p o r q u e ya se sahc que en el cinc hav que r pelir muchas veces la misma lomas- no ponerse nerviosa entre escena y escena y, sobre todo, interpretar el papel como si se tratara de su propia historia, Marta le cata cogiendo gusto a esle mundillo en el i ue, como antes comentaba nunca habla pensado irabajari N o e í que ten a claro que aceptara un papel si me lo propusieran, cosa que por supuesto de momento no ha ocurrido, p. ro la verdad es que me está enltiindo derto gusanillo con el d n c G a r ó q u e e s t a película la h a c e m o s como en familia, todos o casi todos nos conocíamos antes y somos amtgos, y me imagino que no siempre se conseguirá, al hacer una nelícul, un ambiente tan estupendo como el que Jhora te- nemos, pero lo cierto es que ahora me tienta el dnc. f Marta, que ákc de sí miima que es muy rara- -n o sé si acaban volviéndome loca, porque un día me levanto feliz de u vida y al otro, sin que haya pasado nada, estoy de un humor de pei i o s asegura que no ha cambiado nada en eslos Últimos tiempos, que nunca se le stibirfa a la cabcía la popularidad, -si es que alguna ve? la consigo que quiere dejar muy claro que ella es- íólo amiga de David Summers que no le gustan los chicos que son demasiado buen- ís persO i,i s v to mejor se a cstu 3 ue aBellas Artes, dedde verdad, lar porque le encanta pintar, aunque la con mi expediente, que es mas bien bajito, no voy a tener las cosas nada (ádlcs- De momento ha terminado el rodaje de esta película en la que los Hombres G, uno de los grupos que más venden en el actual panorama di cográfico nacional, se p r e s e n t a n por p r i m e r a vez como proíaennistas cinemaiogr ficos. después de su rápida intervención en la anterior cmia de Manolo Summers, Después, ya veremos. Por ahora, acabar c! rodaje y volver a TM c r los libros, porque estoy perdiendo muchas horas de clase. -La- pérfida- novia de la peTicuki litne, efectivamente, cara de mña buena. Nunca había pensado dedicarme al cine, y a d e m a s me daba m u c h a vergüenza aparecer ante las cámaras, pero Manolo consigTiió tranquilizarme d u r a n t e los ensayos -y- VA