Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 29- 1- 87- DEPORTES -ABC, póg. 51 Nicolás Casaus: Mendoza no tiene vergüenza por todas las calumnias que ha dicho contra el Barcelona Les han pitado seis penaltis a favor y a nosotros sólo dos También les han expulsado a dos porteros rivales. ¡Inaudito! Barcelona. S. D. chas tanto contra el presidente del Real Madrid como contra el club, la asesoría jurídica del club blanco está estudiando el caso por si encuentra motivo para querellarse. Fuentes cercanas a la Directiva madridista afirman que con estas declaraciones lo que se pretende es calentar el ambiente ante el partido del sábado dan residuos de una época que se tendría que enterrar. A ver si de una vez por todas se lucha para que no persistan las injusticias en el deporte. Después le pregunta la periodista si considera que concretamente el señor Mendoza sigue la misma política que Bernebéu. Casaus responde: No son las personas, sino los estamentos los que están equivocados. Deben renovarse las estructuras de muchos clubes. En otro momento de la entrevista, se habla sobre el colegiado del partido, Pes Pérez, y se recuerda por parte de la periodista que en una ocasión Alfredo Df Stéfano- cuando era entrenador del Real Madrid- afirmó que era un provocador. Casaus apoya (a designación del colegiado aragonés: Si le han designado será porque se considera que es el más idóneo. Personalmente considero que Pes Pérez es uno de los mejores colegiados españoles. Nunca he puesto en duda su categoría y su merecida internacionalidad. Sólo espero que no regale ni quite nada a nadie. Más adelante continúa diciendo sobre Pes Pérez que un ár- De sobra es conocido que el Madrid ha conseguido muchos goles en los despachos Nicolás Casaus, vicepresidente primero del Barcelona, ha realizado unas duras manifestaciones contra Ramón Mendoza en el diario deportivo barcelonés Sport acusándole, entre otras cosas, de no tener vergüenza por todas las calumnias que ha dicho contra el Barcelona Por estas y por otras manifestaciones hevista, el vicepresidente primero azulgrana dice: Simplemente, basta con mirar las estadísticas. Al club blanco le han pitado seis penaltis a favor y a nosotros sólo dos. Y quiero recordar, además, que el Real se ha visto favorecido con las injustas expulsiones de dos porteros rivales. ¡Es inaudito! Más adelante, la periodista le pregunta si piensa que el Real Madrid pacta sus goles en un despacho, a lo que Casaus responde: Vuelvo a remitirme a las estadísticas, que hablan por sí solas. No quiero culpar a nadie, pero todo el mundo sabe cómo consigue los goles en momentos apurados. En otro momento, insiste sobre este asunto: De sobra es conocido que muchos de ellos- s e está refiriendo a los goles del Madrid- los ha conseguido en los despachos. Esto no es nuevo, es superconocido ya por todos y viene desde muy antaño, de la época pasada. Se le pregunta si cree que hoy, en plena democracia, el fútbol todavía está inmerso en la época franquista, a lo que responde: Lo cierto es que en muchos órganos deportivos, como el Comité Olímpico, todavía que- Ramón Mendoza Este no es el primer enfrentamiento entre Nicolás Casaus y Ramón Mendoza. Antes de que comenzase la Liga, el primero acusó al segundo de haber cenado con Schuster, en compañía de José María García, para estudiar la posible contratación def alemán. A raíz de este incidente, se echó de menos a Casaus en el palco del Bernabéu cuando se enfrentaron el 8 de octubre ambos clubes. Ahora, tres días antes del Barcelona- Real Madrid, Casaus ha vuelto a arremeter fuerte contra Mendoza a través de las páginas del diario deportivo Sport Sobre las últimas manifestaciones del presidente blanco en relación a los favores obtenidos por e! Barcelona por parte de los colegiados, Casaus dice: El presidente del Real Madrid, como mínimo, ha de tener complejo de culpabilidad por todas las calumnias que ha dicho respecto al Barcelona y los arbitros. Ha de estar avergonzado y horrorizado. No tiene vergüenza. La contestación más contundente a Mendoza es lo que le ha sucedido a Julio Alberto y lo de la sanción de Hughes. Considero que en su momento perdió la gran ocasión de callar. En otro momento de lá entre- Nicolás Casaus bitro de su categoría no creo que se venda ni ante nada ni ante nadie. Yo confío que sea ecuánime y que pite todo lo que vea y ocurra sobre el terreno de juego. Deseo que sea un partido justo y, por supuesto, que sea el Barcelona quien se lleve los dos puntos, para así aumentar la segundad en el liderato. En suma: que lo importante es que sumemos los dos puntos y que el colegiado salga del terreno de juego habiéndose ganado a pulso una actuación sobresaliente Aunque no quiere criticar a los colegiados, no obstante, para responder a Mendoza de que al Barcelona no le han beneficiado los arbitros, Casaus se queja amargamente de la tarjeta que Mark Hughes vio el pasado domingo en Valladolid y que le impedirá jugar el partido del sábado. Es la tarjeta- d i c e Casaus- más injusta que he visto a lo largo de mi vida. Y eso que Hughes fue víctima de muchas entradas y en ningún momento Socorro González les mostró tarjetas. Nunca había observado a Terry tan enfadado una vez finalizado el encuentro. Se ponía enfermo sólo de pensar en el panorama que le esperaba para el partido ante el Real Madrid. LAS BEGLARAGIONES DE CASAUS Las declaraciones de Nicolás Casaus, que pasarían por desahogo pasional en boca de un simple hincha, son, a nuestro Juicio, imprudentes. El vicepresidente primero del Barcelona no debería hacerlas desde su actual cargo directivo. No es la primera vez que Casaus reincide en la tentación de confundir su voz oficial con puyas de irreflexivo graderío. Es inadmisible, en cualquier caso, esta reacción suya, justificada, desde el punto de vista azulgrana, como respuesta a lo que fue una discreta y moderada crítica de Ramón Mendoza, presidente del Real Madrid. Resulta sintomático que estos excesos verbales de algunos directivos lleguen siempre en vísperas de los partidos importantes contra el equipo blanco: hacen pensar en un complejo mal reprimido y, además, peligroso por su posible inducción a la violencia, cuyo germen bien podría estar, a veces, en palabras como las de Nicolás Casaus.