Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 19- 2- 87- DEPORTES ABC, pág. 73 24: Gary Lineker, al frente de laescuadra inglesa, hundió enel Bernabéu a la España de Miguel Muñoz Soberbia actuación de Zubizarreta y goles de Butragueno y Ramón Madrid. Ignacio Ruiz Quintano A Muñoz se le ha caído el Bernabéu, brutalmente saqueado anoche por una formidable escuadra inglesa que, al mando del almirante Bobby Robson, navega al antojo dei pirata Gary Lineker, y el público, que saludó con silbos el Dios salve a la Reina, se fue silbando un melancólico, aunque devoto, Dios salve a Muñoz. Los italianos, que comenzaron El prolífico Lawrence DurreH, marcando, acabaron humillados al evocar los lentos años de su por los ingleses, y, al final, todos estancia en un manso país del Este al servicio de la diplomacia a puñadas, teniendo que ser disueltos por la Policía local. británica, refiere cómo el Foreign Office, con el ánimo de despejar El episodio viene a cuento del un viejo, recíproco y hasta protoespectáculo con que anoche nos colario rencor que envenenaba sorprendieron la España de Milas relaciones con la misión ita- guel Muñoz y la Inglaterra de liana, organizó ladinamente un Bobby Robson. ¿Quién y con partido de fútbol entre el persoqué propósito se organizó este nal de las dos Embajadas, pero partido? Descartamos que fuera secretamente resueltos los inglela insolvencia económica el móvil ses a dejarse vencer para satis- del organizador, pues el estadio facer el orgullo latino y granjearregistró una de las más deprise la amistad de los italianos. De mentes concurrencias que recorcreer a L. D. el acontecimiento damos, y en cuanto a algún podiscurrió por los cauces previs- sible y oscuro interés diplomátitos, salvo un detalle que todos co, lo ignoramos, pues es fama habían pasado por alto: el autor que nosotros, quitando la Invende la propuesta era un funciona- cible y Gibraltar, con los ingleses rio británico con problemas de no nos llevamos mal. Sin embardinero que había decidido aliviar go, no nos duelen prendas en su indigencia con las apuestas; a declarar que anoche hicimos el sabiendas de que la delegación ridículo. británica saldría al campo disLa gente, eso sí, se tomó el puesta a encajar goles con resig- desafío muy a pecho, levantando nación, él apostó contra la dele- humadas mitad de guerra mitad gación italiana, aunque para do- por la nevisca en las gradas. blegarla hubo de recurrir a dos Gary Lineker, como tiene por suex futbolistas galeses empleados perstición, no disparó a puerta como guardias en la Embajada. durante sus ejercicios de calentamiento. Después, ya saben: cuatro expediciones de castigo, cuatro andanadas y cuatro vías de agua que echaron a pique la prepotente escuadra del taciturno Miguel Muñoz, cuyos hombres, incapaces de resistir las recias acometidas de la escuadra británica, se revelaron como unos pobres marineros de agua dulce. Zubizarreta, a popa, despejaba lo que podía, que era mucho, según lo cañonearon de entrada Waddle, Beardsley y Robson con una potencia de fuego impresionante. Las voces de Camacho, avisando a sus compañeros de faena contra el peligro de abordaje de Lineker en persona se oían desde el palco, pero nadie le hizo caso, y menos con el jolgorio popular que estalló cuando Butragueno, con una bala perdida, acertó al buque escuela británico: Shilton, que bordea los cuarenta años. No acertaron los españoles, sin embargo, a mantener esa distancia prudencial que necesitaban para andarse fuera del alcance del fuego inglés, y en plena alegría de victoria surgió Lineker, cuyo nombre, entre los muros de Chamartín, suena como el de Francis Drake entre las murallas de Cádiz. Los ingleses jugaban Lineker como hablan: pura simplicidad, y así como una misma palabra puede ser verbo, sustantivo o adverbio, un futbolista puede defender, entretener y ofender. La disciplina estratégica y táctica- porque técnicamente no son superiores a los españoles- que exhibieron en el Bernabéu sobrecogió a todos