Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 4- 2- 87- ÓPINION -ABC, pág. EL CONGRESO DE AP: UNA LLAMADA A LA UNIDAD IGÁMOSLO de entrada, con la mayor claridad: nos parecen despreciables las maniobras, rivalidades y pequeñas ambiciones que han agitado al primer partido de la oposición con motivo de la sucesión del señor Fraga. Un periódico nacional tiene el deber de denunciar aquellas situaciones que amenacen no sólo a un sector de la sociedad, sino la estabilidad social en su conjunto. Hemos denunciado, con todos los riesgos que comporta, los abusos y manipulaciones del partido del Gobierno, las corrupciones diversas permitidas desde el poder, el monopolio televisivo que degrada y amenaza el sistema democrático. Hoy nos parece obligado salir al paso de las frivolidades sin c u e n t o de las l i g e r e z a s inauditas que cometen en estos días algunos responsables de la oposición. D originales, sino de sentar las bases de una gran organización no personalista, no centrada ya en la imagen, de Manuel Fraga, sino un partido equiparable a sus homólogos europeos, capaz de articular una fuerza territorial, una oferta política y un conjunto de pactos para vencer en las elecciones de 1990. Lo que Alianza Popular debe encontrar este fin de semana no es un sucesor de Fraga- -eso sería erróneo, además de ridículo- sino un modo de organización y un proyecto político para estos tres años. Ya se encontrará en su momento el poster individual o plural con el que concurrir a las elecciones. Lo que AP debe resolver entre el sábado y el do- ming o es un problema de ing e n i e r í a e l e c t o r a l de inteligencia política: lo contrario es caer en la ceguera o defender una mercancía falsa. C REEMOS que en la derecha liberal- conservadora hay figuras políticas de calidad igual o superior a las que hoy forman el Gobierno socialista: ahí están los nombres de Fernández Albor, Abel Matutes, Miguel Herrero, Hernández Mancha, Fernando Suárez, Alfonso Osorio, Robles Piquer... Pero no pensamos que en este momento haya que debatir en Alianza Popular un problema de nombres y apellidos. Nos parece un error el cometido por don Miguel Herrero al pro- H EMOS advertido una y otra vez que sin partidos respetados, estables y fuertes, firmemente implantados en el cuerpo social, no podrá funcionar un sistema como el español, con una ley electoral defectuosa, pero difícil de reformar. Es necesario conseguir en el centroderecha lo que la izquierda ha logrado merced al PSOE: una gran formación nacional, amplia y flexible, dotada de corrientes diversas, pero disciplinada en la lucha electoral, decidida a ventilar los enfrentamientos internos lejos de la plaza pública. Pensamos que nuestro distanciamiento de los partidos, nuestra condición de periódico institucional, sólo vinculado a los intereses nacionales que confluyen en la Corona, nos autoriza a hacer esta advertencia: un Congreso del primer partido de la oposición que no se salde en el acuerdo y la uni- dad pondrá en juego no sólo la credibilidad de la derecha, sino la viabilidad de un proyecto constitucional basado en el turno pacífico de grandes partidos y coaliciones en el ejercicio del poder. Es necesario en primer lugar que los casi 3.000 compromisarios de AP calibren efectivamente lo que se juegan, esto es, la condición histórica de la ocasión que tienen ante sí. No es el momento de hacer experimentos ni de buscar fórmulas A izquierda radical ha decidido pasar la factura a Felipe González por el referéndum que consolidó la permanencia de España en la OTAN. 1987 va a ser un año de conflictividad y se van a suceder las algaradas y las manifestaciones estudiantiles, sociales, laborales, políticas y económicas. Los graves incidentes de anoche en Madrid, con más de diez policías heridos, confirman esta hipótesis. Desde hace unas semanas se calientan motores para que estalle la conflictividad en el mundo estudiantil y universitario, y en las empresas, a través de los convenios colectivos. También desde hace unas semanas se han empezado a airear una serie de cuestiones relacionadas con la energía nuclear. El propósito no es dilucidar peligrosidades o no, que científicamente están por completo solventadas, sino sencillamente preparar el terreno para que se organicen algaradas callejeras contra la energía nuclear, para acosar así al Gobierno, que decidió que España permaneciera en la OTAN y al que ahora, como señalamos arriba, se le pasa la factura. No hay, pues, que engañarse y conviene que los medios de comunicación serios denuncien en qué consisten supuestas informaciones que no enmascaran sino el propósito de crear pretextos para la algarada. La violencia desatada anoche ante el Congreso de los Diputados no es un hecho aislado, sino un capítulo más en una larga serie que comienza. L poner su propia candidatura, en vez de asegurar la interinidad y organizar el Congreso extraordinario tras la dimisión de Fraga. Del mismo modo que nos parece un error la carta publicada ayer por el señor Hernández Mancha en la que se designa a sí mismo presidente, para nombrar luego con nombres y apellidos cuatro vicepresidentes y un secretario general. Nunca nos decantaremos por una u otra candidatura en ésta, ni en cualquier otra confrontación política partidista. Pero recordaremos siempre a derecha e izquierda la exigencia moral de basar toda oferta política en un cuerpo de ideas, en una conducta de fidelidad a unos principios. En este debate de la derecha conservadora sabemos lo que algunos quieren porque han acertado, a la postre, a explicar qué partido, qué proyecto electoral y qué programa político defienden. OS compromisarios del Congreso conservador deben meditar en el final patético de UGD, en los ejemplos recientes del PCE y del PNV. El partido de Alianza Popular tiene, sin duda, un entramado defectuoso y lleno de desequilibrios. Pero es un entramado muy vasto, que ha costado mucho esfuerzo, tiempo y dinero. Jugárselo a cara y cruz sería peor que un error. Un solo beneficiario, el Partido Socialista, celebraría el suceso detrás de la cortina, y no nos atreveremos a pensar que nadie trabaje dentro de la oposición al servicio de los intereses del Gobierno. Demos, aun así, un voto de confianza al buen sentido. Y también- -permítasenos un término en desuso- -al patriotismo. Es seguro, nos atrevemos a decir, que el primer partido de la oposición no podrá ganar solo las próximas elecciones. Pero tiene posibilidades ciertas de ganarlas si a. rticula, con generosidad política y sin falsas concesiones, una gran oferta de cambio con otras fuerzas regionales u otros partidos menores. Pero es necesario que un sólido p a r t i d o liberalconservador salga reforzado del Congreso del sábado. Ahora no hacen falta líderes, sino ideas, transparencia, organización y trabajo. L Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos Subdirectores valcárcel J. Vila, J Javaloyes M. Adrio. R. de Góngora, J. Amado ABC D Jefes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) j C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (Sábado Cultural) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. Olmo (Edkxinl. L. I. Parada (Suplementos Ecónomo L Prados de la Raza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteto (Colaboraciones) J M. Zutoga (Nacional) Secciones: J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J C Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badía (Educación) E, R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascues (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J L. Martín Descalzo (Religión) M. A Martín (Sanidad) D. Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V Peña R Externas: J. Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L Escolar. Distribución: J. A. G. a Vaíenzuela T e l é f o n o s C e n t r a l i t a (t o d o s los s e r v i c i o s) 435 84 45 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. J