Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 22- 2- 87- ESPECTACULOS -ABC, pog. 83 La semana Comenzó la polémica serie de TV Amerika, que muestra la Una gran versión de la Cuarta sinfonía vida probable en unos Estados Unidos a los diez años de ser Teatro Real. Viernes, 20 de febrero de 1987. Concierto de la Orocupados por el ejército soviéti- questa Nacional bajo la dirección de Rafael Fruhbeck de Burgos. co. La serie había sido criticada Repertorio compuesto por obras de Giuseppe Verdi: Obertura de tanto por la derecha como por la La forza del destino Gian Cario Menotti: Goya suite de la izquierda, pero su emisión ha ópera (estreno absoluto) Piotr Tschaikovsky: Cuarta sinfonía mostrado un folletón más polémiCuando un director que ha jos de lo merecido por la brillanco en la forma que en el contenisido más de quince años titular tez, riqueza de matizaciones y do. Como suele ocurrir ante todo de una orquesta vuelve a ella, linea de calidad lograda en la acontecimiento que ha levantado después de diez años de ausenpágina verdiana. demasiadas expectativas, desilucia, en el mismo escenario de El éxito considerable, aunque sionó en parte. No obstante, las sus trabajos y éxitos y aureolado bien distinto del que se alcanzacifras de audiencia marcaron un por una actividad internacional ra con otros oyentes, se guardó record al ser seguida por unos brillantísima, parecería lógica para la excelentísima interpretasetenta millones de norteameriuna acogida particularmente ca- ción de la Cuarta sinfonía, de canos. lurosa. No tanto, cuando conoce- Tschaikovsky, que cerraba el Sergiu Celebidache dirigió mos desde siempre, de una par- concierto. Rafael Fruhbeck supo la Orquesta Filarmónica de te, que el público de los viernes exponerla con todo lujo de matiMunich en el Teatro Real, bajo de la ONE es el más frío e inhices y detalles, de calidades en la la presidencia de la Reina, entre bido de España; de otra, la caexpresión y de planos, de gradauna extraordinaria expectación y pacidad de olvido que impone ciones y efectos, dentro de una la abierta controversia que siem- entre nosotros al artista la oblilinea general siempre mantenida, pre le acompaña. En esta oca- gación de estar en. una permatensa, dramática, vigorosa y cosión, y ante su recreación de la nente demostración de, su clase, lorista. En otras palabras: con el Cuarta sinfonía de Schu- por la que aficionados de otras orden formal y el orientalismo mann, y de los Cuadros... de latitudes conceden crédito inexque la partitura pide. Tuvo en la Mussorgsky, el público no pudo tinguible. Orquesta Nacional suyos prosino rendirse a su favor. La salida de Rafael Fruhbeck fesores unieron, al concluir, sus El decreto de ayudas al cine al estrado fue saludada- inforaplausos a los del público una enfrenta y divide a ios profe- mación obligada- con aplausos colaboración de clase: del flautín sionales. La polémica Ley de normalidad apenas incremeny el estupendo primer fagot, del Miró de subvenciones ha levan- tada por una mínima dosis de oboe, a los platos; de los violontado en los últimos días nuevas calor añadida. Ya el premio a la chelos, a los trombones. voces en contra y a favor. Frente versión de la obertura de La forA priori, el interés máximo se a un aumento en la calidad de za del destino, que abrió el pro- daba por el estreno de la suite las películas se la ha acusado grama, fue más intensa, pero lede la ópera Goya, realizada por de crear paro e inflación en el cine al haber colaborado en la quiebra de la industria cinematográfica en nuestro país. La XXXVII edición del Festival de Cine de Berlín se abrió el viernes con la proyección de Barcelona. Efe El color del dinero, de Scorsese, y durante diez días será el pri- La ópera Adriana Lecouvreur, de Cilea, representada el viernes en mer escaparate del año del cine el Gran Teatro del Liceo, supuso un éxito más de la soprano Miremundial. La edición cuenta con lla Freni, que cantaba esta obra por primera vez en Europa. La una amplia participación españo- gran mezzo Fiorenza Cossotto, como princesa Bouillon, aprola con El año de las luces, de vechó la