Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 31- 1- 87- RELIGIÓN -ABC. pág. 35- El Vaticano beatificará a dos mártires de los campos nazis de exterminio La judía Stein y el jesuíta Mayer subirán a los altares Monseñor Lefebvre rechazó la oferta vaticana de acuerdo Ciudad del Vaticano. Afp Monseñor Lefebvre ha rechazado, una vez más, los ofrecimientos hechos por el Papa pa regular su situación y la de su Fraternidad en la Iglesia. El Papa, deseoso de cerrar esta vieja herida, había llegado a ofrecer al obispo tradicionalista, hoy suspendido a divinis la posibilidad de transformar su comunidad en una prelatura personal semejante a la concedida al Opus Dei. Igualmente, monseñor Lefebvre confirmó que el Papa estaría dispuesto a concederle la autorización, ya prevista en el indulto de 1984, para seguir celebrando la misa según el viejo ritual de San Pío V, pero ponía corrió única condición la firma de una declaración en la que se aceptasen plenamente los decretos y constituciones del Vaticano II, cosa que monseñor Lefebvre se ha negado a hacer. El obispo francés, que, en su entrevista, hace grandes elogios a los principios cristianos que guían al general Pinochef y que volvió a acusar al Papa de escándalo y blasfemia públicas por el acto dé Asís, ha reiterado su disposición a consagrar próximamente tres obispos, con lo que su cisma quedaría consumado. Ciudad del Vaticano. Miguel Castellví El Vaticano ha anunciado oficialemente que en el próximo mes de mayo el Papa Juan Pablo II beatificará a la carmelita judío- polaca Edith Stein y al jesuita alemán Rupert Mayer, muertos los dos trágicamente en la pasada guerra mundial, en los campos de exterminio nazis. Esta beatificación de algún modo coincidirá con las de las tres religiosas carmelitas de Guadalajara muertas mártires también en nuestra guerra civil La figura de Edith Stein, de raza hebrea como de raza no aria Para salvarla fue enaunque nacida en territorio alemán que fuera viada al carmelo de Echt en Holanda, y allí antiguamente polaco, profesora de filosofía, escribió Scientia crucis convertida al catolicismo a los treinta años, En 1942, como represalia contra los obismonja carmelita más tarde, muerta en una pos católicos que habían protestado fuertecámara de gas de Auschwitz el 9 de agosto mente por la persecución de los judíos, el code 1942, y ahora mártir de la Iglesia católica, misario del Reich para Holanda decidió deha fascinado al mundo cultural europeo, portar a todos los hebreos católicos. El 2 de creyente o no. agosto, dos oficiales de las SS se presentaEsta extraordinaria mujer, que fue discípula ron en el monasterio. Las religiosas se negade Husserl y llegó a tener una cátedra de filo- ron a entregar a sor Teresa, pero los oficiales sofía- caso insólito en la Universidad de an- amenazaron con destruir el convento. A su hermana Rosa, que también había tes de la guerra- acaba de ser declarada entrado en el carmelo, Edith dice: ¡Ea, vayamártir y Juan Pablo II la beatificará durante su próximo viaje a Alemania del 1 al 4 de mos con nuestro pueblo! El 9 de agosto, el tren que transportaba a mayo. Posiblemente es la primera hebrea desde la época de los primeros cristianos que las dos religiosas- e n total iban novecientas ochenta y siete personas- llegó a Auschwitz, llega a los altares, al menos como mártir. Edith Stein nació el 12 de octubre de 1891 el mismo campo donde murió Maximiliano Con ocasión de la IX Jornada por la Vida en Breslavia- hoy Wroclaw- capital de la Kolbe. Edith y Rosa con los demás deporta- que se celebra en Italia el 1 de febrero, la Silesia, una región de Alemania que pasó a dos fueron enviadas directamente a la cáma- Conferencia Episcopal italiana volvió a reafirPolonia después de la segunda guerra mun- ra de gas y sus cuerpos sepultados en una mar la defensa de la vida humana desde la concepción hasta su muerte natural. dial. Sus padres eran hebreos practicantes y fosa común. la educaron en la ley mosaica. A los veintiún años, ya en la Facultad de Filosofía- única chica entre los estudiantes varones- se declaraba atea: Soy incapaz de creer en la existencia de Dios decía. Vive en Gotinga para asistir a las clases de Londres. Alfonso Barra