Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EDITADO POR PRENSA ESPAÑOLA SOCIEDAD ANÓNIMA 4 DE FEBRERO DE 1987 ABC R E DAC C I O N ADMINISTRACIÓN TALLERES- SERRANO, 61 28006- MADRID FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA IAY que p r e g u ntarse, ante la espinosa crisis de la derecha española, si la sociedad debe permanecer al margen del conflicto, como si se tratara de una pelea que se libra entre los remotos habitantes de Marte. Por mil razones que a nadie se le ocultan, lo más apetecible en estos momentos es la inhibición; un desdeñoso encogimiento de hombros, el allá se las entienda, es el cunaryu fruto merecido por una: dase política que hasta ahora ha hecho muy poco por despertar el interés de los ciudadanos. Hay que convenir que los partidos políticos, todos ellos, han vivido de espaldas a la sociedad y a sus inquietudes. Cunde la sensación, quizá arraigada en exceso, de que las formaciones partidarias, lejos de ser los cauces de representación política que exige nuestra Constitución, son lo que en el lenguaje marxista cabe definir como superestructuras autónomas que, al servicio de una clase dominante, pugnan por el poder de espaldas a la colectividad. Creo, sin embargo, que un elemental sentido de la responsabilidad nos obliga a manifestar ahora nuestra opinión, lo que, entiéndase bien, no equivale a tomar partido. Consumamos, pues, un turno, no requerido por nadie, para decir las cosas a las claras sin condicionamientos partidistas. H LA CRISIS DE LA DERECHA El cuerpo social es muy diáfano en sus propuestas mucha más de la que parece. Aunque las gentes comunes no arden ciertamente en deseos de sumarse a la ceremonia pública, piden que los partidos demuestren de una vez su altura de miras y su buen sentido. Yo no sé si esa derecha en crisis- nuestra vacilante, tímida y acomplejada derechaprestará oídos a la voz popular, pero, de un modo y otro, el mensaje social resulta perfectamente audible. Lo que se les demanda a sus rectores, obligados por definición a construir una opción alternativa al socialismo, es que afronten el futuro con una profunda convicción en la validez de su oferta política. Ello supone abrirse a la sociedad, cambiar el viejo talante excluyente y dogmático, hacer alarde de receptividad y comprensión, eliminar los brotes de personalismo autoritario y tender abiertamente la mano, de buena fe y sin ínfulas de superioridad, a tas demás fuerzas políticas afines. Lo que hasta ahora ha sido una burocracia más pendiente de la instalación de sus funcionarios que de los intereses generales, ha de convertirse en un poderoso movimiento de opinión estrechamente entrelazado con el país real y dispuesto a conjugar al unísono los verbos conservar innovar y crear La excusa habitual ante cualquier ra- severa condena de los desatinados actores, cuyas vigilias han de consagrarse zonable sugerencia de integración en a repetir en nuestro propio idioma las exuna fórmula a la francesa se apoyaba periencias preexistentes en gran parte de hasta ahora en un personalismo monolíti- Europa. co incompatible en el fondo con cualDurante la década de los setenta, en quier proyecto de entendimiento matiza- pleno reflujo del mayo francés y a manedo y plural. Robert Michels, el gran teóri- ra de canto del cisne del pensamiento co del régimen de partidos, hacía en utópico, casi toda la Europa libre padeció 1911 el relato de algunos estados patológicos de que suelen adolecer estas orga- el ascenso arrollador del socialismo, el nizaciones. Se refería con especial sar- cual, a pesar de su aparente moderacasmo a los líderes que, como émulos ción, esparció por doquier el pesimismo, desvaídos de Luis XIV, creen que el la mediocridad y la pobreza. Aquella hepartido soy yo Considerada como una gemonía, que resultó ocasional y transiinadmisible ofensa personal la critica toria aun cuando parecía irreversible, se más objetiva, el resultado es indefectible: vio poco a poco mermada por sus inde La incapacidad de cualquier jefe de par- fectibles errores. Hasta que a lo largo de tido para apreciar de un modo sereno y los años ochenta ha ocurrido el fenómeequitativo las censuras de los disiden- no inverso: hoy son las fuerzas del centes. Se ve que en todo tiempo ha cundi- tro y la derecha las que predominan al do la tentación de confundir la discrepan- frente de los Gobiernos europeos. El procia con la traición, la libertad de criterio fesor Hayek, en Los fundamentos de la con la puñalada por la espalda, la noble libertad, expone las tres principales razoadvertencia con la conspiración aviesa. nes que han motivado la decadencia del Lo que conlleva una notoria incapacidad socialismo: primera, los mecanismos de para afrontar las críticas y, por lo tanto, producción de bienes funcionan con mepara aceptar la participación, no siempre nos eficacia bajo un sistema socialista complaciente, de la opinión pública. En que en un régimen de libre empresa; seconsecuencia, si se abandonan los es- gunda, el socialismo, lejos de conducir a quemas de un liderazgo unipersonal y la plenitud de la justicia social, desembocarismático- e l puesto que me siguen, ca en la implantación de un orden jerárme pondré a su cabeza de Gladstonequico arbitrario, y tercera, en lugar de alpara converger en una fuerza política canzar un mayor grado de libertad, el somoderna e integradora, capaz de exhor- cialismo tiende a implantar una casta de tar con autoridad moral no sólo a quie- nuevos déspotas. El maestro de Stanford nes son sus afines, sino también a mu- no duda en subrayar la certeza primorchas otras gentes, ajenas a los partidos, dial de esta última razón: Quizá el facpero susceptibles de ser convocadas a tor más importante de la desilusión de una empresa política de altos vuelos, es los intelectuales socialistas haya sido la claro que el pretexto se habrá desvaneci- creciente comprobación de que el sociado en buena hora. Si esa fuerza cristali- lismo significa la desaparición de la liberza efectivamente en un proyecto abierto, tad individual. en el sentido popperiano del término, los demás partidos situados en la misma La derecha europea, en efecto, ha zona política, con matices respetables sido capaz de avanzar imparablemente las más de las veces, aunque en algu- hacia el poder. La verosimilitud de la nas otras con diferencias más confesa- aventura requirió la solución de un triple das que reales, tendrán la obligación mo- problema: articular la doctrina, construir ral de responder a la convocatoria de la imagen y recobrar el lenguaje. Definiticoordinación constantemente formulada vamente adaradas las ideas y definida, por una gran parte de nuestro pueblo. So por lo tanto, la nueva oferta política, esa pena, daro es, de que esos partidos no aspiren en verdad al poder para poner derecha moderna aprendió a transmitirla en práctica sus proyectos y sus progra- con firmeza y a entenderse con la sociemas, sino solamente a dar un triste testi- dad a fuerza de honradez, con lo que lomonio de sí mismos o a irradiar el efíme- gró finalmente una amplísima adhesión ro fulgor de sus dirigentes. Nadie en su popular. El valor de la libertad, unido insano juicio piensa hoy que alguna de disolublemente a la idea de justicia, debe esas formaciones minoritarias es capaz ser también el gran argumento a esgrimir por separado de derrotar al socialismo por las fuerzas del centro y la derecha en- buena lid. Negar la evidencia equival- en España. Si así se hace, con decisión dría a aniquilar las ilusiones residuales y sin complejos, la derrota del socialismo de una sociedad agobiada por mil dificul- será aquí tan rotunda como lo ha sido en tades e ¡ncertidumbres. La frustración de el resto de Europa. tan clamorosa convocatoria merecería la Rafael PÉREZ ESCOLAR