Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 40- SANIDAD -MIÉRCOLES 4- 2- 87 José María Cuevas: El Gobierno es incapaz de acabar con las listas de espera Dura crítica del presidente de CEOE al Gobierno en materia sanitaria Madrid. Miguel Ángel Martín El presidente de la CEOE hizo ayer una profunda crítica al Gobierno por su actuación en materia sanitaria y por la insuficiente subida en el aumento de tarifas de las clínicas privadas aprobada recientemente. Cuevas calificó la actuación gubernamental de torpe e insensible para un sector que presta una labor tan importante a la sociedad como son las clínicas privadas, cuyo congreso comenzó ayer en Madrid. El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales sostuvo, tras la inauguración del congreso, un almuerzo con directores de clínicas, empresarios sanitarios y periodistas, al que acudió también el secretario de CEOE, Juan Jiménez Aguilar. Entre los empresarios más conocidos estuvieron Felipe Ruiz Duerto, presidente de la Federación de Clínicas Privadas; Rafael Alonso Pedreira, Miguel Dalmau, Adrián Viudes, el doctor Tiemblo, Osear Jiménez e Isabel Gómez Sequeira, entre otros. Cuevas aprovechó para hacer un crítico pormenorizado balance de la labor socialista en el campo de la Sanidad. Va a hacer pronto un año que se aprobó la ley General de Sanidad, tras un arduo proceso que permitió diseñar la estructura del sistema sanitario. No me atrevería a decir que la ley haya implantado un modelo sanitario que permita dar la calidad de asistencia sanitaria que cabe esperar en un país como España, integrado en la CEE comenzó afirmando Cuevas. Tampoco estoy muy seguro de que más de un billón de pesetas pagado con cargo a la Seguridad Social dé el nivel de satisfacción y el tratamiento humanizado que sería adecuado. Tampoco estoy convencido de que financiar por la Seguridad Social un servicio dirigido a todos los ciudadanos con independencia de su situación profesional sea lo más lógico. Estamos ante cifras que suman miles de millones de pesetas y que vienen inexorablemente creciendo durante estos últimos a ñ o s En 1978 el presupuesto del Insalud era de 418.000 millones de pesetas, y en 1986 ha pasado a casi un billón cien mil. Con todo este dinero no se ha conseguido evitar la lacra de las listas de espera, que colocan a los usuarios del Insalud en situaciones no deseables, a pesar de las cotizaciones que empresas y trabajadores abonan por este concepto. Las listas de espera son un botón de muestra de cuanto puede hacerse todavía en favor de la humanización en el terreno de los hechos. Algunos datos oficiales resultan aleccionadores. A finales de 1985 había casi cien mil personas en lista de espera para recibir atención ambulatoria u hospitalaria en centros dependientes del Insalud. Para evitar las esperas y dar la atención sanitaria precisa hay que contar con los recursos sanitarios públicos y privados, concertando con estos últimos en condiciones que permitan su viabilidad y mejora. Sin embargo, los presupuestos del Insalud vienen padeciendo una enfermedad crónica: la del tratamiento discriminatorio que se da a los hospitales concertados. Sería interesante ver cuál ha sido la evolución durante estos cuatro o cinco últimos años, pero me voy a limitar a algunos datos oficiales significativos. El coste cama día en instituciones propias, según el Boletín de Indicadores Sanitarios era en 1984 de 15.411 pesetas, en tanto que el presupuesto del Insalud para 1986 fijaba para las instituciones concertadas 10.869 pesetas. Se diría que con mucho menos dinero el sector privado puede atender a los enfermos, Cuevas según el criterio de los propios rectores del Jnsalud. Entre las personas que preguntaron en el coloquio que se celebró a continuación destacó la intervención de Rafael Alonso Pedreira, que pidió a José María Cuevas su apoyo para que el Ministerio dé Sanidad acabe con su actual indefinición, que impide planificar a los empresarios de clínica: Lucha, lucha, José María, como siempre hiciste por la libertad empresarial y por la libertad de los dúdanos de elegir hospital y médico, estén o no en el sistema público. Cuevas hizo también una referencia al cooperativismo sanitario. Dimite María Gómez de Mendoza de la Fundación Jiménez Díaz Madrid A la huelga que comienza hoy en la Concepción y a las dimisiones del duque de Alba, Carlos- Ferrer Salat y Julián Campo como miembros del Patronato Rector de la Fundación Jiménez Díaz hay que añadir a este conflicto la dimisión de dicho Patronato de María Gómez de Mendoza, consejera de Salud de la Comunidad de Madrid. Al parecer, y según el texto de una carta a la que ha tenido acceso ABC, la causa de la dimisión del duque de Alba se ha debido a la actitud del presidente del Comité de empresa, PérezIglesias. En la carta, dirigida a un médico de la clínica, el duque de Alba expone su pesar por la actuación de algunos trabajadores y en especial la del presidente del Comité. A primera hora de la tarde de dicho jueves (29) aparecieron ante la verja de mi casa- dice la carta- unos ciento y pico de trabajadores de la clínica Invité a que quien dirigiese la citada algarada entrase a verme. Para mi sorpresa entró el doctor PérezIglesias. Volvió a su puesto la doctora que amputó una pierna por error Oviedo. Efe La cirujana Marifé Polvorinos se reincorporó ayer al Servicio de Cirugía Vascular de la Residencia Sanitaria de Oviedo, tras una suspensión provisional en sus funciones derivada de su vinculación a la amputación, por error, de una pierna a una anciana de ochenta y seis años. El INSALUD decidió el lunes pasado autorizar el reingreso de Marifé Polvorinos, que figuraba como suspendida provisionalmente en sus funciones, mientras se abría una investigación para esclarecer el incidente. Según una comunicación del máximo responsable regional del INSALUD, Francisco Ortega, se ha tratado de evitar la prolongación de una medida cautelar más allá de lo estrictamente imprescindible Marifé Polvorinos se encontraba de guardia, el pasado día 30 de diciembre, cuando se produjo la amputación de una pierna, por error, a la anciana Esperanza Cueva Prado, de ochenta y seis años, que presentaba problemas de gangrena en una de sus extremidades. LISTAS DE ESPERA Los datos aportados por José María Cuevas ponen el dedo en la llaga: la asistencia sanitaria de la Seguridad Social, que se financia con el dinero de empresarios, trabajadores y del Estado (o sea, de los contribuyentes) es más cara que en el sector privado. El presupuesto del Insalud es, naturalmente, insuficiente. La causa de este desfase es la incapacidad de la gestión burocrática, como ha señalado Cuevas. Una incapacidad que hacen que cada mes aumenten las listas de espera en los hospitales públicos y en los ambulatorios, o que tengan que ingresarse enfermos en despachos de médicos. Mientras no se lleve a cabo una profunda reestructuración de la Seguridad Social, la única salida para paliar esta situación es concertar con clínicas y centros privados en pie de igualdad de asistencia, pero también de costes, y dar libertad al ciudadano para que, por encima de determinados servicios mínimos, elija su centro y su médico. Sólo así se podrá mejorar la calidad de la medicina y reducir las listas de espera. Lo contrario es cargar sobre los hombros de los médicos el enorme cúmulo de errores del sistema. iillIIMiHtllii