Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ABC OPINIÓN Cosas que pasan ZIGZAG Falta de coordinación El Ayuntamiento de Madrid acaba de dedicar cuarenta millones a la adquisición de doce cámaras de televisión que, colocadas en puntos estratégicos de la ciudad, contribuirán a solucionar problemas de tráfico tan pronto como se produzcan. Bien está, y bien venido sea. Lo malo es que este gasto es compatible- a l menos por ahora- con el sistema antiguo que todo lo fía a la improvisación. ¿Cómo se explica sino que un viernes por la tarde, a la hora de más tráfico, cuando los madrileños abandonan la ciudad durante el fin de semana, una brigadilla de cinco hombres, un camión y una apisonadora pueda inutilizar a su aire un carril de la carretera del aeropuerto, creando un inmenso tapón que llega hasta el cruce de la avenida de América con Cartagena? ¡Y todo para asfaltar unos metros de firme que podían esperar perfectamente otro día y otra hora! ¿Es posible que con tanta televisión, walkie- talkies y motocicletas oficiales, un grupo de hombres pueda moverse por su propia iniciativa, sin que una coordinación previa señale la mayor o menor oportunidad de realizar la obra en ese momento? Televisión, sí: pero con sentido común... MIÉRCOLES 4- 2- 87 EL COJO AS calles del centro de Madrid presentaban un aspecto lamentable. Humaredas, adoquines arrancados, barricadas de automóviles y tensión en dos frentes inmediatos. En un d e s c a n s o de l a contienda, ante las cámaras de televisión, se arrancó del bando de los estudiantes, con esperpéntica desfachatez, un c o j o Un cojo, por lo demás, muy seguro de sí mismo. La Policía, sometida a la excesiva prudencia que le imponen los habituales comentarios demagógicos, no consideró oportuno cargar sobre el peculiar minusválido, que consciente de su inmunidad, libraba su particular batalla contra los estáticos bienes ciudadanos. La efectividad del cojo no podía ponerse en duda. Armado con sus dos muletas a modo de guadañas, arrasaba todo tipo de obstáculos y objetos. Con una precisión sólo adquirible por un concienzudo entrenamiento, lunas de escaparates, cabinas telefónicas y macizos de plantas, saltaban por los aires. En un momento dado procedió a efectuar su golpe magistral: el doblete de escaparates. Para llevarlo a cabo es imprescindible poseer en desarrollado sentido del equilibrio y de las distancias. Apoyado en su única pierna útil, el cojo imprime a su cuerpo un impulso de escorzo muelle que le eleva como un resorte; ya en el aire, el Nijynsky impedido, apura su cintura como si de un alero de color se tratase, y con las dos muletas golpea alternativamente las lunas de dos comercios colindantes. El resuiíado es tan asombroso como su maestría. Policías y estudiantes se frotaban los ojos para escapar del espejismo. Los segundos, porque no entendían qué hacía allí un cojo de treinta años reivindicando ¡a abolición de la selectividad y la reducción de las tasas. Los primeros, temerosos de proceder contra el minusválido para no ser tachados de represivos y crueles. Como un relámpago, por las mentes de los policías aparecieron los titulares de algunos medios de información del día siguiente: La Policía Nacional ataca brutalmente a un presunto c o j o Un cojo indefenso es apaleado por las fuerzas antidisturbios Sabedor de ello, el cojo se crecía y no dejaba títere con cabeza. Si la Policía hubiera detenido al cojo, el Partido Comunista había protestado con carácter parlamentario y la Coordinadora de Bases Fuera, en unión de la Plataforma Cívica, los pacifistas, los abortistas, los ecologistas y una representación de los Jueces para la Democracia, habrían convocado una manifestación de protesta con el lema: Policía, no; cojo, sí durante la cual, exigirían la inmediata dimisión del ministro del Interior. Porque el papanatismo y cinismo de ciertas progresías aunque parezca broma, es así de majadero. Sin manifestación de por medio, le han echado el guante en Sevilla. Hasta Sevilla se había desplazado el cojo para seguir haciendo de las suyas. Se llama Juan Manteca Cabanas, tiene veintiocho años mal llevaditos y sobrevive gracias a la mendicidad. Se ha reconocido como jefe de una banda de veinte alborotadores expresamente trasladados a Sevilla para agudizar la violencia de las manifestaciones de estudiantes de Enseñanza Media. Sólo falta averiguar un dato. Sabemos ya cómo se llama, la edad que tiene, a qué sé dedica y quiénes le acompañan. Pero no me encaja que un mendigo pueda ser jefe de nada y tenga posibilidades económicas para viajar de un lado a otro en pos de alborotos. Nos falta averiguar cómo se Haman, y a qué se dedican los que le pagan. Porque este cojo es un vendido. Y presumo que a precio de saldo. Alfonso U 3 SÉA racteres, el valor del documento histórico que Fortunata y Jacinta encierra. Entre las Novelas españolas contemporáneas Menéndez Pelayo escribe que Fortunata y Jacinta no necesita el apoyo de las demás: Se levanta sobre todas ellas cual majestuosa encina entre árboles menores y puede campear íntegra y sola Creemos que el juicio de la profesora Palomo poniendo la novela de Galdós al lado de La Regenta de Clarín es acertado en la medida en que supone no otorgar a ésta la primacía indiscutible en la novelística española del XIX. Nosotros pensamos que no sería erróneo considerar a Fortunata y Jacinta creación aún superior. Nuevos mercedarios La continua serie de secuestros que se produce casi a diario en los puntos más conflictivos del mundo, trae a la memoria la actuación de la muy española Orden de la Merced. Fundada en 1218 por San Pedro Nolasco, con la ayuda de Jaime I de Aragón y San Raimundo de Peñafort, los caballeros del hábito blanco y el gran escudo en el pecho, destacaron por su intervención decisiva en el rescate de cautivos. El propio don Miguel de Cervantes debió a su mediación ia libertad que obtuvo tras dos años de prisión en las mazmorras de Argel. La dificultad de la gestión de los frailes blancos ha quedado una vez más de manifiesto con la reciente desaparición de Terry Waite, el mediador británico, retenido en algún lugar de Beirut. En el Líbano, en Colombia, en Filipinas, en muchos lugares de la Tierra, sin olvidar España donde el industrial Caballero ostenta el triste récord del secuestro más largo de los perpetrados por la banda ETA, son muchos los seres humanos que padecen angustiados en espera de su liberación. Fortunata y Jacinta 1986- 1987 es el centenario de Fortunata y Jacinta Un congreso sobre Galdós lo conmemorará en abril, organizado por la Universidad Complutense. Su Facultad de Ciencias de la Información ha mostrado gran interés por la figura y por la obra y ha recordado que don Benito comenzó en el periodismo como cronista de las Cortes. Ha subrayado, además, junto con las portentosas dotes de observación que adornaban al novelista y su gran poder creador de ca- EDICIÓN INTERNACIONAL Las noticias de la semana, recogidas por ABC en su Edición Internacional. Para llegar volando a todo el mundo EDICIÓNINTERNACIONAL.