los aficionados, admirados de semejante manifestación de eficacia. (Lineker con sus cuatro goles no hizo sino remedar esa antigua costumbre inglesa de estirarles los pies a los ahorcados para rematarlos. A ver ahora quién les tose a Wallace, a Toshack y a Venables. Los ingleses, decía Goethe, dotados de su gran sentido práctico, se burlan de nosotros y toman el mundo. Esto, por lo que toca a los alemanes, claro. Por lo que toca a los españoles, además de burlarse de nosotros, lo que nos tomaron fue el pelo. Ahora lo que urge es dar con el organizador de lo de anoche. -Ficha técnica- España: Zubizarreta, Chendo (Sanchís, minuto sesenta y tres) Camacho (Andrinúa, minuto setenta y tres) Arteche, Víctor, Gordillo (Joaquín, minuto sesenta y tres) Carrasco, Michel (Roberto, minuto sesenta y tres) Butragueno, Gallego y Ramón. Inglaterra: Shilton (Woods, minuto sesenta y tres) Anderson, Sansom, Hodle, Adams, Butcher, Robson, Hodge, Beardsley, Lineker y Waddle (T. Steven, minuto setenta y seis) Arbitro: Claudio Pieri, de Italia. Sobresaliente. Goles: 1- 0. Minuto catorce. Butragueno, entre una maraña de jugadores, remata raso un balón arrojado sobre el área por Chendo. 1 1. Minuto veintidós. Lineker, de cabeza, culminando un pim- pampum contra Zubizarreta. 1- 2. Minuto veintiséis. Lineker, aprovechando un fallo global de la defensa española. 1- 3. Minuto cuarenta y seis. Lineker, cerrando una combinación con Beardsley. 1- 4. Minuto cincuenta y seis. Lineker, cruzando el balón en carrera al poste izquierdo de Zubizarreta. 2- 4. Minuto setenta y seis. Ramón, rematando de cabeza un doble centro de Carrasco, que primero había lanzado desde la esquina. Tres británicos apuñalados y otros dieciocho detenidos, balance previo del España- Inglaterra Madrid. S. D. Tres hinchas ingleses apuñalados y otros dieciocho detenidos fue el balance final de los incidentes previos al partido EspañaInglaterra. Algunos de estos hechos se produjeron en ciudades que servían de paso a los británicos en su viaje hacia la capital. Alrededor de las seis de la tar- en la Cruz Roja por pinchazo en de de ayer, tres supporters el muslo derecho, y Stenphen británicos resultaron con heridas Robert Edwards, de veintisiete, leves en la madrileña calle de que fue trasladado al mismo Concha Espina, frente al estadio centro por sufrir idéntica herida Santiago Bernabéu, como conse- que e! anterior. cuencia de las puñaladas inferiDurante el encuentro, un amdas por un grupo de individuos, plio efectivo policial mantuvo una al parecer seguidor de la selec- estrecha vigilancia, tanto dentro ción española, cuando los hin- como fuera del estadio, para evichas foráneos entonaban cancio- tar los posibles altercados que nes para animar a su selección pudieran producirse entre los sejunto a un autobús de matrícula guidores de las dos selecciones. inglesa. Los tres heridos fueron La Policía prestó especial atendados de alta a las siete y media ción tanto ai lugar donde se ende la tarde. contraban los supportes como Norman Dean, de diecinueve al fondo sur, donde habitualmenaños, presentaba herida incisiva temente se sitúan los Ultra en la región glútea; lan Bradley, Sur de veinte, tuvo que ser asistido Por otro lado, otros doce hinchas británicos fueron detenidos y posteriormente puestos a disposición judicial en la localidad guipuzcoana de Tolosa por causar diversos incidentes en el tren que les trasladaba a la capital de España. Según la Policía Autónoma Vasca, los detenidos armaron mucho alboroto, tiraron botellas y latas dentro del convoy y molestaron a sus ocupantes En la denuncia interpuesta por los responsables de RENFE se detalla que en un determinado momento los supporters zarandearon al revisor e hicieron amago de tirarlo del tren Asimismo, otros seis seguidores de la selección de Bob Robson fueron detenidos y puestos a disposición judicial por protagonizar actos de vandalismo en Burgos, capital donde se disputó el partido internacional amistoso sub- 21 entre España e Inglaterra.