Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 A B C DEPORTES SÁBADO 31- 1- 87 Carta blanca para el asalto a un campo inexpugnable El gran orden defensivo del Barcelona, Dos sistemas de juego distintos, con un desafío para un Madrid más goleador solo punto de diferencia en la tabla Los jugadores suelen decir ante estos partidos, con sobrada razón, que gana el que tiene más suerte o más acierto en momentos muy concretos del duelo. En esta sencilla perogrullada se resume, sin embargo, una compleja influencia de valores individuales y tácticas colectivas con germen distinto, pero cuyo fruto es Los dos favoritos pujan con estilos distintos. Las cifras antedichas son expresivas y se completan con éstas: el Barcelona ha marcado treinta y cuatro goles y al Madrid le han marcado veinte. El nombre eminente es ahora Zubizarreta. Pero insistir en lo del portero menos goleado es descortesía para el resto del conjunto. Hay que hablar del equipo menos goleado La eficacia defensiva del Barcelona está en su cadena: a Zubizarreta le llegan pocos balones amenazantes porque la defensa permite pocas penetraciones; hasta la defensa azulgrana llevan los atacantes adversarios el balón con muchas dificultades, porque la media, a su vez, impide el paso en posición más adelantada, y en esa zona media, en fin, ya se presentan los rivales acuciados, porque el acoso de los hombres- punta es constante. Mérito, por tanto, repartido. Esa formidable presión sobre el contrario casi equivalente: treinta y seis puntos y doce positivos para el Barcelona, treinta y cinco más once para el Real Madrid. El equipo azulgrana destaca especialmente por su acción defensiva: sólo diez goles en contra; el blanco, por su tino goleador: cuarenta y tres dianas. Es el asalto a una portería casi inexpugnable. han adelantado. Resultado: fuera de juego. Junto a esto, completan el juego del Barcelona uña disciplina zonal que permite ahorrar esfuerzos- Carrasco es quien tiene más libertad de acción- y abundante variedad estratégica: saques de banda, faltas, córners, etcétera, cuyo detalle desborda este apunte. Si, visto desde lo alto, el Barcelona podría ser descrito geométricamente como una serie de líneas paralelas, al Real Madrid habría que resumirlo como una suma de triángulos, cuyos vértices son jugadores de una misma o de distintas líneas. Ejemplos: GordilloValdano- Hugo, Chendo- Gallego- Míchel... Salguero, como libre, queda algo más atrasado, con opción de ataque cuando el juego lo propicia. Chendo y Camacho ocupan los laterales defensivos, pero con la misión de relevar por las bandas a Gordillo y Míchel en labores ofensivas (y viceversa) En el centro, Gallego, es el pivote general del juego por delante de Salguero y Sanchis, que ayuda mucho a la media porque los rivales suelen tener sólo dos puntas. Valdano se sitúa como el vértice inferior- más cercano a la media- del triángulo que forma con Butragueño y Hugo, aunque en algunos partidos su posición es netamente de ataque, casi en línea con ellos. Todo esto, por supuesto, es demasiado esquemático, pues el juego impone muchas variaciones, para las cuales Beenhakker quiere precisión y rapidez en los relevos. Los blancos, individualmente, tienen mejores bazas. También es superior su técnica, su capacidad de combinación fluida con la pelota, aunque con el holandés algunos aún no han encontrado el mejor modo de aunar el rigor de los sistemas y la frescura y libertad de las decisiones personales sobre la marcha. El Real Madrid parece haber recuperado esa resistencia física que le faltaba últimamente en los segundos tiempos. Esta fortaleza puede resultar decisiva, sobre todo, si el terreno de juego del Camp Nou está muy pesado, tal coma hace prever la lluvia que cae sobre Barcelona. Pese a recientes enfermedades o lesiones, el centro del campo azulgrana es potentísimo- aunque menos fino que el del Real- con la singular aportación de Roberto, desechado eh su día por el club blanco y ahora pieza básica en el Barcelona, donde ha confirmado, pese a ocupar un lugar más atrasado que de costumbre, la calidad de su