Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 A B C CULTURA MIÉRCOLES 4- 2- 87 La técnica japonesa a punto de desvelar el misterio de Keops El Cairo. Isabel Calleja Un equipo de arqueólogos japoneses, dirigidos por Sakuji Yoshimura, profesor de arqueología egipcia dé la Universidad de Waseda, de Tokio, acaba de concluir los trabajos de investigación iniciados hace una semana en la gran pirámide de Keops, valiéndose de un dispositivo electromagnético que produce instantáneamente sobre una pantalla imágenes que revelan la disposición del interior de la superficie, hasta una longitud de diez metros, detectando incluso algunas de las características materiales que componen las partes debajo de la superficie. Además de confirmar la existencia de numerosas cavidades y de una habitación llena de arena de dos metros y medio por tres, al oeste del pasillo que conduce a la habitación de la Reina, que fue descubierto por arqueólogos franceses este verano, los científicos japoneses han confirmado que existe otra habitación en la pared noroeste de la habitación, con una altura de un metro y medio y una profundidad que no ha podido precisarse, pero superior a cuatro metros. Además, el equipo japonés ha apuntado la existencia, hasta ahora desconocida, en el segundo de los fosos, que están destinados para el barco que transporta el alma de los faraones, de materiales distintos a los que hay en el primero, que son de origen orgánico. Los franceses utilizaron un microgradímetro que exige el taladro de la superficie, a diferencia del sistema utilizado por los japoneses; sin embargo, no puede ser desechado y seguirá siendo utilizado por el equipo francés, que confrontará sus resultados con el de los japoneses. Mediante este dispositivo, se ha descubierto que del 15 al 20 por 100 del volumen total de la pirámide son cavidades vacías y con él se estudiará también la construcción geológica de la meseta de Giza, donde se hallan las tres pirámides. Uno de los miembros del equipo francés ha hecho saber que la pirámide no está construida por medio de sillares, como se aprecia en su exterior, sino por un cúmulo de sustancias que aún no pueden determinarse, pero que pueden ser grava, piedras pequeñas, mezclas de arena, etcétera. El equipo japonés, con los datos acumulados durante una semana de trabajo y con más de doscientas fotografías, volará a Tokio para hacer un análisis y un riguroso estudio de los datos que serán conocidos aproximadamente a mediados de abril, y volverán a reanudar la investigación en mayo, con una máquina diseñada especialmente para este objetivo, ya que la actual está indicada para el suelo y la roca de Japón. Mientras tanto, los franceses seguirán adelante con las investigaciones, intercambiando y contrastando datos con sus colegas nipones y ambos con la colaboración de científicos y arqueólogos egipcios. Este Comité científico egipcio, japonés y francés, que desea mostrarse cauteloso, ha declarado, sin embargo, que los descubrimientos realizados son de extraordinaria importancia nacional e internacional y que marca el comienzo de una nueva era en egiptología y una verdadera revolución en el sistema o método arqueológico Goya y Luis Buñuel, unidos por el guión de una película jamás rodada Presentado el manuscrito buñuelesco encontrado en Zaragoza Burdeos. Ángel L. Inurria, enviado especial La inauguración en la Casa de Goya de Burdeos de la octava edición del Festival del Filme Ibérico ha ofrecido el valor añadido de una primicia: la presentación del extracto del próximo libro que editará Jacques Damase, y cuya edición bilingüe dará a conocer el guión que un joven Luis Buñuel realizó entre 1927 y 1928 para la posterior realización, nunca llevada a cabo, de una película sobre su paisano el pintor Francisco de Goya. El primer guión escrito por B u ñ u e l- y del que ya dio cuenta ABC en noviembre