Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 2- 87- CULTURA -ABC, pág. 43 El teniente general Diez- Alegría, un militar de profundo humanismo, murió ayer en Madrid Ocupaba el sillón G de la Real Academia Española Madrid. S. D. El teniente general Manuel Diez- Alegría, ilustre militar y académico, falleció ayer en Madrid víctima de una terrible enfermedad. Tenía ochenta años y era miembro de la Real Academia Española y de la de Ciencias Morales y Políticas. La capilla ardiente quedó instalada en la Policlínica Naval, donde se encontraba ingresado. Manuel Diez- Alegría falleció a las seis de tarde de ayer en la Policlínica Naval de la calle Arturo Soria, en donde había ingresado el pasado 8 de enero, víctima de un cáncer de próstata. Los restos mortales del insigne militar y académico recibirán mañana cristiana sepultura. DiezAlegría estaba casado con Concepción Frax y tenía dos hijos, Manuel y Fernando. los diecisiete años ingresaba en la Academia de Ingenieros del Ejército. Tomó parte activa en la contienda de 1936- 39, que terminó con el grado de comandante, conseguido por méritos de guerra. Tras una brillante carrera militar, en julio de 1970 era nombrado jefe del Alto Estado Mayor, cargo en el que sustituyó Manuel Diez- Alegría al capitán general Muñoz Grandes. Pasó a formar parte del ral Diez- Alegría trató de acabar Consejo del Reino y fue designacon la anomalía que suponía la do procurador en Cortes por de organización de la defensa nasignación directa. cional en tres Ministerios militaEn mayó de 1966 fue elegido res, la no separación entre la académico de número de la Real función política de ministro y la Academia de Ciencias Morales y cadena de mando militar y la falPolíticas. Su discurso de ingreso, ta de coordinación evidente. Tras leído en marzo de 1968, versó su cese como jefe del Alto Estasobre Defensa y sociedad: un do Mayor, fue nombrado en feenfoque actual del problema ex- brero de 1976 embajador de Esterno de los Ejércitos Las rela- paña en El Cairo. ciones entre sociedad y Ejército En febrero de 1978 el teniente serían tema predilecto de re- general Diez- Alegría fue elegido flexión del ilustre soldado. académico de la Española para Su cese como jefe del Alto Es- ocupar el sillón G Su ingreso tado Mayor en junio de 1974 tuvo lugar el 20 de enero de suscitó numerosas conjeturas y 1980 y su discurso, titulado Efíse atribuyó a razones políticas, mero esplendor: la escuela literaconsecuencia de sus destacadas ria militar de la Gloriosa y la intervenciones en las Cortes soRestauración constituyó una vi- bre el proyecto de ley orgánica sión honda y lúcida de la escuede la Defensa. Partidario de la la literaria militar que surge en acción coordinada de los tres España a mediados del siglo XIX Ejércitos a través de un Ministe- y dura hasta principios de nuesrio de Defensa, el teniente gene- tra centuria. t Hondo pesar Pedro Laín Entralgo: Hoy siento una pena muy grande porque ha desaparecido un académico ejemplar. Era un hombre de trato exquisito, muy delicado y discreto en sus actitudes y manifestaciones. Todos los que le hemos tratado sabíamos que participó con pulcritud, seriedad y precisión en los trabajos del Diccionario de la Academia. Aportó lo que esperábamos de él y lo que correspondía a su profesión. Me siento orgulloso de haber sido yo quien propusiera y firmara su candidatura. Manuel Diez- Alegría era un militar abierto que creía en la democracia y que veía el futuro de España con esperanza y preocupación. D Narciso Serra: El teniente general Manuel Diez- Alegría ha sido un hombre fiel a sus ideas y coherente con ellas durante toda su vida. Ha rendido importantes servicios a España en su triple, y muy meritoria, condición de militar, intelectual y diplomático. Siento de veras su muerte, creo sinceramente que España pierde un ilustre ciudadano. D Manuel Gutiérrez Mellado: La muerte de Manuel DiezAlegría supone una pérdida de primer orden para España y para el Ejército. Fue un general que dio mucho prestigio a nuestras Fuerzas Armadas y a nuestra sociedad civil en todo el mundo. Tenía, además, unas cualidades humanas y personales muy difíciles de superar. Agustín Rodríguez Sahagún: Era, además de un gran militar, un hombre de extraordinaria valía. Cuando fui ministro de Defensa, él estaba en la reserva, pero siempre conté con su ayuda, su consejo y su asesoramiento. Siempre le tuve una gran cosnideractón, porque era una persona inteligente, preparada y con un gran conocimiento militar. Manuel Diez Alegría era, como hombre, un ser entrañable, de quien recuerdo mil anécdotas. Grande para la amistad, respetuoso con las opiniones ajenas y profundamente constructivo. D Osear Alzaga: El teniente general Manuel Diez Alegría era una de las figuras militares más señeras de este siglo. Su formación intelectual y su hombría de bien le ganaron la simpatía y el aprecio de todas las gentes D Luis Reverten Manuel DiezAlegría supo conjugar concienzudamente, en unos años especialmente complicados de nuestra historia reciente, la severa dedicación a los problemas cotidianos del Ejército con la atención al advenimiento de la democracia en España. Condolencia de los Reyes Sus Majestades los Reyes enviaron ayer un telegrama de condolencia a la viuda y familia del faJIecido al tener conocimiento de la muerte del teniente general. Don Juan Carlos y Doña Sofía hicieron extensivo su pésame a la Real Academia Española. Desde el principio de mi carrera me vi llamado a ejercer la enseñanza; mi vocación pedagógica es más bien desarrollada que sentida. Como la misma actividad ha continuado durante el resto de mi carrera, se puede decir que marca a ésta de un modo característico. Con estas palabras, sazonadas de evidente modestia, el teniente general Manuel Diez- Alegría definía hace una veintena de años su vocación humanística, tan enraizada con la militar que configurarían la rica personalidad del hombre de armas y del erudito, del militar y del escritor, del conferenciante y académico brillante. Su desaparición ha conmovido a los estamentos políticos, culturales y militares de la vida española. Su vocación docente tendría amplio campo de expresión como profesor en la Academia de! Arma y Escuela Superior del Ejército; como director más tarde de la Academia de Ingenieros y de la Escuela de Aplicación de Ingenieros y Transmisiones del Ejército; luego como director de la Escuela Superior del Ejército y, en 1968, director del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) El teniente general DiezAlegría sintió pronto la vocación militar. Había nacido en Buelna (Asturias) en julio de 1906 y a Ün hombre cabal Recibí la amarga noticia a los pocos minutos de su fallecimiento, por encargo especial de su esposa, que en estos momentos está tan cerca de mi corazón. Nuestra relación fue corta, pero intensa. Data sólo desde mi ingreso en la Española y se extendió pronto a su familia, por lo que mi dolor va muy unido al suyo. Era un hombre cabal, de cuerpo entero, de un gran sentido de la amistad, de una humanidad extraordinaria, de una enorme cordialidad. De sus muchas cualidades, todas etlas fuera de serie; de sus actividades humanísticas, de su carrera brillante en todos los sentidos, no puedo hablar ahora. Para mí, en esta angustia, lo más importante es la pérdida de un amigo que había llegado a ser cordial y entrañable. No sé si yo era su meior amigo en la Academia, pero sí uno de los más allegados y más íntimos. Manuel Diez- Alegría era uno de esos seres insustituibles que dejan un profundo vacío en el alma. José LÓPEZ RUBIO De la Real Academia Española