Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 ABC DOMINGO 22- 2- 87 Quiénes son, cómo soi Mañana, lunes, los obispos cambian de guardia en la Conferencia Episcopal con la reelección de todos sus cuadros directivos. Pero, ¿quiénes son en realidad los obispos españoles? ¿cómo son? ¿han cambiado sobre la imagen tradicional que se tiene de ellos? ¿siguen siendo esos señores feudales, comilones y cursis que suelen aparecer en las películas? Y ¿por qué caminos se llega hoy al Episcopado? ¿quién y cómo les elige? ¿qué valores son jos decisivos para que un sacerdote sea llamado al Episcopado? ¿influye para algo la clase social? ¿cuál es la carrera de un obispo? ¿se les prefiere jóvenes o maduros? A estas preguntas trata de responder este reportaje que levanta el velo sobre algunos aspectos de estos hombres a quienes alguien definió como incógnitas vestidas de violeta La primera gran sorpresa de quien se acerca para analizar sociológicamente el grupo que hoy forman los obispos es comprobar que su extracción social tiene muy poco que ver con todos los otros grupos dirigentes de la sociedad civil. Si en política, en economía, en la Universidad española más de dos tercios de quienes llegan a cargos dirigentes han nacido en capitales de provincias o en grandes ciudades, en familias de clase media o alta, de padres que, a su vez, ocuparon puestos sociales de dirección o altura, en el mundo de la Iglesia los datos son rigurosamente opuestos: la mayoría de sus dirigentes proviene del mundo rural, de familias muy modestas, de padres con niveles culturales medios o bajos. He aquí algunos de estos datos llamativos. Si seguimos lo que refleja el mejor análisis que existe sobre el tema, el estupendo estudio de José Manuel Cuenca Toribio Sociología del Episcopado español e hispanoamericano Ed. Pegaso, 1985) comenzamos por descubrir que de los ciento cincuenta obispos que han regido la Iglesia española en los últimos cincuenta años, sólo veinticuatro habían nacido en capitales de provincia, frente a los ciento veinticuatro nacidos en núcleos rurales. Sólo tres nacieron en Madrid; ninguno en Barcelona capital; ninguno en Bilbao. Únicamente Valencia cuenta con cinco hijos obispos. El dato es sorprendente (comparado al menos con los estratos originarios de todo el resto de la clase dirigente pero muestra el origen rural de la mayor parte del clero español contemporáneo. Durante muchas décadas fueron los pueblos el vivero de seminaristas y en proporciones tanto mayores cuanto menores eran. Las capitales, y sobre todo las grandes urbes, fueron durante siglos muy escasas en vocaciones sacerdotales, por lo que es lógico que el origen de los obispos sea rural. Y lógico ese aire psicológico un tanto ingenuo y bondadoso del obispo tradicional español, así como su desconocimiento del arte de la esgrima política que parece definir a los habitantes de las urbes. Este dato podría comenzar a invertirse en futuras décadas (hoy comienzan a multiplicarse las vocaciones urbanas) pero en la actualidad y durante algún tiempo serán los pueblos él caldo de cultivo de sacerdotes y obispos. ¿Hay algún tipo de predominio regional en la elección de los obispos? Teóricamente podría pensarse que son aquellas regiones más abundantes en clero las que aportarían mayor número de obispos a la décadas habían nacido en Cataluña, dieciocho en Valencia. Sigue siendo muy escasa la presencia de obispos extremeños (sólo uno) y lo mismo ocurre con Asturias y las islas. ¿Razones? Posiblemente contingentes: los numerosos obispos surgidos de la famosa Casa del Consiliario que se surtió mayoritariamente de valencianos, el influjo del cardenal Tarancón en las elecciones de la última década, el mayor o menor conocimiento de algunas regiones por parte de los sucesivos nuncios o tal vez el hecho- que señala Cuenca Toribio- de que los prelados nacidos en la zona mediterránea se han mostrado, en conjunto, más dinámicos que los oriundos de la España interior y atlántica Nuevo dato sorprendente es el origen social de los obispos. Las clases medias, rurales y urbanas, son su principal vivero. Así, entre los obispos actuales de España tenemos que son: -Hijos de maestros: los de San- y un claro predominio de prelados originarios de la España mediterránea sobre los de las zonas mesetarias y atlánticas jerarquía española. Pero no es así. Las regiones más abundantes en sacerdotes (Navarra o Castilla la Vieja) tienen menos obispos originarios que la zona mediterránea, que- como se comprueba en el cuadro adjunto- se lleva la parte del león: veinte de los obispos de las últimas tander (Del Val) dé Jaén (Peinado) de Huelva (González Moralejo) de Castellón (Cases Deordal) y el dimisionario García Lahiguera. -Hijos de médicos y juristas: Bárrachina, Amigo, Cirarda, Gómez González, a quienes habría que añadir, como originarios de ambien- ORIGEN REGIONAL DE LOS OBISPOS Número Andalucía Aragón Asturias Baleares Canarias Castilla la Nueva Castilla la Vieja... Cataluña Extremadura Galicia León Murcia Navarra País Vasco Valencia 12 7 2 3 2 14 17 20 1 11 11 6 10 14 18 8,10 4,72 1,35 2,02 1,35 9,45 11,48 13,51 0,67 7,43 7,43 4,05 6,70 9,45 12,16 tes universitarios, a monseñor Sebastián (hijo de farmacéutico) a Belda y Martí Alanis (ingenieros industriales) o Setién y Roca Cabanellas (arquitectos) -Escasos son los hijos de militares. Lo es actualmente monseñor Moneadas y lo fueron antes López Ortiz y Quiroga Paiacios. -La gran mayoría proviene de ambientes labradores: Torija, Yanes, Pía, Castán, Mansilla, Suquía, Tarancón, Echeverría, Gea, Sánchez González, Oses, Alvarez Gastón, Castellanos, Franco, Diéguez, Temiño y Felipe Fernández. -Abundan igualmente los hijos de comerciantes o pequeños industriales: Rouco, Poveda, Cervino, Dorado, Ubeda, Díaz Merchán, Vilaplana Blanco, Estepa, Campmany, Larrea, Torrella, Camprodón, Caries, Azagra, Noguer, Larrauri, Iniesta y García Aracil. -No faltan los hijos de funcionarios (Oña, Añoveros) o empleados de las más diversas ramas: Algora (Correos) Daumal (textiles) Echarren (Banca) Vilaplana Molina (Telefónica) Alvarez Martínez (administrativo) -Son realmente muy pocos los nacidos en familias aristocráticas o del gran, capital. Si un Mauro Rubio o un Vicente Puchol nacieron en casas acaudaladas, fueron muchísimos los que, en su infancia, carecieron de todo: Buxarrais, Bellido. Hijo de un factor es Delicado Baeza, de un ferroviario es hijo Palenzuela, Domínguez lo es de un camionero. Y muchos otros nacieron en familias obreras: Vilanova (hijo de peón electricista) Búa (albañil) Oliver (herrero) Malla (pintor) Benavent (carbonero) Méndez Asen-