juego y su excepcional rendimiento en el remate, con gotes que han significado triunfos muy importantes para su equipo. Si el Madrid, en suma, sabe emplear sus cualidades, puede tener carta blanca para el asalto del casi inexpugnable Camp Nou. Ignacio TORRIJOS es característica del Barcelona, que puede recuperar el balón, de ese modo, con prontitud, y, además, con las líneas adelantadas, dispuestas ya ofensivamente cerca de la portería del otro equipo. Lo fundamental en su defensa es la colocación de los hombres en línea, sin un jugador, como Salguero en el Madrid, por ejemplo, que cierre en posición más atrasada. La vigilancia es zonal. Mientras la media y la delantera presionan, la defensa procura adelantar su posición, provocando el fuera de juego del rival. Migueli o Moratalla, centrales, dan la orden para ese avance. Quizá ni siquiera eso es necesario. La compenetración es ya perfecta. El ataque del adversario suele quedar en evidencia. Es necesaria una gran habilidad o una gran rapidez para salvar esa barrera, con paredes, regates o carreras para aprovechar un pase largo... que siempre se ofrece cuando los azulgranas, atentos, ya se Meridiano deportivo EL PULPO DEL BARCELONA Ei segundo encuentro entre el Barcelona y el Madrid, de los cuatro de la Liga actual, se presenta cargado en el ambiente por un exceso de verborrea que daña más al equipo azulgrana que al blanco, aunque parezca lo contrario por la parcialidad natural del encendido público en su papel animador de unos y desanimador de otros. La pasión en las gradas se traduce en unas exigencias y unas prisas que perturban al jugador local y no le dejan pensar. El fútbol de los grandes acontecimientos pide una cabeza fría y suele ser más calculista el visitante con el viento de la multitud en contra que el visitado con los tentáculos de la masa cefalópoda dispuesta a absorberlo todo con sus tremendas ventosas. La situación externa de los dos bandos es favorable al Barcelona en un punto y un empate en el Bernabéu, diferencia que se neutraliza y hasta se supera con un solo bocado. La situación interna en este momento es favorable al Real Madrid, en cuanto a disponibilidad de jugadores para la alineación preferida por cada técnico. Venables se encuentra con dos bajas inesperadas: la lamentable e infortunada del gran defensa zurdo Juiio Alberto y la del ariete y buen cabeceador Hughes, por acumulación de amonestaciones. Es un hándicap en contra. Si dispone de Migueli en su forma actual- que es de mayor rendimiento por clase y seguridad que et que dio en su juventud hasta ser internacional- y de Víctor y Roberto en línea de eje, con Zubizarreta detrás y Lineker delante, encontrará el equipo de Beenhakker una oposición y un gobierno en frente, las dos cosas juntas, pues los jugadores complementarios son prácticos y funcionan en unidad. El Barcelona es un conjunto armónico. Al Madrid le está costando mucho trabajo ganar los partidos, pero ganar al Madrid es muy complicado y requiere mucho esfuerzo y pocos errores. El equipo blanco llega a este partido en mejor condición que el Barcelona y está curado de espanto respecto al ambiente hostil, pues todos sus jugadores están muy curtidos en lides internacionales y les resbala la agresividad del gesto y del grito. Entre el Barcelona y el Madrid forman la selección nacional, con algún injerto de otro lugar. Lo probable es que el pulpo barcelonista obligue af Madrid a jugar un contraataque largo a la carrera de Butragueño, a la llamada de Hugo y a la variabilidad de Valdano. El trío medular Míchel, Gallego, Gordillo es muy serio. Este eje, frente al formado por Víctor, Roberto y otro- sea Urbano, sea Esteban- más un cuarto con Carrasco o Marcos, constituirá el fundamento de cada corporación. Ya pueden decir misa Casaus y Mendoza, que el público no juega. Los jugadores, sí. El Barcelona se levantará tras su caída copera ante Osasuna y será el normal clasista del (iderato. Y el Madrid, el del jaque más peligroso en el Camp Nou. Lo va a ver España entera. Y lo van a oír únicamente los del Orfeó Cátala, sección fútbol. GILERA