Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL SÁBADO 31- 1- 87 Checoslovaquia, en vísperas de remodelaciones de Gobierno Viena. José Grau Quizá sea Checoslovaquia el país del Pacto de VarsOvia que todavía está peor orientado desde que Gorbachov es el jefe del PCUS, desde 1985, a la política a seguir. Precisamente aquel socialismo humanitario del 68 fue la causa de que las tropas rusas se plantaran en Praga. Esta lección la aprendieron bien los dirigentes del partido. Ahora, sin embargo, hay indicios de que Gorbachov quiere llevar a la práctica algo parecido a lo que querían los comunistas checoslovacos de finales de los años sesenta. Tal vez la anunciada visita del ministro de Asuntos Exteriores de la Unión Soviética, Edouard Shevardnadze, a Checoslovaquia, prevista para primeros de febrero, tenga justamente la finalidad de disipar ciertas dudas de los políticos locales, algunas cuestiones para ellos todavía oscuras, pero indispensables para que puedan configurar según Moscú el futuro de la nación. Es posible que Gorbachov quiera contar especialmente con Checoslovaquia para intentar cambiar la pésima imagen del mundo comunista. Por lo demás, justo el día que Gorbachov anunció una nueva praxis para el nombramiento de altos funcionarios del partido, el jefe del Gobierno checoslovaco, Lubomir Strougal, pronunciaba una conferencia que no ha pasado en absoluto desapercibida. Hablando con miembros del sindicato y directores de empresa, Strougal criticó la falta de disciplina en el trabajo y los métodos arcaicos que actualmente rigen. El dirigente comunista se pronunció por una mayor independencia de las empresas. En concreto, que puedan decidir sobre la estructura de producción, sobre sus propias compras ventas, y que puedan establecer relaciones directas con otras empresas extranjeras para formar, si quieren, empresas mixtas. Como se ve, una reproducción de lo que últimamente se comenta en Moscú. La incertidumbre de los políticos checoslovacos, conviene subrayarlo, se ha acentuado en las últimas semanas e incluso días. La dirección checoslovaca ha estado esperando indecisa el desarrollo de los acontecimientos en la URSS. Algunos días, por ejemplo, ha sucedido que los periódicos soviéticos no han llegado a Praga. Actualmente la situación ha llegado a tal punto que el mismo partido está dividido. Algunos que se han caracterizado por su ortodoxia y dureza, como Vasil Bilak, miembro del Politburó y secretario del Comité Central encargado de las relaciones con el exterior, están en la cuerda floja. También otro miembro del Politburó y secretario del Comité Central, encargado de las cuestiones ideológicas, Jan Fojtik, aunque este último no de manera tan inequívoca. Por el contrario, los partidarios de la reforma se ven confortados por los vientos que corren en Moscú. Entre ellos el jefe del Gobierno, Lubomir Strougal. La tensión crece, además, por otro motivo: el actual jefe del partido, Gustav Husak, ya está muy entrado en años y con una salud quebrada. La renovación de la misma cúspide del poder es biológicamente necesaria. Para sustituirle figuran dos candidatos: el mismo Strougal y Mitos Jaques, responsable de la economía. Horizonte- LOS TRISTES DESTINOS DEL LÍBANO No sé qué fiabilidad tiene la noticia divulgada por el Wall Street Journal según la cual la Administración Reagan piensa represaliar militarmente a Líbano si es asesinado alguno de los rehenes norteamericanos en poder de una o varias organizaciones terroristas. Una de éstas, por lo menos, la Yihad Islámica, ha amenazado con dar muerte a los tres profesores norteamericanos secuestrados en Beirut hace una semana si dichas represalias estadounidenses se llevasen a cabo. (Yíhad, o Jihad, quiere decir Guerra Santa en este caso para la liberación de Palestina. Se trata de una organización poco conocida. Aunque nada de lo que ocurra en el Líbano podría considerarse como una sorpresa, me parece altamente improbable que la represalia norteamericana prospere, entre otras razones porque ya están siendo evacuados los mil quinientos ciudadanos