pasadoconstaba de ochenta y cinco páginas. Dividido en tres partes: la época juvenil de Goya en Zaragoza, su triunfo en la Corte y su exilio en Burdeos (precisamente en la casa que ahora es un centro cultural que lleva su nombre) Luis Buñuel afrontaba su visión sobre la vida y obra de uno de los pintores más universales de todos los tiempos. El manuscrito llegó desde Zaragoza a Damase de manos de Pedro García, primo de Buñuel, por petición de Juan Luis Buñuel, hijo del cineasta. En el guión se puede observar el interés del director de cine por el pintor de Fuendetodos. Luis Buñuel se había impresionado tanto con la presentación que Fritz Lang hacía de la muerte en Las tres luces película realizada en 1921, que decidió dedicarse al cine. En 1925, se fue a vivir a París, en donde colaboraría en la representación de un Hamlet estrenado en el Café Select. Entre 1927 y 1928, en pleno estado de gracia creativa y dentro ya del surrealismo, redactó este guión. Buñuel, a quien precisamente la crítica francesa, con André Bazin al frente, catalogó como uno de los cineastas de la crueldad, bien podría haber destinado buena parte de su visión a este respecto mientras observaba los lienzos de la sala Goya del Museo del Prado. Aparecen en el guión muchas de las obsesiones y las características que unían a los dos aragoneses: la crítica, los fantasmas, el exilio artístico, un particular humor, el erotismo, el compromiso y el encargo artístico... Ofrecemos a continuación un fragmento del guión, con dos escenas de la proyectada película. La maja Primorosa y la duquesa Escena entre la maja Primorosa y la duquesa. Esta dice: -Vos aquí después de la grosera escena de anteayer. Primorosa no se inquieta lo más mínimo. -Señora- dice con ojos brillantes y la voz segura- No es por mí por quien vengo, sino por alguien que nos es caro a las dos. La duquesa pierde el color. Se vuelve irritada. -N o creo que haya nada común entre las dos. ¡Cómo osáis decirlo! Primorosa la mira fijamente. -Sabed que se trata de don Francisco de Goya. Se queda observando fieramente a la duquesa para ver el efecto que estas palabras le producen. Esta, por su parte, no ha hecho ni un gesto. Una rapidísima sombra, de sorpresa y temor al mismo tiempo, ha pasado por su frente. Pero tan rápidamente que Primorosa no ha podido observarlo. La duquesa responde: -Bueno, ¿y qué? Primorosa insiste. -Sabed, señora, que a estas alturas está preso y según creo la Inquisición habrá de entendérselas con él. La duquesa se echa a reír. ¿Qué me contáis aquí? Bueno. Allá él. Yo no puedo meterme en los asuntos de todos mis amigos. Primorosa pierde terreno. Está segura, se lo dice su fino instinto dé mujer, de que la duquesa ama a Goya. Pero su actitud comienza a hacerle dudar. Así, esta impresión se dibujará netamente en su cara. Caza mayor Unas hojas moviéndose. Los pies de un ciervo que marcha huyendo. El Rey se incorpora. Godoy también. Apuntan. El ciervo aparece ante su vista un momento. ¡Fuego! Cae el ciervo. Los dos, seguidos de sus servidores, se abalanzan hacia él. Ya los perros terminan de rematarle. Satisfacción del Rey, que palmotea, encantado, en el hombro del ministro. Entra en campo un guardia de corps. Echa pie a tierra. Godoy aguza su expresión. Ya sabe lo que el de corps ha de decir y aun lo que él ha de responder. El guardia le da el mensaje. Godoy se muestra contrariado por dejar la Real Compañía. Además, ahora que acaba de cobrar tan bella pieza... Mientras, el Rey se ocupa en levantar la hermosa cabeza del ciervo, que ostenta una cornamenta magnífica. Sin soltar las manos de las astas hace un gesto de resignación. -I d amigo mío. Pero volved lo antes posible. Estas mujeres son todas lo mismo. El Rey lo ve perderse entre los árboles. Sin soltar las manos de las astas, apoyadas en ellas, mueve la cabeza bonachonamente. -Ese Manuel. Tan bueno. En fin... Luis BUÑUEL