Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 2- 87- INTERNACIONAL ABC, pág. 25 Alto índice de votos a favor del no en zonas militares Manila. E. S. Juan Ponce Enrile, ministro de Defensa destituido por Corazón Aquino, tras descubrirse su participación en un intento de golpe, declaró ayer que aceptaba el veredicto del pueblo expresado en el referéndum constitucional del pasado lunes. El ex ministro hizo también un llamamiento a la unidad para afrontar los graves problemas de la nación. Enrile en su comunicado añade que en tanto filipino, estoy muy orgulloso del triunfo del proceso democrático en nuestro país. Constato, ante todo, el gran espíritu democrático de nuestro pueblo El ex ministro de Defensa se destacó en los últimos meses por dirigir la oposición contra el Gobierno de Corazón Aquino y desplegó una amplia campaña contra la nueva Constitución. Un hecho destacable de la jornada es que en las zonas próximas a los acuartelamientos o centros militares se dio una alto índice de votos en contra de la Constitución. En contraste, las áreas donde la guerrilla comunista del Nuevo Ejército del pueblo es más fuerte como en Bataan Bicol y Samar, los votos afirmativos superan con creces el ochenta por ciento. Pese a la postura de Enrile, los políticos que integran la Coalición para la Acción Democrática que encabeza el anterior presidente de la Asamblea nacional, Nicanor Iñiguez, también dirigente del movimiento Nueva Sociedad (el partido de Marcos) han reiterado sus calificativos de engaño y manipulación al plebiscito. En el mismo sentido se ha pronunciado el ex presidente Marcos, quien en unas declaraciones a la BBC británica asegura que el referéndum fue un fraude masivo En una entrevista telefónica concedida, en su exilio en Honolulú (Hawai) a la primera cadena dé la televisión estatal británica, Marcos añade que no olvidará la pérfida y brutal supresión de unas elecciones libres lo que su juicio se ha conseguido con el referéndum. En cuanto a la guerrilla, el secretario de Defensa, Teodoro Benigno, manifestó que debe reconsiderar su actitud y reanudar las conversaciones de paz, ya que las tendencias en el escrutinio indican que ellos sólo representan a una minoría de la población Masivo apoyo de la población filipina al proyecto de Constitución de Corazón Aquino El sí barrió en todo el archipiélago salvo en dos provincias Manila. Elvira Santos Los resultados del referéndum celebrado el pasado lunes en el archipiélago filipino daban ayer, después del escrutinio de los votos en el 45 por 100 de los colegios electorales, una victoria para la presidenta, Corazón Aquino, del 78,54 por 100, frente a un no a su proyecto de nueva Constitución del 21,46 por 100. Así se desprende de las cifras publicadas por un organismo no oficial, pero autorizado, en Manila. Sin embargo, en la provincia de llocos del Norte, bastión del ex presidente Ferdinand Marcos, el proyecto de Constitución ha sido apoyado por el 85 por 100 de los votantes, según la Comisión Oficial de Elecciones (COMELEC) Las cifras más fiables, publicadas por el Movimiento Nacional de Ciudadanos para unas Elecciones Libres (NAMFREL) cuando se habían escrutado casi once millones de papeletas, son: SI: 8.628.714 (78,54 por 100) NO: 2.296.287 (21,46 por 100) darán a conocer el sábado o el domingo. Felipe no quiso confirmar ni desmentir las cifras dadas por el NAMFREL, pero indicó que eran pertinentes. Hemos asistido al primer ejercicio electoral libre, pacífico y honesto desde la instauración de la ley marcial (por el ex presidente Marcos) en 1972 comentó Ramón Felipe en una conferencia de Prensa, añadiendo que esperamos que el entusiasmo del electorado y el espíritu con el que ha votado perduren en las próximas elecciones generales del 11 de mayo y en las elecciones locales del 24 de agosto Con estos resultados se consolida la tendencia de un triunfo abrumador de la presidenta de Filipinas. Corazón Aquino considera, sin embargo, prematuro proclamar ya su triunfo, pues los resultados de que se dispone hasta ahora no son oficiales. Las papeletas están siendo contadas desde el lunes por unos trescientos mil miembros del NAMFREL. También en Manila, cuyos habitantes apoyan tradicionalmente a la oposición, se ha registrado una clara mayoría de votos favorables a la Constitución. Según la agencia estatal de noticias PNA, solamente son mayoritarios los votos en contra del proyecto en llocos y Cagayán, las provincias de Ferdinand Marcos y Juan Ponce Enrile, el depuesto ministro de Defensa. Corazón Aquino declaró ayer que el reciente intento golpista ha sido como una chispa que ha sacado a muchos de su letargo de indiferencia y que el resultado indica dos éxitos fundamentales: el de la participación electoral y el de los que han votado a favor del proyecto. Los perdedores del referéndum son tanto los defensores de la derecha como las fuerzas situadas a la izquierda del Gobierno, que han intentado por diversos motivos movilizar al electorado en c o n t r a de la nueva Constitición que, en caso de ser aprobada, como parece lógico que así sea, afianzará en el Poder a Corazón Aquino hasta 1992. Un portavoz del Palacio Presidencial calificó el referéndum de limpio, ordenado y sincero a diferencia de anteriores elecciones efectuadas en Filipinas. Corazón Aquino Según Ramón Felipe, presidente de la COMELEC, los resultados oficiales definitivos se Satisfacción en Washington por el resultado del plebiscito Cautela ante el futuro de las bases Nueva York. José María Carrascal Finaimente una buena noticia para la Administración Reagan: el referéndum constitucional filipino no sólo ha transcurrido con tranquilidad, sino también ha resultado un éxito para el Gobierno. Filipinas tiene una Constitución y una presidenta democráticas. Washington, que se considera su padrino, está hoy de enhorabuena. Ha satisfecho prácticamente todo: el número de votantes, la falta de incidentes y el resultado. Corazón Aquino ha ganado, por todo lo alto. Porque ha sido una victoria de ella, personal, demostrando a la extrema derecha y a la extrema izquierda que pueden tener las balas, pero que la inmensa mayoría del pueblo está con ella. No quiere ello decir que los problemas filipinos queden resueltos. Siguen ahí, desde la pobreza a la necesaria transformación de aquella sociedad. Pero Corazón Aquino ha alcanzado un mandato que le permitirá afrontarlos con más posibilidades. En cuanto a la nueva Constitución, modelo claramente occidental, no es un remedio milagroso para democratizar Filipinas, pero sí un instrumento valioso para ello. Hay en ella para todos, como hay también cosas que no satisfacen a todo el mundo. A los norteamericanos en general les satisface, aunque incluye una clausula que puede traer problemas. Es la que prohibe el almacenamiento de armas nucleares en Filipinas. Con dos grandes bases allí, los norteamericanos pueden encontrarse violándola. Su postura, sin embargo, es la de no buscar la confrontación: Nuestra norma es no decir nunca donde tenemos armas atómicas. Como el Gobierno Aquino nos ha dicho que podemos continuar usando las bases hasta la expiración del presente convenio, no vemos problema alguno por este lado dice el Pentágono. O sea, la misma actitud que han adoptado respecto a Rota. Esperándose que, como ahí, todo se quede en un compromiso tácito: unos no preguntan y los otros no explican.