Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 22- 2- 87 MADRID A B C 43 Enrique Bardají: La idea no es quitar el monumento a Calvo Sotelo, pero todo depende del análisis del tráfico Según el acta del Jurado- afirma Enrique Bardají- el proyecto encabezado por Eduar do de Antonio presentaba un viario correcto por la claridad del anillo de circunvalación y simetría en los dos solares. Por el contrario existía poca claridad en la delimitación de los bordes que unen con las edificaciones actuales del norte, y colocaba el intercambiador de transporte excesivamente alejado del Metro y dividido en dos bloques, aunque establecía un paso hacia el Metro por debajo de los edificios. Además, las arquitecturas eran dispares y muy fragmentadas. El centro de la plaza lo solucionaba con un faro, como homenaje a la soledad del hombre, y una pasarel que unía con la futura avenida de Asturias. Al proyecto de Javier Sebastián Ñuño- a ñ a d e- le faltaba la resolución completa del anillo de circunvalación, lo que era preceptivo porque lo especificaba ya el Plan General. Asimismo incluye una gratuita transformación de la plaza en elipse, no muy justificada. Por el contrario, es correcto el intercambiador de transporte, cercano al Metro, que lo sitúa en la futura avenida de Astu rias, así como la fragmentación adecuada del proceso inmobiliario. Las arquitecturas era i pobres, aunque estaban consideradas como puerta. Quitaba el monumento a Calvo Sotelo de la plaza El trabajo de Iñaki Abalos, según el citado acta del Jurado- dice el gerente de Urbanis mo- ofrecía una solución arquitectónica muy equilibrada y sugerente, aunque era muy du dosa y rotunda la plataforma que atravesaba la Castellana y que la justificaban como cohe rencia con otros puentes en el paseo, como por ejemplo el de Eduardo Dato. Además, si tuaba la residencia y el hotel en alto, mien tras que las oficinas iban en plantas más ba jas, al tiempo que se consideraba dudosa la eficacia del comercio en una cota de once metros de altura, aproximadamente en una tercera planta. También equivocaba la situación del intercambiador de transporte, ya que era lo que quedaba más a la vista a nivel de la plaza junto con los aparcamientos. Aunque cuadraba la plaza por el norte, respetaba el monumento. Por último, el trabajo encabezado por José Manuel Momparler- a ñ a d e- ofrecía una correcta resolución del anillo circulatorio y respetaba la anchura del paseo de la Castellana. La imagen era poco atractiva en su conjunto y transformaba la plaza, que no tenía ni paso ni monumento, en una elipse muy grande. El intercambiador se situaba detrás y colocaba unas farolas banco haciendo curvatura. Como vemos- afirma Enrique Bardají- todos los proyectos tenían su parte positiva, pero ninguno respondía al conjunto del problema. Por ello, realizado el preceptivo concurso de ideas, Gerencia está efectuando uno nuevo que, después de que Urbanor nos presente el estudio de detalle, pasará a información pública y a la aprobación definitiva, para llegar el proyecto de compensación, en relación a las alturas, y terminar por ver cómo empiezan las obras. En 1986 se recaudaron 94 millones para la Almudena Madrid. Ep. Durante 1986, el Patronato para la terminación de las obras de la catedral de la Almudena, recaudó 94 millones de pesetas. De esta cantidad, Ayuntamiento, Comunidad autónoma y Arzobispado entregaron cinco millones de pesetas cada uno. La Cámara de Comercio aportó un millón y el resto se debe a aportaciones de los madrileños. Hasta el 31 de diciembre del año pasado se habían invertido en las nuevas obras un total de 140 millones, de los que 10 se invirtieron en 1985 y 130 en 1986. Un portavoz del Patronato manifestó que si todo va bien, para los próximos meses del presente año podrá estar terminada la primera fase de las obras, en las que se cubrirá el crucero y el presbiterio que da a la calle de Bailen, por donde estará la futura entrada principal al templo. Cambio del pavimento central El proyecto de José María García Peral- afirma- no era satisfactorio en cuanto a la resolución arquitectónica, en manzanas cerradas, aunque resolvía bien el problema circulatorio, ya que cambiaba el pavimento central y dejaba paso al tráfico. El intercambiador estaba en la plaza y la mantenía redonda y con el monumento a Calvo Sotelo. Ateniéndonos al acta del Jurado- señala Enrique Bardají- el trabajo de Alberto Martínez Castillo mostraba una arquitectura sugerente aunque excesivamente fragmentada, al tiempo que contaba con una enorme valoración plástica y subjetiva, demasiado personal para aceptarlo como solución a la ciudad. Era muy comprometida con la forma de entender la arquitectura el propio autor. El intercambiador se situaba lejos y las viviendas eran complejas, formando dos plazas pequeñas. El anillo de circunvalación no existia, pero sí daba la posibilidad de paso por el centro de la glorieta. Retiraba el monumento. puesto su dinero rsión se 9 u. a. Banco Asegurador: Banco Santander de Negocios. La seguridad do encontrarse en buena compañía. o por la Dirección d e S e p u n d o d del Estado con ei n 112 d t techa 22- 7 76 PROSEGUR