Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 22- 2- 87 A B C 65 los obispos españoles La jerarquía española, a diferencia de otras clases dirigentes, proviene del mundo rural y de los sectores de la clase baja y media bajo pastoral directo y son pocos tos que mantuvieron una dedicación creativa, en lo cultural, abundante. Y así hay ciertamente obispos que, antes de ser elevados al Episcopado y después de serlo, han mantenido un ritmo regular de publicaciones (los cardenales Tarancón, o González, o monseñor Delicado Baeza) pero la mayoría no ha dado en su vida un gran trabajo a las imprentas, fuera del habitual trabajo de sus pastorales. ¿Y cuál es el curriculum normal de un obispo? Durante muchos años la mayor parte de los elegidos eran canónigos o vicarios generales. Posteriormente eran muchos los que provenían del campo de los consiliarios de Acción Católica. En los últimos tiempos aumentó la proporción de los que eran párrocos o rectores de seminarios, veintinueve canónigos, veinticuatro vicarios generales. Y casi todos pluriempleados dentro del apostolado sacerdotal. No deja de ser significativo que pocos, muy pocos obispos, provengan de cátedras en las Universidades o de la alta investigación teológica. ¿A qué edad se eligen los obispos? La Iglesia sigue, en este punto, su tradición, sin rendir tributo a la tendencia de la sociedad civil que propende cada día a líderes más jóvenes. Las oscilaciones en este campo han sido levísimas, tal vez porque la Iglesia prefiere la madumás del 89 por 100 de los obispos rez de sus dirigentes a la agresivide los últimos cincuenta años tedad creativa de los más jóvenes. nían o tienen título de doctor (la Así son muy escasos los obispos mayor parte en Teología o Derecho elegidos antes de los cuarenta años Canónico) Los títulos civiles obteni (sólo nueve fueron elegidos con treinta y ocho o treinta y nueve años en los últimos tiempos: Tarancón, Morcillo, Benavent, Hervás, Ubeda, Díaz Merchán, Dorado Soto, Mirando Vicente y Martínez Fernández) y muy pocos también (sólo cuatro) después de los sesenta. La gran mayoría oscila entre cuarenta y cincuenta y cinco años en el modos son veintiséis (nueve doctora- vicarios episcopales. Si examina- mento de ser elegidos, con una memos en conjunto el periodo de los dia que se sitúa en los cuarenta y dos y diecisiete licenciaturas) Si los estudios de los obispos ob- últimos cincuenta años, descubri- ocho. tienen, en conjunto, un nivel muy mos que sus ciento cincuenta obis ¿Qué podn a deducirse de todos alto, no ocurre lo mismo en lo que pos habían sido: setenta y ocho se refiere a su producción bibliográ- profesores de seminario, cincuenta estos datos señalados? Por de fica: los más de ellos, concluida su consiliarios de Acción Católica, se- pronto que si la figura del obispo ha etapa de estudio, se entregó al tra- tenta y siete párrocos, veintisiete cambiado muy importantemente tras el Vaticano II tanto en su estilo de vida como en el planteamiento teológico de su misión, no ocurre lo mismo en lo que se refiere a los estratos sociológicos de los que los obispos salen, ni en lo referente a sus métodos y formas de elección. Núm. Núm. Años Años En este campo la Iglesia ha apostaprelados prelados do por la continuidad y tal vez por 6,12 50- 54 38 25,85 35- 39 9 el ¡nmovilismo, prefiriendo la seguri 55- 59 13,06 40- 44 38 25,85 20 dad a las innovaciones. Las prue 60- 64 2,72 45- 49 38 4 25,85 bas- piensa la Iglesia- con gaseosa O, como se dice en Roma, la Iglesia piensa en siglos El VaticaEDAD DE MUERTE no no busca astros para dirigir las diócesis, sino hombres serios y sólidos, tal vez menos brillantes, Núm. Núm. Edad Edad pero más seguros, menos aventureprelados prelados ros y originales, pero más capaces 11 70- 74 45- 49 1 2,00 22,90 de conseguir la unidad de sus dió 5 75- 79 50- 54 2 10,40 4,10 cesis. En definitiva, no se elige para 80- 84 55- 59 2 10 20,87 4,10 hacer de cochero a quien más pue 85- 89 60- 64 3 10,41 6,25 5 de correr, sino a quien mejor puede 90- 94 65- 69 2 7 14,53 4,10 sostener y dirigir las riendas. sio (zapatero) Casares, Briva y Jubany (obreros industriales) Uriarte (artesano) Como es fácil de percibir, los obispos surgen de los estratos más típicos de las clases bajas y medias españolas. Y demuestran con su procedencia- caso único, repitamos, en las clases dirigentes españolas- que en la Iglesia no es ni la clase ni el dinero de sus progenitores lo determinante a la hora del ascenso de sus hijos. ¿Cuál es la carrera normal de un obispo? ¿qué estudios tiene? ¿de qué centros proviene la mayoría? Las respuestas a estas preguntas es fácil porque hay, efectivamente, una carrera standard de obispo. La casi totalidad comenzaron sus estudios de Latín y Filosofía en los seminarios de su diócesis y los completaron cursando Teología en alguna de las tres Universidades que en las últimas décadas han surtido el Episcopado español. Por los seminarios de Madrid (once) de Barcelona (diez) o de Valencia (diez) han pasado muchos de los obispos españoles, seguidos por el de Vitoria (siete) que fue durante muchos años muy importante en nuestra Iglesia. Sin embargo, la gran fuente de obispos en los últimos cincuenta años han sido la Universidad Gregoriana de Roma (cincuenta y tres) la de Comillas (treinta y cuatro) y la de Salamanca (veinte) junto a otras varias Universidades romanas (por las que pasaron otros veintidós) Pocos han pasado por otras Universidades europeas (catorce) y veinticuatro han cursado estudios en Universidades civiles. Los títulos obtenidos en estas Universidades son muy abundantes: La Iglesia no propende a la elección de dirigentes muy jóvenes: la edad de elección oscila entre los cuarenta y los sesenta años EDAD DE ACCESO. AL H J. L. MARTIN DESCALZO