Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ABC CULTURA MIÉRCOLES 4- 2- 87 Gilbert y George: La mayor fuerza de cambio en la civilización occidental es la cultura Hoy se abre al público su primera exposición en Madrid Madrid. J. M. Costa Llueve en Madrid. El parque del Retiro se diluye en una leve bruma, y Gilbert y George se refugian en sus abrigos. Acaban de ser colgadas las últimas piezas de la exposición que ayer se presentó en sociedad y mañana se abre al público. El montaje va bien mejor que en ningún otro lugar afirma su asistente Tyrone) y ellos parecen amablemente dispuestos a sufrir un interrogatorio, faceta de su trabajo que dominan a la perfección. -Una de las bases de dicho trabajo se encierra en la expresión Arte para Todos, ¿qué significa? -Nos oponemos al arte decadente. Durante demasiado tiempo, los artistas parece que no valen si no consiguen molestar a la gente no educada. Nosotros creemos que el artista debe utilizar un lenguaje accesible y moderno. -Todo el mundo que se sitúa frente a la obra debiera poder leer algo en ella. -No queremos hacer un arte que dependa de un conocimiento previo. No hacemos una obra basada en la historia del artista, sino comprometida con la vida. ¿Y qué piensan que ve el pueblo llano cuando se planta frente a uno de sus inmensos y coloreados fotomontajes? -Creemos sencillamente que se ven a sí mismos reflejados en nuestras piezas. En sentimientos como felicidad o miedo... Aquí, por azar, llegamos a la única divergencia en el asombrosamente único discurso de la pareja. ¿H a y diferencias entre un arte para mayorías y un arte para minorías? -Definitivamente... -No, en realidad no... -Lo que quiero decir es que da lo mismo que el público sepa o no sepa... pero, ¿es eso lo que preguntaba? Da igual, en realidad no era una pregunta inocente. Visto su catálogo, que ellos mismos han diseñado con cariño, es cuestión de plantearles el papel de los medios de reproducción (revistas, libros, etcétera) en el arte moderno. -Las reproducciones son un soporte de la forma, y deseamos que nuestro trabajo también sea accesible a través de ellas. Por eso no sólo diseñamos, sino también subvencionamos el catálogo para que sea barato. A 1.500 pesetas, la tirada inicial dé ese libro fueron veinticinco mil ejemplares, todo un éxito en el mundo de las publicaciones de arte. -S e supone que sus propias vidas son una gran escultura, pero, ¿contemplamos toda su vida? ¿Es realmente artístico verles friendo un par de huevos? -N o (enormes risas) Jamás hemos frito huevos. -Pero nosotros decimos que en realidad el observador no mira nuestro mundo, sino el suyo propio. Es como si vas a la India, en realidad aprenderás mucho sobre España. Te hace más consciente de tu propia cultura. ¿Qué importancia tiene una exposición? -Mucha; viéndola sabemos qué hacer después. Ahora buscamos mayor sinplicidad... y mayor confusión, tal vez. ¿Por qué las otras personas que aparecen en sus composiciones son siempre hombres y cada vez más jóvenes? -Nosotros somos tos viejos ahora. Los hombres son como extensiones, como raíces de nosotros mismos, porque nosotros mismos somos hombres, y lo que tratamos de explicar debe ser masculino. -Gilbert and George han sido obsequiados con todo tipo de clichés políticos, hasta llevarles a afirmar que no están interesados en la política, sino en la moralidad. ¿Qué quiere decir? -N o estamos muy interesados en la política, porque pensamos que la mayor fuerza de cambio en la civilización occidental es la cultura. Deseamos ser activos como fuerzas culturales. -Y la moralidad es parte del cambio en la vida. Lo que aceptas hoy y lo que no aceptas hoy, eso es parte de la moralidad cambiante. -L a política en Europa tiende a ser la misma en todas partes. Tiende a estar en el medio y hacer a todo el mundo un poco feliz. No existen grandes cambios. -E n su obra tiene la máxima importancia el beber y el emborracharse. Desde un buen principio hasta ahora mismo. ¿Por qué recrearse en situaciones calamitosas? -Todo el mundo lo hace. Queríamos ser honestos. Esa es la mayor convención de Gilbert y George, retrato de familia Occidente, y todos los artistas han bebido como locos para luego pintar algunas líneas preciosas. Es parte del tejido social... especialmente entre los artistas. ¿Cómo realizan su trabajo? ¿Tienen algún tipo de factoría... -E n realidad nuestros trabajos son muy manuales. Trabajamos como los artistas antiguos, que recogían por separado cabezas, torsos, brazos y luego realizaban una gran composición en el estudio. Nosotros hacemos lo mismo pero con medios modernos. Antes de meternos en la próxima serie habremos hecho unas treinta mil fotografías, catalogadas y muy organizadas. Con ese material y con las ideas del momento hacemos la obra. Hace poco les han concedido el premio Turner de pintura en Inglaterra, posiblemente el más prestigioso de las islas. Ha sido una fuerte sorpresa y casi una provocación ¿Cómo lo ven ellos? Mucho más sorprendidos. Nos chocó mucho. Y está muy bien, porque nuestros furiosos opositores están ahora mucho más furiosos. A nuestros enemigos les afectó mucho. En realidad, para ellos es lo mejor que podía haber ocurrido. TODA DEMOCRACIA FEUDAL PUEDE DEGENERAR EN TAIFAS Y BANDERÍA De todos los ¡smos (me refiero a los efectivos, y no a los meramente teóricos) el feudalismo es el que mejor ha sabido perpetuarse en los que le han sucedido históricamente, siquiera sea fragmentado o simplemente infiltrado en ellos caciquismo, clientismo, spoil system etcétera, y... los dos paradigmas excelentes que son: a) la versión autóctona de la autogestión yugoslava y el principio de subsidiariedad de la doctrina social católica que se plasma, verbigracia, en unos fiscales y jefes de Policía elegidos por la población local en los Estados nidos, y b) el clanismo corso, en virtud del cual una de las dos grandes familias de la isla adapta y pone al día su feudalismo clientelista, en cada nueva etapa ideológica de la historia, escogiendo- probablemente a ojo- una de las dos corrientes políticas recién aparecidas (radicalsocialismo, democracia cristiana, Partido Socialista) y la otra familia, ancestralmente rival, la opuesta Lo propio del feudalismo son estos tres fenómenos: la autogestión o troceamiento, la unión en la cabeza- por arriba- y el vínculo personal de actamiento de los más a un señor o gran familia. Pero, al denigrarlo, se suele olvidar su vertiente positiva y es que hay una obligación de contrapartida para el señor: la de protección contra los enemigos, o- e n nuestro tiempo- de colocación laboral, de sus fieles. Todo esto, doblado en nuestras costumbres e idiosincrasia, lo estamos viviendo hoy, aquí, nosotros. Hasta el punto de que el hervor y el dinamismo políticos no versan actualmente sobre causa nacional alguna, sino que se cifran, desahogan y concretan en querellas intestinas, ora al descubierto (abintestato de AP) ora larvadas (centrifugación- más que subideologica, territorial- por ahora refrenada y contenida, en el caso del PSOE) A propósito de este último, puede decirse que una buena ilustración son las metáforas medievales de baronía y califato (siculoflorentinas sutilezas en el gran feudo andaluz, FSM al acecho, y así sucesivamente) Barones y califas que, de momento, están tranquilos y se mantienen leales formalmente. Pero... (continuará un día de éstos) Juio CERÓN