Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 29- 1- 87 ESPECTÁCULOS A B C 73 -Música- The Smithereens, guitarras y canciones en busca de la salvación del pop Uno de los mejores y más completos conciertos de la temporada Madrid. J. M. Costa Las audiencias son muy parecidas en todas partes afirmaba la mañana de su actuación el cuarteto americano The Smithereens (añicos) Se distinguen entre las que conocen las canciones y las que no las conocen. En cualquier caso, la audiencia española es lo mejor que hemos encontrado... No es broma... y nos han dicho que en Madrid todavía más. Parecían sinceros entonces y lo fueron hasta la emoción a lo largo de un memorable concierto. Un muy sonoro triunfo del cual ellos estarán agradecidos, y mucho más quienes les escuchamos. Smithereens es un grupo de New Jersey formado hace casi diez años y cuyos apenas tres elepés (uno editado entre nosotros) demuestran que el mundo del pop es muy absurdo y tampoco en América el carro del éxito rueda con facilidad y justicia. Pertenecen a una hornada de músicos americanos que incluye gentes como R. E. M. Long Ryders, Del Fuegos, Green On Red, The Bo Deans, E. I. E. O. y otras cuantas decenas que acostumbran grabar en pequeños sellos independientes a lo largo y ancho de la nación- continente. Hartos de superproducciones, de aparatos raros y demás parafernalia tecnoloide, The Smithereens, al igual que sus compañeros, pero dentro de una visión peculiar, vieron claro cómo lo importante son las canciones y cómo se puede hacer música de hoy con las formaciones (guitarras, bajo y batería) que llenaron del pop más glorioso los años setenta. Eso es lo que hacen; rockpop eso es lo que hicieron el lunes en la Universidad; una barbaridad de concierto. Pocas veces tiene uno la posibilidad de sentirse transportado por la música lanzada desde un escenario hasta las sudorosas filas de nosotros, los espectadores. Pero esta vez pudo ocurrir. El primer combustible para el vuelo resultó ser una capacidad instrumental tan rara como poco pretenciosa... Tocaban maravillosamente, todos cantaron y el sonido, poderoso y compacto, no perdía jamás ese aire de ligereza que distingue a estas gentes de sus otros primos guitarreros, los Heavys. Podían sonar a los Beatles más salvajes, a los Kinks, los Who, los Shadows, los Doors, los Ventures, los Stones... en un momento, su guitarra solista, Jim Badjak, agitaba el aire con esos molinetes que instituyó Pete Townshend antes de golpear las cuerdas. Al siguiente atacaban una pieza instrumental a la Link Wray y daban los mismos pasos sobre el escenario que los Surfaris, pero protegidos por una muralla de sonido que aquéllos ni siquiera hubieran soñado. Así de tranquilos, escuchándoles unas riffs alucinantes o bailando, aunque no se piense en ello, el concierto podía haber durado horas... Pero había más, había canciones preciosas cantadas con tanto virtuosismo como entrega por Pat Di Nizio... Sí, aquello recordaba entonces a Elvis Costeilo, a los Searcfiers, a los Beatles otra vez... Pero ya la mezcla iba resultando tan compleja que no extrañaba escuchar ecos de los Doors o los Troggs y hasta de películas de horizontes abiertos en technicolor. Se movían y nosotros con ellos, aunque no pudiéramos saludar con una botella de agua mineral como el portentoso y rechoncho batería Denis Diken, ni gastáramos la energía casi punk del bajo Mike Mesaros. Ante todo fue divertido. La única forma de salir de la sala era sonriendo, pero en épocas donde parecen importar más las posturas afectadas (aunque se pretendan ásperas) que el arte a realizar, el aparato que la inspiración, la sorpresa circense que la emoción, conciertos como el de