Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL JUEVES 29- 1- 87 Progresos de Egipto en Kuwait para el retorno a la liga Árabe Kuwait. Juan Pablo del Campo, enviado especial Aunque por la tarde no había sido aún clausurada oficialmente, ni se había publicado, por tanto, el comunicado final, ayer quedaron prácticamente concluidos los trabajos de la V Cumbre de la Organización de la Conferencia Islámica (OIC) que se ha venido celebrando en el magnífico palacio de conferencias que el Estado de Kuwait ha levantado especialmente para la ocasión. La guerra irano- iraquí era uno de los asuntos estrella de la Conferencia. Y eso por la importancia intrínseca del conflicto, que va ya para los siete años, y en el que los muertos están más cerca del millón que de los quinientos mil; porque se libra entre dos países miembros de la OCE y es, por tanto, una guerra civil en el ámbito islámico, y porque afecta a la estabilidad de toda la zona y del mundo. Y a todo eso se le ha sumado, además, el valor añadido de la proximidad del escenario bélico y lo reciente de la última ofensiva iraní sobre Basora. El verdadero gran asunto que aquí se ha ventilado- y a veremos con qué reales y tangibles resultados- ha sido el ingreso de Egipto en la Liga Árabe. Egipto fue expulsado de la Liga y de la Conferencia Islámica por la firma de los Acuerdos con Israel en 1979. Muerto el traidor Sadat, el país, con Mubarak, fue admitido en la OCI en la anterior cumbre de Casablanca. Ahora su sola asistencia aquí ya ha sido un gran triunfo para Mubarak, pero, además, ha conseguido que el más radical enemigo- d e los con peso- al reingreso de Egipto, el presidente sirio, Haffez al Assad, le dé la mano públicamente. Mucho más que el encuentro MubarakAssad ha sido que el Rey Fahd, de Arabia Saudí, reciba al rais egipcio. Si el Monarca saudí levantara su oposición, el Consejo del Golfo en pleno apoyaría el reingreso de El Cairo. Siria quedaría así como el único país de peso en la Liga que se opone a él. Ha sido, precisamente, la agencia de noticias del Golfo la que ha anunciado que tan pronto acabe la cumbre islámica se celebrará una reunión de la Liga para tratar del ingreso de Egipto. Aunque la actitud de Siria fuera algo más flexible, se piensa que Libia y Yemen seguirían oponiéndose, seguramente. Lo que impediría la unidad que, según sus estatutos, es imprescindible para la Liga en sus decisiones. Una fórmula intermedia podría ser que la organización árabe dejara en libertad a sus miembros para que cada cual pudiera restablecer relaciones bilaterales con El Cairo. El presidente sirio, Haffez al Assad, y el libanes, Amin Gemayel, también se han visto por separado. Lo que puede interpretarse como el final del enfrentamiento que Gemayel ha mantenido con Assad por la firma de Damasco, a sus espaldas, del acuerdo de paz con las milicias libanesas, el año pasado. En el capítulo de los contactos personales, que han podido, sin duda, ayudar al desbloqueo de situaciones políticas conflictivas, se cuenta también con las dos charlas- calificadas de cordiales -que Hussein de Jordania ha mantenido con Yasser Arafat, al que hacía un año que no quería ver. Horizonte ¿HABRÁ APRENDIDO ALGO CORY AQUINO? Cuando redacto estas líneas está a punto de llegar a su desenlace la recuperación del canal de televisión privada CMA- 7 de Manila, cuya ocupación ha sido la última insurrección militar contra el régimen de Cory Aquino, en Filipinas. Esa rebelión se ha producido en vísperas del referéndum constitucional del próximo domingo, día 2 de febrero, y casi ha coincidido exactamente con la tragedia de los campesinos muertos en Mendiola y con la ruptura de las negociaciones entre Gobierno y guerrillas comunistas, de forma que ese panorama desde el puente no puede ser más desolador para la Dama de Bambú, Cqry Aquino. Si esa señora ha aprendido algo en el año transcurrido desde que ocupó el Poder, sabrá que no se puede gobernar a un país como Filipinas- a ningún país, mejor diríamos- tras más de veinte años de dictadura, sin introducir algunos cambios