norteamericanos que al parecer quedan allí, estando previsto que tal evacuación termine en un plazo de un mes. ¿Qué objeto tiene esa evacuación? ¿Evitar que más ciudadanos norteamericanos sean secuestrados, o despejar el terreno para que un eventual bombardeo no cueste vidas norteamericanas, que por otro lado correrían enormes riesgos al día siguiente del bombardeo, de permanecer en Líbano, pues con toda seguridad pagarían los platos rotos? La Administración Reagan tiene una grave cuenta pendiente con Líbano, desde el fatídico año de 1983. El 18 de abril de ese año, cincuenta personas perecieron en la Embajada de los Estados Unidos en Beirut, víctimas de un atentado, y el 23 de octubre, doscientos cuarenta y un infantes de marina murieron en un ataque suicida terrorista, que los adversarios políticos de Reagan capitalizaron como desastre político. Parece ser que el presidente nunca pudo pasar esa espina por el gaznate. De todas maneras, tarde o temprano, Líbano, y en especial Beirut, tendrá que pagar un precio muy elevado por haberse convertido en lo que hoy es: un vasto refugio de bandas terroristas que operan en todo el Mediterráneo, algo así como lo que en el siglo XVII fue la isla Tortuga, en el Caribe, también refugio de piratas, bucaneros y filibusteros, hasta que tropas españolas lo arrasaron. Es una afrenta para la comunidad internacional la impune existencia de semejante centro de operaciones terroristas, que ridiculiza la internacionalización del antiterrorismo, que, como ustedes ven, se ha quedado en nada, sobre todo después del Irangate lo que no deja de ser otra afrenta. Otra cosa es si serviría para algo una acción militar al estilo libio, vista la cola que trajo aquel famoso bombardeo de Trípoli el 15 de abril del año pasado. Es de suponer que los Estados Unidos no se harán ilusiones sobre la clase de recepción que tendría la represalia entre sus aliados europeos, y ante la opinión pública mundial, siempre resignada a ser víctima, pero jamás verdugo. En otros tiempos, cuando algún país caía en la situación en que se encuentra Líbano, sumido en un completo caos, había fórmulas para detener el proceso de descomposición, que hoy son impensables, como protectorado o fideicomiso Ahora, en nombre del principio de autodeterminación de los pueblos, hay que dejar que el Líbano desaparezca en una hoguera de pólvora, o que se convierta en una isla Tortuga del terrorismo internacional o sea bombardeado. Manuel BLANCO TOBIO Comicios blancos en Suráfrica el 6 de mayo Pretoria anuncia la dimisión de su embajador en Gran Bretaña Ciudad del Cabo. Gregorio Villacastín El presidente de la República Surafricana, Pieter Botha, anunció ayer, durante la solemne apertura de sesiones de la cámara blanca- elegida en 1981- del Parlamento tricameral (blancos, asiáticos y otras razas) la convocatoria de elecciones legislativas para el próximo 6 de mayo. Con esta medida Pieter Botha pretende que se respalde su plan de reformas limitadas y sofocar el activismo negro que exige cambios en profundidad. En estas elecciones están llamados a participar únicamente tres millones de electores que componen el censo electoral blanco del país. El presidente surafricano señaló en su discurso antes de anunciar la fecha de las elecciones que Suráfrica ha de mantenerse unida frente al espíritu revolucionario inspirado desde el extranjero contra nosotros. Nuestro país ha de mantenerse unido ante las indeseadas interferencias exteriores en nuestros asuntos internos Refiriéndose indirectamente a las recientes reuniones del Congreso Nacional Surafricano (ANC) con líderes británicos y norteamericanos Botha precisó que nadie debe dejarse engañar por las bonitas frases con las que la alianza ANC- SACP está buscando reconocimiento internacional Por otra parte, y según informó aquí el ministro de Asuntos Exteriores, Roelof Pik Botha, el embajador de la Unión Surafricana en Londres, Denis Worral, dimitió ayer de su cargo. Rumores insistentes señalan que esta dimisión se ha producido por la ausencia de reformas sustanciales en el país.