Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C NACIONAL MIÉRCOLES 4- 2- 87 Hernández Mancha: Me preocupa dirigir AP, pero no me arrugo Me da lo mismo llegar a ser presidente, vicepresidente, secretario general o nada Antonio Hernández Mancha aspira a ser el que realmente mande en AP tras la marcha de Fraga y recientemente ha hecho una propuesta que denomina operación unitaria donde él sería el presidente; García Tizón, secretario genera! y Miguel Herrero, Fernando Suárez, Abel Matutes y Alberto Ruiz Gallardón, vicepreSus opiniones de hace cinco días son igualmente válidas, situadas en su contexto, para una aproximación a uno de los más firmes candidatos a encabezar AP, protagonista de lo que se ha llamado fenómeno Mancha por las declaraciones de apoyo que ha recibido de las bases de su partido en los últimos dos meses. Con el Congreso en el horizonte, Mancha afirma que quiere contar con Miguel Herrero, que también aspira a dirigir AP, y espera que él acepte la mediación de Matutes (ahora sustituida por la fórmula operación de unidad pero no desea realmente el consenso porque dice tener miedo a equivocarse y quiere que sean los compromisarios los que decidan. Manifiesta que ha recibido presiones para presentar su candidatura y cree que su rápido ascenso en tan poco tiempo se ha debido fundamentalmente a la Televisión. Opina que Matutes le aporta un contrapunto de veteranía y aplomo a lo que podría ser su excesivo impulso juvenil No teme al día después y piensa que su principal atractivo es la novedad En la conversación aclara algunos acontecimientos vividos en los últimos días que han desembocado en la situación actual, en la que Hernández Mancha ha cambiado de opinión respecto a una candidatura consensuada y ha hecho una propuesta que él calificó anteayer de unitaria -E l señor Herrero sigue insistiendo en una solución de consenso y recientemente dijo que si no lo hay será responsabilidad de usted- Y o me veo inmerso en una situación que no hubiera deseado nunca y parece como si yo fuera el malo de la película y el culpable de que no haya una lista única. Eso es una injusticia, yo nunca he puesto ni, una sola condición a la colaboración en lo que el partido me pida. Son otros los que han dicho que la presidencia del Grupo Parlamentario debe ir vinculada a la presidencia del partido. Con lo cual yo, o lo tomo o lo dejo, y me consideró más bien víctima. La verdad es que no me preocupa, pues hubiera podido pensar que yo debía dirigir el partido y, sin embargo, asistí en términos de acuerdo a la reunión con Abel Matutes y Miguel Herrero, el pasado día 22; escuché las propuestas y renuncié a ser el número uno sin reconocer a nadie por encima. Me dijeron que iría de secretario general, presidente Abel Matutes y Miguel Herrero vicepresidente con la presidencia del Grupo Parlamentario, y dije que perfectamente, pero Miguel rechazó la fórmula. Yo no me creo culpable porque no se puede decir o lo tomas o lo dejas, creo que tan malo es ir al Congreso a bofetadas como con todo atado. Las decisiones del Congreso son sagradas. No estoy de acuerdo con los que dicen que todo lo que no es lista única es una catástrofe; si yo pensara esto no me presentaría. Pienso que Es tan malo ir al Congreso extraordinario a bofetadas como con todo muy bien atado Madrid. Luisa Palma sidentes. Esta entrevista tuvo lugar antes de que Hernández Mancha ofreciera inesperadamente dicha operación y antes de que la reunión con Herrero a solas fracasara. Algunas cosas han cambiado en los planes del presidente de AP de Andalucía como, por ejemplo, el tándem que pensaba formar con Abel Matutes. Entre Matutes y yo, sería yo quien mandaría, aunque con ios poderes compartidos señala en esta entrevista el presidente de Alianza Popular de Andalucía, Antonio Hernández Mancha El aceptó el planteamiento mediador, lo que pasa es que ¡a forma de dial de Matutes él no la aceptó. Yo dije que perfecto, él no quiso. A mí me extraña que me diga esto (lo que plantea Herrero en la carta) pues me da lo mismo ser