estructurales en la sociedad y sin desactivar a toda oposición ilegal con hábitos de asalto al Poder, sobre todo si se trata de militares, especialmente obligados a la lealtad y a la disciplina. Cory Aquino ha querido gobernar con guante de seda, templando gaitas, cediendo prerrogativas y tolerando la conducta verdaderamente pintoresca del más golpista de sus generales, Juan Ponce Enrile, al que sostuvo como ministro de Defensa hasta que el general perdió por completo los papeles, abandonando Consejos de Ministros para incorporarse a mítines o manifestaciones en favor del regreso de Ferdinand Marcos. Aquel extraño comportamiento ha debido de erosionar seriamente la autoridad de la Presidenta. Sería increíble que no lo hubiese hecho, y lo que siguió a aquella comedia palaciega- todos exigiendo, insolentándose y amenazando en la mayor impunidad, y nadie arrimando el hombrohizo inevitable que la tropa disparase sobre los campesinos, matando a dieciséis de ellos, por lo menos. La debilidad suele terminar así, en abusos de fuerza. Al Gobierno de Cory Aquino se le puede acusar de no conocer bien la diferencia entre transigencia y sumisión, discrepancia y desobediencia, ductilidad y blandura. No creemos que el régimen de la Dama de Bambú pueda aguantar más intentos de golpe, rebeliones y desestabilizaciones. Ha llegado el momento, pues, de sacarse el guante y ponerse el guantelete. Es una pena que Filipinas haya tenido que aprender ese catecismo de la democracia a la brava. Un Estado sin autoridad no es nada. Si las cosas no se malogran en el último instante de ese show- down que se prepara en Manila, en la estación emisora de televisión, a partir del lunes próximo Filipinas tendrá una nueva Constitución democrática, que no dejará enteramente satisfechos a todo el mundo al mismo tiempo, como ocurre con toda Constitución que se precie. Va a ser una Carta Magna controvertible, de la que la presidenta Aquino saldrá confirmada en su presidencia de la República por siete años más, según tengo entendido. Este es, precisamente, uno de los puntos de colisión con gentes como Ponce Enrile, que pretende que nunca la señora fue formalmente elegida para el cargo que ocupa. El régimen revolucionario filipino tiene que crear un espacio para que quepa en él toda la oposición; los inasimilables por la democracia, los intransigentes y los golpistas no pueden desempeñar ese papel de oposición sin el que una democracia no puede sobrevivir, y no se puede confundir oposición con conspiración permanente. Manuel BLANCO TOBIO Continúa el enigma sobre la desaparición de la madre del ex presidente Marcos Manila. Elvira Santos Josefa Edralin Marcos, la madre del ex dictador, Ferdinand Marcos, derrocado hace un año por un levantamiento popular en Filipinas, internada en el hospital Philippine Heart Center for Asia continua sin aparecer desde que se esfumara sin que nadie sepa cómo, del centro hospitalario. La madre del ex dictador, que cuenta noventa y cuatro años de edad, estaba internada desde 1978 y no sabia del derrocamiento de Ferdinand. El ministro filipino de Salud, Alfredo Bengzon, confirmo la desaparacion de Doña Josefa alojada en la suite presidencial del centro hospitalaria. Al mismo tiempo manifestaba, que dos enfermeros a quienes se habia asignado el cuidado de la anciana señalaron que la desaparición de la madre del ex dictador se produjo después de que dos desconocidos fueron a buscarla a su suite tras lo cual no se supo mas de la dama Mientras tanto, el diario Manila Times informaba ayer, sin avanzar ninguna hipótesis, que era materialmente imposible que alguien sacase a doña Josefa del Hospital sin el consentimiento o conocimiento tanto de sus enfermeros como de los agentes y funcionarios de seguridad destacados para su vigilancia. El mismo diario añade que doña Josefa costaba diariamente un total de 250 dólares (unas 32.500 pesetas) Estos gastos eran sufragados por el Gobierno de Aquino en cumplimiento de la promesa que la presidenta hiciera públicamente, y a la familia poco después de llegar al Poder.