Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 A B C CIENCIA Y FUTURO MIÉRCOLES 4- 2- 87 hoy en El tabú de la mente como algo inaccesible ha quedado superado por la ciencia. Nuestro cerebro ha dejado de ser una caja negra y hoy día los conocimientos que se tienen sobre el mismo abren posibilidades infinitas a un mundo que roza la ciencia ficción. Los seres humanos son modificables en sus genes, su cerebro y su corazón. A partir de ahora puede ser el hombre quien elija un futuro inteligentemente planeado de antemano. Tras pasar veinticinco años de su vida en Estados Unidos, investigando sobre estas y otras cuestiones que alberga el cerebro humano, a su regreso a España, en 1972, fue nombrado catedrático de Fisiología en la Universidad Autónoma de Madrid y posteriormente director de Investigaciones del Centro Ramón y Cajal. Hoy, una vez jubilado, continúa dictando, dando conferencias por todo el mundo. La implantación de electrodos en el cerebro- declara el doctor Delgado- y su activación mediante radioestimulación fue iniciada por nuestro grupo en la Universidad norteamericana de Yale, y hoy día está difundida en el mundo entero, sobre todo para investigaciones cerebrales en monos y otros animales de experimentación, utilizándose también en terapéutica humana. Está demostrado científicamente que los mecanismos motores, sensoriales y mentales pueden ser estudiados y modificados por estimulaciones programadas del cerebro. Existen instrumentos implantables que pueden controlar la mayoría de las funciones fisiológicas, desde los latidos del corazón hasta la liberación de hormonas. La agresividad individual y social puede ser aumentada o inhibida mediante el estímulo eléctrico de la sustancia gris central, del sistema límbico y de otras zonas específicas del cerebro. Se trabaja activamente- añade- en técnicas bioeléctricas para disminuir los dolores intratables, para dar movilidad a los miembros paralizados, para disminuir los ataques epilépticos y para obtener sensaciones ópticas y acústicas de enfermos ciegos y sordos. Pero a pesar de los espectaculares avances científicos y técnicos, el hombre no puede ser considerado como una máquina ni como un robot. Parte de su carácter diferencial es la posesión de inteligencia, de principios éticos, de cualidades perceptivas y de capacidades mentales que no existen en el mundo de la mecánica. Una de las características más importantes es la posibilidad de planear el futuro y de establecer propósitos que trasciendan nuestra propia existencia. ¿El cerebro humano es fácilmente manipulable? -Hoy día se conocen tres técnicas para modificar el cerebro: la sensorial, que es la más importante; la farmacológica, que también es bastante poderosa, y la quirúrgica, que tiene menos importancia, pero que al ser más aparatosa algunos la consideran como la más peligrosa. A mí se me ha considerado el originador del control eléctrico del cerebro. Es cierto que con electrodos cerebrales y radioestimuladores se pueden inducir movimientos y emociones en los animales y en las personas. Esto puede hacer temer la existencia de mentes melévolas que podrían intentar controlar ia Humanidad. En realidad, el objetivo de la nueva neurobiología es justamente lo contrario. Se trata de dar al individuo una mayor libertad, basada en el conocimiento de cómo funcionan las neuronas, de la propia conciencia, de los pensamientos. Respetando la identidad personal hay que reforzar la independencia del medio ambiente y de errores culturales. ¿Por qué aceptar el salvajismo mental? ¿Por qué no usar nuestra inteligencia para crear un destino psicocivilizado ¿Por qué no orientar la investigación y la tecnología para el desarrollo de futuros cerebros mejores, más felices y más humanos? La dirección de la evolución humana ya no se puede dejar a la casualidad, ha de ser planeada inteligentemente. -Pero estas palabras tienen un doble sentido. Existe el peligro de que algún tipo de poder se haga con la educación de las mentes infantiles y en el fondo controle la conducta de los adultos. cerebro humano -Hay que tener en cuenta que el cerebro humano es precisamente el que nace más inmaduro, con el fin de ir adquiriendo con mayor facilidad los estímulos que recibe del exterior. El papel decisivo de la educación para moldear el carácter infantil es conocido desde tiempos inmemoriales. Los niños no eligen ni su idioma, ni su religión ni sus ideas. Recordemos también que vivimos bajo continuos controles estatales y sociales. Declaraciones al Fisco, pedir permiso para conducir, hacer el servicio militar... Lo que pasa es que no nos damos cuenta de la robotización de nuestras vidas porque desde pequeños vivimos inmersos en ellas. La libertad personal no es un don de la Naturaleza, sino una importante conquista de la inteligencia. Yo intento promover la idea de la libertad inteligente. Esto es al menos lo que piensa el profesor José Manuel Rodríguez Delgado, un hombre que ha dedicado su vida a investigar la gran incógnita de cómo funciona el cerebro, pilar básico de todos nuestros actos y sentimientos. Nacido en Ronda, en 1915, el doctor Delgado es hoy una eminencia mundial en cuestiones relativas a fisiología del cerebro, biología de la libertad, desrobotización de la conducta y control de las emociones. Parle de la agresiü Hombres robotizados En opinión del doctor Rodríguez Delgado, el hombre actual vive robotizado, sus esquemas referenciales son viejos y caducos y no responden a una proyección de futuro. El neurobiólogo señala que el cerebro es un instrumento enormemente complicado, y su sustrato es de información, de recepción y codificación de los mensajes. Cada cerebro tiene un sistema de referencias que le permite descubrir las codificaciones. relaciones sociales dependen de la bioquímica del cerebro. Según el profesor Rodríguez Delgado, el hombre mejorará en el futuro, pero habrá que encontrar nuevas fórmulas de convivencia si se quiere evitar el holocausto y el fin del ser humano en el planeta. La actual crisis del hombre se manifiesta en su propio cerebro. De ahí, según el doctor Delgado, el aumento progresivo de las enfermedades mentales como neurosis, angustias, depresiones, etcétera. El hombre de la sociedad actual vive robotizado inconscientemente, afirma el profesor Rodríguez Delgado El cerebro, como el ordenador, necesita un banco de datos referencial Se ha logrado comunicación directa entre el cerebro y el ordenador Todo esto se apoya en estudios experimentales realizados por el Cerebro y ordenador doctor Delgado a través de la ra- ¿Puede compararse el cerebro dioestimulación cerebral aplicada a cerebros de monos. Parte de la humano al ordenador? agresividad, el amor, el odio o las- Hay una sorprendente analogía entre cerebro y ordenador que con frecuencia pasa inadvertida: el determinismo referencial de los dos. Está claro que un ordenador sin ninguna información en su memoria, y sin programas para manejar da tos, no sirve para nada. Está vacío, sin dirección y sin saber cómo funcionar. La máquina sin software y sin datos memorizados para poco sirve. En realidad, a nuestro cerebro le ocurre lo mismo. Si no aprendemos un idioma no comprenderemos su significado y lo mismo nos van a sonar los insultos que las alaban-