vicepresidente, secretario general o presidente, o nada. Yo no voy a dejar mi labor parlamentaria en Andalucía, ni mi trabajo en el Senado, ni la presidencia regional; o sea, que no pongo condiciones. Lo que ocurre es que cada vez que pasa el tiempo lo que veo es que tampoco esa generosidad le gusta a la gente porque dicen que ahora el que puedo tirar del partido soy yo. No quiero ni pasarme por ambicioso ni tampoco quedarme corto por pusilánime. Mi obsesión es que lo mismo puedo defraudar por exceso que por defecto. Yo en esto he estado a la expectativa y no he ofrecido nada porque sé que la fórmula de consenso no parte de fulanito o de menganito, sino que es un arreglo entre más gente. -Si le da igual una cosa que otra, sigo sin entender qué es lo que vio mal en la fórmula de Herrero. -Pues lo que pasa es que Herrero en las conversaciones ha ido cambiando de planteamientos en varias ocasiones, yo creo que con gran voluntad. Pero eso es lo que hay. Yo creía que de la reunión del 22 de enero saldría la fumata blanca, porque ahí se me pidió que en vez de número uno fuera de secretario y yo dije que bueno. Y se me dijo que Herrero necesitaba además una serie de poderes complementarios en el partido para poder ejercer dignamente la presidencia del grupo. Yo le decía que sí a todas las cosas que él necesitaba. A mí me preguntaba Herrero, por ejemplo: ¿Quién se hace cargo de las relaciones de defensa? Pues tú si quieres le dije. las condiciones son inaceptables, no sirve el que a mí se me pida generosidad. Hay que desdramatizar, pues se está generando una atmósfera cargada. Es importante que después del Congreso acatemos los resultados sin que cambie nuestro status actual. -Usted ha dicho que le daba igual un puesto que otro: presidente, secretario general o vicepresidente. ¿Por qué no aceptó entonces la fórmula de Herrero de formar una lista con él de presidente y usted de secretario general? Presiones que me gustaría no tener -Yo no me he proclamado candidato y él sí, pues dijo que quien dirija el Parlamento debe dirigir el partido y da el casual de que él dirige el Grupo Parlamentario. Yó creo que lo razonable es simultanear la lucha política: sacar el partido a la calle y robustecer la actuación parlamentaria que está lánguida y eso no lo puede hacer una sola persona. Yo mi tirón lo pongo al servicio del partido, sin cargo alguno, y si admito que se hable de mi candidatura es porque estoy recibiendo presiones de dentro y fuera del partido que me gustaría no tener. ¿Pero qué fue lo que le impidió aceptar la propuesta de Herrero? -E s que Miguel Herrero y yo ya habíamos acordado con Abel Matutes que fuera él el mediador. -Dice que Herrero estaba de acuerdo en que Matutes mediara, pues él dice que no. -A ver, pues entonces que me lo cuenten a mí de otra manera, porque yo vine a requerimiento de Matutes y de Herrero a una reunión, no me acuerdo muy bien quién fue quien me invitó, pero no fue ur a iniciativa mía; yo vine a una reunión con la mediación de Matutes. -Pues Herrero descartó dicha mediación eñ su carta abierta. -Claro, eso es lo que me extraña, por eso yo hasta que no hable con Abel no puedo pronunciarme, sería un desaire para Matutes. No a exigencias teóricas ¿Por qué rechazó lo que propuso Herrero en su carta abierta? -E l dice que para él, como líder parlamentario, toda el área política, relaciones institucionales, etcétera; eso es lo mismo que había dicho siempre: que él necesita ser director de este partido con una exigencia a priori y director parlamentario. Yo creo que puede tener razón, pero con un matiz: que eso debe verlo y aceptarlo la base militante, no puede ser una exigencia teórica, y veo que en otros partidos no se produce esa simultaneidad; por ejemplo, Roca dirige Minoría Catalana y Pujol el partido. -Bueno, eso no es exacto, pues Roca es secretarlo general por delegación de Pujol y éste se dedica a la Generalidad. -Bueno, cada partido- tiene Estatutos diferentes, pero esa fórmula, ahora que la cita, es la que se le había ocurrido a Matutes, que f, K -a Ittiiillii