Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 A B C CULTURA SÁBADO 31- 1- 87 Amigos del Museo del Prado: promover y apoyar las actividades culturales Propicia la adquisición de obras e incluso las financia a veces El éxito que está obteniendo la Fundación de Amigos del Museo del Prado con la colección de dibujos del multimillonario norteamericano lan Woodner, expuesta en la primera pinacoteca del mundo, ha aconsejado prolongarla un mes más, hasta finales de febrero. La Fundación, que lleva ya siete años de vida, tiene como finalidad organizar, promover, estimular, apoyar e incluso financiar obras para el mayor engrandecimiento del museo. Cuentan que Orfeo, después de haber perdido por segunda vez a Eurídice y tras verla regresar con su paso tardo al reino de los muertos, se entregó a Selene, la Luna, en cuyos brazos ahogó su desesperación. Y dicen que fruto de aquellos amores nació Museo, joven poeta inspirador de los misterios de Eleusis, amante de las bellas artes y del goce de vivir. Si los museos del mundo recuerdan el nombre del vate griego es porque en ellos se conserva la memoria más lúcida y querida de la humanidad: las civilizaciones, las especies y la estructura del mundo. Y también porque en sus recintos se despliega la magia de los objetos y el placer de la contemplación. Como la magia y el placer engendran siempre una profunda amistad, no es extraño que los museos cuenten con grupos y sociedades de amigos. En el último congreso internacional de la Federación Mundial de Amigos de los Museos, que reúne en la actualidad a asociaciones de veintitrés países y que se celebró en París en julio de 1984, el entonces ministro de Cultura francés, Jack Lang, resaltó el inestimable capital de entusiasmo, iniciativa y aventura de los miembros de estas sociedades que consagran sus fortunas y su labor de toda una vida para el enriquecimiento de las colecciones públicas Vosotros- dijo en aquella ocasión- unís vuestros esfuerzos para adquirir la obra que falta en determinada colección, creáis un departamento de arte y de tradiciones locales, redondeáis una exposición con la edición de un catálogo. A estas tareas, Jack Lang sumó la de promoción del propio museo y el servir de puente entre estas instituciones y el público. En definitiva- terminó diciendo- se trata de unir nuestros esfuerzos para acabar con el aislamiento de los museos. Recogiendo, conservando, exhibiendo lo mejor de nuestras herencias, los museos son el lugar donde, al visitar nuestros orígenes, descubrimos el gesto del creador. En general, tal como informa Mercedes Franco, secretaria de la Federación Española de Amigos de los Museos, se trata de apoyar la gestión del museo y llegar a donde éste no pueda. España cuenta en la actualidad con veinte asociaciones, y concretamente en Madrid existen tres que colaboran con los museos de Arte Contemporáneo, Arqueológico y del Prado. Casi todos los países- afirma el presidente de la Fundación Española, Luis Gómez Acebo, duque de Badajoz- y los museos más importantes del mundo tienen un grupo externo de personas que ayudan en los distintos fines que los propios museos tengan. La Federación Española, que está empezando ahora sus actividades, pretende crear una relación conjunta entre todos ellos, junto con la edición de boletines de información y ayuda tanto a los turistas que vengan del extranjero como al mismo público español interesado. Retrato de un joven dibujo de Vivarini, perteneciente a la colección Woodner sobre la vida de un enano que nace y muere el mismo día que un conde asturiano, dueño de las tierras en las que habita. Luis Gómez Acebo es también presidente de la Fundación de Amigos del Museo del Prado, sociedad que define como la más importante de las que existen en España, tanto por la calidad del propio museo como por las personas que la componen. La Federación se organizó hace ya casi siete años y la presidió hasta su muerte el profesor Enrique Lafuente Ferrari, actuando como secretaria general Isabel García de la Rasilla. Estas dos personas fueron el alma de los comienzos de la Fundación. Con posterioridad se han incorporado muchas personas de muy diverso talante cultural, unas que ya tenían conexión con el propio museo y otras que, aunque no lo hayan tenido, estaban deseosas de colaborar con él. En conjunto, la Fundación es un grupo de personas que consta de un comité ejecutivo y de un Consejo de administración, y que reúne a muchos interesados que, a través de cuotas o de sus aportaciones personales, colaboran con determinados proyectos de la Fundación con respecto al Prado. Evidentemente nosotros no podemos intervenir, como es lógico, en las parcelas propias de la dirección y del comité ejecutivo del propio museo, lo que es privativo de sus órganos A la sombra de un destino Pero el duque de Badajoz tiene además aficiones literarias. En abril voy a publicar mi primer libro. Se titulará A la sombra de un destino y es un estudio histórico, en primera persona, sobre el origen de la dinastía de los Borgia. Sobre esta familia se han derramado litros de tinta refiriéndose a sus personajes más controvertidos como son César, Lucrecia o el Papa Alejandro VI; sin embargo, sobre su fundador, el Papa Calixto III, no hay mucho escrito y, desde luego, nada completo. Me interesó particularmente el hecho de que un gran taumaturgo de la historia como fue San Vicente Ferrer pronosticara, cuando el futuro Papa se encontraba todavía en el seno materno, que llegaría a ser el primer prelado de la Iglesia y que le canonizaría. La historia de este Papa, la historia de este destino es la que relato. En la actualidad, el duque de Badajoz está escribiendo otra novela, esta vez -El jugador Emilio Butragueño, socio de la FundaciónEntre los cerca de dos mil socios que forman parte de la Fundación de Amigos del Museo del Prado, el futbolista Emilio Butragueño tal vez sea uno de los que más atraen la atención. Entre las anécdotas curiosas que me han sucedido como presidente- comentaba el Duque de Badajoz- fue recibir una carta de Butragueño como amigo e interesado por la Fundación, lo que siempre es noticia. El profesor Cruz Valdovinos destacaba su presencia como la del alumno más mirado y observado de cuantos siguen sus clases, y es que este futbolista de veintitrés años, agraciado por el favor del público y marcado como pocos con el sello de la fama, es además estudiante de Empresariales y aficionado al arte. Me interesa la vida de los grandes maestros de la pintura y sobre todo la forma con la que van evolucionando las técnicas pictóricas, y cómo en función de los momentos históricos se realizan un tipo de trabajos u otros. De lo que he visto, y la verdad es que hasta el momento no ha sido gran cosa, me atraen especialmente los impresionistas. Si me tuviese que quedar con dos pintores, escogería a Monet y a Manet. Concretamente hay un cuadro que me maravilla de este último y es el de una señora con velo cuyo título no conozco. Junto con la Lola de Valencia de Eduard Manet, Emilio Butragueño se sorprende con los estudios de color de Claude Monet como los conocidos estanques de nenúfares Hace un año- c o m e n t a que soy socio de la Fundación de los Amigos del Prado, y fue por consejo de un amigo. Suelo asistir a las conferencias que organizan, lo que no supone una excesiva alteración en mi horario deportivo. Es un día por semana y, además, después del entrena- miento. En lugar de tomar un aperitivo me voy allí. El delantero del Real Madrid, gran aficionado a la lectura en sus ratos libres, afirma: Me gustaría también saber leer un cuadro, lo que hasta este momento no he conseguido, aunque mi aspiración sea poderlo lograr. Sin embargo, aunque confiesa haber dibujado un poco no tiene ningún interés, en pintar, porque sé que lo hago muy mal y concluye con esa risa desinhibida y ágil con la que hace frente a su intimidad. A. M.