los Smithereens son mucho más que la anécdota de un buen rato, son la demostración palpable de que aún hay vida en la música. n Con la actuación del grupo Alfonso X el Sabio, ha finalizado el ciclo de conciertos de canto gregoriano organizado por el programa Cultural Albacete. El concierto, dirigido por Luis Lozano, interpretó partituras de los siglos XIII al XVIII, cerrando así el primer ciclo que se ha llevado a cabo en esta provincia, informa León Cuenca. En otros aspectos, Cultural Albacete ha ofrecido la representación teatral de la obra de R. W. Fassbinder Las amargas lágrimas de Petra von Kant interpretada en sus primeros papeles por Lola Herrera, Amelia de la Torre, Paula Sebastián, Mercedes Borque y Marina y Nuria Carresi. El concierto de la Complutense en honor de los Reyes Teatro Real. 26- 1- 1987. Orquesta Sinfónica de RTVE. Director: Miguel Ángel Gómez Martínez. Programa: Obertura de Don Juan de Woffgang Amadeus Mozart; Sinfonía sevillana de Joaquín Turina, y Octava sinfonía de Antonio Dvorak. Fiel al compromiso de institucionalización que por estas mismas fechas- las muy significativas que rodean la festividad de Santo Tomás de Aquino- asumió el año pasado su rector, Amador Schüller, la Universidad Complutense acaba de ofrecer a Don Juan Carlos y Doña Sofía el concierto con el que quiere rendirles a Sus Majestades homenaje anual de respeto, adhesión y simpatía, al paso que conmemorar el doctorado honoris causa del Monarca. Que nuestros Reyes son sensibles, como lo son a tantas otras manifestaciones de cultura, a esta dedicatoria periódica que les ofrecen en bien avenido maridaje los mundos de la Universidad y de la música, lo prueba el hecho mismo de su presencia, este año como el pasado, en el palco de honor del Real. Y que quienes rigen la Complutense han acertado en el tipo y el carácter de la ofrenda lo evidencia- además de esa aceptación plena y expresa que significa la presencia real- el aspecto repleto y jubilar de la sala. Pueden repetirse, pues, y en su integridad, los plácemes que dediqué el año pasado tanto a la ¡dea como a su realización. En cuanto a la crítica stricto sensu del concierto, he de dar también por reproducidos, en buena parte, los juicios que hace sólo un par de días suscribía aquí Antonio Fernández- Cid sobre la misma orquesta y el mismo director, la Sinfónica de RTVE y Miguel Ángel Gómez Martínez. Concretamente, los emitidos sobre la obertura mozartiana y la sinfonía de Dvorak. En cuanto a la de Turina, no programada en aquella oportunidad, se gustó una versión vivaz en el concepto y exuberante en la sonoridad, con una intervención del corno inglés muy destacada en su solo del segundo tiempo, Por el río Guadalquivir Hasta el punto de que la forma en que Corral desgranó el lamento de la petenera -n o especial, ni siquiera principalmente, por atractivo tímbrico, sino por la alta musicalidad y el gusto fraseante exhibidos- me pareció lo mejor de todo el concierto. Este, que se había iniciado con la interpretación del himno nacional y cerrado con cariñosa y nutrida ovación de despedida a los Soberanos, revistió éxito in crescendo Los tasados aplausos de la primera parte se tornaron intensos y sostenidos al terminar el programa con la Octava dvorakiana, y desembocaron en auténtico entusiasmo premiador tras los dos regalos añadidos: la primera danza húngara de Brahms y el intermedie de La boda de Luis Alonso de Jerónimo Jiménez. Leopoldo HONTAÑON ZAPATOS EN PIEL Y PISO DE SUELA A ¡INCREÍBLE! RESTOS DE SERIE PARES SUELTOS ANCHOS CÓMODOS JUVENILES MODERNOS ANATÓMICOS SEÑORA Y CABALLERO CALZADOS MAGDALENA, 13 GOYA, 117 GUZMAN a BUENO, 85 BRAVO MURILLO. 140 MARCELO USEflA. 68 MADRID