noche para celebrar sus Bodas de Plata con el Liceo Fernando Trueba, que compite Se esperaba con interés la flores y el ambiente de piropos en la sección oficial; La ley del en una noche que el aficionado aparición de la mezzosoprano deseo, de Almodóvar, y Pasos recordará como muy especial. El largos, de Moreno Alba, en la Fiorenza Cossotto, habitual primera figura en las noches del Li- menos acertado probablemente sección de Panorama, y Caín, ceo, interpretando el breve pero fue el tenor, Ermanno Mauro, en de Iborra, en la sección infantil. Mauricio, que posee una voz intenso papel de princesa Bouidura y desigual, cuando su per Fuera de quicio, de Alonso llon, en la noche que festejaba sonaje necesita mucha dulzura. de Santos, se estrenó en Valla- los veinticinco años de su subida La creación de Freni en Adriadolid, la ciudad del gran autor a las tablas del Gran Teatro del na fue tan profunda, tan densa teatral, ante un público marcada- Liceo. Mirella Freni, considerada psicológicamente, que en dos mente oficialista. No obstante, el como una de las cantantes cumocasiones el público, puesto en valor escénico de esta última bres de la lírica mundial, realizó pie, apenas le dejó terminar su- aunque escrita hace algunos a su vez una admirable creación aria. años- obra de Alonso de San- del personaje de Adriana, actriz La dirección musical de Robertos supo enredar al público en francesa del siglo XVIII que da to Abbado- sobrino de Claudio un entramado de humor y amor nombre a la ópera. El público, que llegó desde Abbado- fue acertada, sobre en forma de comedia, que ha convertido el estreno en el suce- distintas ciudades de Europa, todo en los momentos más líricos, y consiguió también muchos so teatral de la temporada en la aclamó a las dos famosas cantantes y el escenario se llenó de aplausos. capital del Pisuerga. Fruhbeck de Burgos estrenó la suite de Goya en su reaparición con la ONE de Tschaikovsky el propio autor. Gian Cario Menotti, sobre temas de su ópera. Menotti- Fruhbeck, que dirigió el estreno americano de ésta, de acuerdo ahora con él, en la definitiva selección- ha realizado un trabajo de puentes y nexos, aparte algún ligero de reorquestación para emplear temas vocales (arias de tenor, un dúo de Goya y la Duquesa, la entrada de ésta... y mezclarlos a intermedios, introducciones, la escena de la pradera, una danza... El conjunto, unos veinte minutos de música, la brinda muy atractiva y directa, de condición tan, tan lírica que recuerda el origen y parece pedir las voces. Menotti ofrece una música bien sonante, grata, algo topiquera en los períodos de signo español, muy teatral y por ello mismo sólo a medias recomendable para la prueba del concierto. Creo- n o tengo la menor idea sobre cuántos son los números utilizadosque se peca por mezclar tantos, tan breves, sin que los cortes o cambios tengan siempre lógica, lo mismo que la clausura del conjunto queda pobre a todas luces. Después de una danza ruda, una melodía lírica; luego de una larga melodía muy cantabile que alcanza el climax de la más eficaz forma, su cierre por pizzicato de contrabajo, para dar paso al motivo, presentado por el fagot, de un baile español, ¿no se autoperjudican? Menotti emplea una orquesta grande, compleja, incluido piano, y muestra esa peculiar factura de autor que no desdeña la condición de compositor teatral heredero de Puccini. ¿Tendría lógica una fantasía sinfónica sobre motivos de La fanciulla del West o Giann Schicchi? Creo que no. ¿Dejan, por ello, de ser modelos de partitura teatral? Lo que hemos oído ahora de Menotti- sin la voces de Domingo, la Vergara y sin la ambientación escénica- no puede pasar de ser un sucedáneo. Amable, melódico, lírico, cuidado en la instrumentación y, eso sí, tocado y dirigido admirablemente, como no es habitual en obra que se lleva por primera vez a los atriles. Pero... Quede constancia: los sotenidos aplausos forzaron una segunda salida del maestro, que levantó la partitura, en orientación hacia el autor ausente del aprobado sin disidencias. Antonio FERNANDEZ- CID Mirella Freni, una excelente Adriana Lecouvreur en el Liceo