Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de las artes ABC Lapayese Bruna: Animales metafísicos José Luis del Palacio: Conferencia de Ramón en el trapecio Homenaje a Ramón I GNORO si en alguna otra ocaHasta el 31 de enero Galería Infantas sión los artistas españoles De 11 a 14 y de 17 a 21 Calle Infantas, 19- los amigos del arte en gener a l- caerían en la cuenta de lo mucho que debían- -que debemos- a Ramón Gómez de la Ser- apertura del arte español a las cona (Madrid, 1888- Buenos Aires, rrientes estéticas innovadoras, tran 1963) a quien, como es lógico, pronto y sutilmente captadas por Gayo Ñuño incluye en su Historia aquel espía de su contemporaneide la crítica de arte en España dad que fue Ramón Gómez de la (1975) considerándolo cercano Serna, cuyo Pombo, además de en tan pocos metros a Eugenio sismógrafo de los sacudimientos d Ors Ramón, en efecto, además de la vida artística madrileña, era de sus obras sobre El Greco, Ve- el gran faro avisador de su pequelázquez y Goya (ésta puede ser la ño Madrid. Hora era ya, por tanto, aproximación más penetrante al de que un grupo de artistas y escribaturro genial) fue entre nosotros tores aprovecharan el XXIV aniverde los primeros- e n muchos casos sario de su muerte porteña (ramoel primero- en advertir el fenóme- nianamente, o sea, un año antes no del arte moderno, y ahí están del burocrático y antiramoniano para corroborarlo sus estudios so- cuarto de siglo redondo) para traer bre Chagall, Marinetti, Lipchitz, Pi- a su recuerdo borroso el homenaje casso, Diego Rivera, Juan Gris, de quienes, por conocerle, no pueDalí, María Blanchard; sus incisivas den olvidarle. Este homenaje tiene pesquisas alrededor de Solana, -no podía ser de otra manera- un Rusiñol, Regoyos, Toulouse- exacto aire de disparate pombiano, Lautrec, Ruskin (prerrafaelismo) pues la Academia Libre de Arte y Baudelaire, Jean Cassou, Eugenio Letras de San Antón se lo ofrece al d Ors, Pijoán, Apollinaire, Juan Ramón máximo y único (los demás Echevarría, Maruja Mallo, María Ramones o son dones o tienen Laurencin, Bartolozzi, Norah Bor- apellidos) en una exposición aniges, Archipenko, Lhote, Léger... En malista conmemorativa del Santo Ismos (1931) Ramón ofrece al de los perros y de los gatos. arte español su visión de la estétiUna exposición animalista que ca cubista, futurista, dadaísta, su- enlaza con Ramón porque los ani- Rafael MélWa: El perro Pacodisfrazado de Pierrot dálmata rrealista... Con él- dice Gaya males efigiados eran los héroes del Ñuño- se concluye la gran prosa vecino circo de Price: el elefante a ta del circo, verá con madrileñísima del siglo destacable en este aspec- cuyo lomo conferenció Ramón, el complacencia, desde su alto trapeto, sin seguidores de su talla y casi caballo con risa de loco que aman- cio de ultratumba, el homenaje de ninguna otra. sa la bella écuyere el loro sabio, este que le rinden los académicos Pero no es usual tener en cuenta la cabrita zíngara que nos parte el de San Antón, a cuyas vueltas a Ramón a la hora de historiar la corazón... Ramón, supremo cronis- por la calle de Hortaleza asistiría él JUEVES 29- 1- 87 más de una vez comiéndose un panecillo del Santo. No hay relación entre esta exposición ramoniana y la gran muestra multinacional del circo organizada por el Banco de Bilbao. Hay aquí, sí, pintores y escultores que podían enriquecer la extraordinaria exposición circense: P. Trapero, Waldo Aguiar, Fidel Bofill, T. Manzano, Abel Beire, López Berrán, Rubén Darío, Vargas Ruiz, Lapayese Bruna (y Del Río, y Ramón Lapayese) Sánchez Leal, Alcaraz, J. Leal, Rafael Botí, Barragán, Pilar de la Vega, Espinosa Arranz, Alonso Santiago, M. Saenz, Ruiz López, Ricardo Nouvillas, Villamagna, C. Charro, Pecharromán, Irene Iribarren, Flaño, José Luis Galicia, Moreno Villa, José Luis del Palacio, García Abuja, H. Fuschs, Cortina y Arregui, T. Montiel, Luz Alvear, R. Arche, Pina Lupiáñez, Perezgil, Amalio, Manuel Ortega, P. Romero, C. Casinello, L. Alonso, C. Lastra, Rafa Fernández, González Lagares, López Alarcón, Rafael Mélida, Betsy Westendorp. Esta exposición, además de lo que sea en sí misma, puede ser un entrañable aviso al Ayuntamiento madrileño para que disponga, ¡ya! el inaplazable homenaje de su ciudad a Ramón (pensemos, por ejemplo, en una antológica en el Conde- Duque, en la que estuvieran presentes los artistas y los ismos anunciados y proclamados por Ramón Gómez de la Serna en años cruciales para el arte español. A. M. CAMPOY ABC 103