Husserl, el fundador de la fenomenología, que cuando se trasladó a la Universidad de El profesor Owen Chadwick, con su libro Gran Bretaña y el Vaticano durante la II Guerra Friburgo la hizo su ayudante. Edith tuvo sus mundial desbarata la propaganda que presentaba al Papa Pió XII como un partidario de primeros contactos con el catolicismo a tra- la causa nazi por miedo a la expansión comunista. Con un análisis minucioso de la docuvés de otro filósofo y hebreo convertido, Max mentación y de los hechos, el autor destruye para siempre aquel plato fuerte de la agitaScheler. Su encuentro con la fe recuerda el ción marxista y anticatólica apoyada desde los escenarios por la obra El Vicario de San Agustín, otro intelectual que buscaba El eje del estudio dé Chadwick es el testi- servía de esta costumbre para enviar despaapasionadamente a Dios. Como en el caso del obispo de Hipona, llegó a través de un li- monio de Arcy Godolphin Osborne, ministro chos falseados, omitió sistemáticamente las bro, la autobiografía de Santa Teresa de Avi- plenipotenciario británico ante la Santa Sede alusiones a cuanto hacía Pío XII por la causa durante la contienda. Osborne, antes del con- aliada. Esta desinformación, forzada por las la en este caso. flicto, recibió instrucciones concretas del Fo- circunstancias de la censura, fue el origen de Durante el verano de 1921, estando en reign Office para que ejerciera influencia con la leyenda de un Pío XII partidario de las pocasa de un amigo, tomó un libro de la biblio- el fin de evitar la participación de Italia en la tencias del Eje. Pero son muchos los hechos, teca al azar. Era la Vida de la Santa. Co- guerra. En el año 1940 un grupo de genera- testimoniados por los documentos ahora pumencé a leer, y me cogió tanto que no lo les alemanes conspiraron para derrocar a Hi- blicados, que muestran el desagrado tanto de dejé hasta que llegué al final. Cuando cerré tler. Su propósito era conseguir la mediación Mussolini como de Hitler por gestos o palael libro tuve que confesarme a mí misma: de Pío XII. El Papa aceptó la iniciativa. bras de Pío XII, así cuando, en su mensaje Esta es la verdad explicó después. Chadwick lo confirma docurnentalmente. Y navideño de 1942, mencionó a los centenaRecibió el bautismo en 1922, cuando tenía dice: En toda la historia nunca se había res de miles de gentes inocentes muertas o treinta años. Pero nunca olvidó a los de su comprometido un Papa en una conspiración condenadas a una extinción lenta, a veces raza. Husserl le había vaticinado que como tan delicada para derrocar a un autócrata por sin otro motivo que la raza o su ascendenhebrea, tendía ai radicalismo y al martirio la fuerza. cia Mussolini declaró que el Vicario de En 1933, en plena persecución contra los juEsta idea de un Pío XII débil, seducido por Dios no debería haber abierto la boca y Ribdíos, escribió al Papa una carta informándole el anticomunismo del III Reich, ha sido ali- bentrop amenazó con medidas de represalia, de las atrocidades que se cometían en Ale- mentada por la trama sectaria de la obra tea- mientras el embajador alemán ante la Santa mania y decía: Mi pueblo y yo misma nos tral de Rudolf Hocchut El Vicario que aca- Sede acusaba af Pío XII de ser portavoz de dirigimos al encuentro del exterminio. los criminales de guerra judíos ba de reponerse en Glasgow. Se le prohibió la enseñanza, y Edith lo conPoco antes de morir, el diplomático OsborCon la entrada de Italia en la guerra, el disideró una señal de que era el momento de plomático Osborne se refugió en el Vaticano. ne- que no era católico- escribió una carta llevar a cabo su deseo, entrar en el Carmelo. La política británica del momento era apunta- en The Times para defender a Pío XII: Es Lo hizo en 1934 en Colonia y tomó el nombre lar la independencia del Papa. Su valija diplo- el personaje más cálidamente humano, amade sor Teresa Benedicta de la Cruz. mática era abierta sistemáticamente por la ble, generoso, bondadoso y, por cierto, santo, Edith figuraba en los registros de la Policía Policía italiana y Osborne, al tiempo que se que tuve el honor de tratar en mi larga vida. Nuevos documentos terminan de destruir el mito de un Pío XII temeroso ante Hitler