Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 29- 1- 87- OPINION -ABC, pág. 5 UNA SENTENCIA mero 2 de Madrid, tiene enorme interés para el mundo periodístico: para los editores y directores de periódicos y para los periodistas que escriben en ellos. Interés enorme porque significa, en suma, un cambio radical en lá jurisprudencia que se ha venido aplicando hasta ahora a casos conflictivos, penales, en materia de libertad de información. Según la interpretación jurisprudencial con la que se juzgaban hasta hora estos casos, y que era conforme a la legislación de Prensa anterior, se admitía que en las responsabilidades pecuniarias derivadas de la publicación de artículos no sólo quedara comprometido el autor de los mismos- -el periodista que los firmaba- sino también, por subsidiariedad o solidaridad, el director del periódico y la empresa editora del mismo. Esta era la regla general, para artículos firmados, con los diferentes matices correspondientes a que se tratase de querella o de demanda civil y los propios de cada caso: regla derivada de la anterior Ley de Prensa e Imprenta de 1966. Unos artículos de Pilar Urbano, publicados en el diario Ya son la base de la sentencia del magistrado don Xavier O Callagahan. La sentencia condena a la periodista a pagar medio millón de pesetas a la esposa del presidente del Consejo de Estado, pero exime de responsabilidad pecuniaria al entonces director del periódico, Fernando Onega, y a la empresa editora del diario, porque después de la entrada en vigor de la Constitución- -entiende el magistrado- -ni la ley de Prensa de 1966 ni otras normas anteriores sobre periódicos y directores resultan de posible aplicación. Sin pretensión alguna de interpretación jurídica, que excedería del propósito de este comentario, como profesionales del periodismo debemos reconocer que el sistema de las responsabilidades subsidiarias o solidarias carecía de claro fundamento y era, en algún modo, impropio y desorbitado. Sobre todo, porque sólo resultaba comprensible a partir de una doble estimación muy negativa de la profesión peúltima sentencia del LAmagistradoJuzgado núO Callagahan, titular del riodística: la insolvencia, profesional y personal, de quienes firman artículos en los periódicos, por un lado, y la connivencia o presunta solidaridad con autores y textos de editores y directores, por otro. Ninguna de ambas partes se encontraba, en verdad, según los criterios legislativos y jurisprudenciales anteriores, en situación que podríamos denominar de dignidad. Una sombra de irresponsabilidad genérica, de profesionalidad deficiente o ejercida sin control, planeaba sobre periodistas, directores y editores. Si el nuevo criterio jurisprudencial que inicia esta sentencia se mantiene y arraiga, como merece por su acertado planteamiento, no podrá decirse que la libertad de información quede limitada o condicionada. Más cierto será, en todo caso, que el difícil oficio del periodismo se ejercerá con un mayor sentido de la responsabilidad, del respeto a la legalidad y a los derechos de los demás. O sea, en las condiciones que siempre han debido ser su marco. L conflicto interno en la Emenos, tan grave y preoizquierda española es, al IZQUIERDAS CONTRA GONZÁLEZ cupante como el que amenaza a la derecha. Un amplio sector del PSOE, silenciosamente discrepante de don Felipe González, se dispone a pasar factura al presidente. Abultada factura por cierto: fue demasiado duro tragar el giro en favor de la OTAN, las lapidarias frases sobre la superioridad del capitalismo, el apoyo a los euromisiles, la integración gradual en el mando militar atlántico, el acuerdo (no público) para el mantenimiento, en lo sustancial, de las bases hispano- norteamericanas. Don Felipe González es. un ecléctico: pretende, en ocasiones, estar con un sector y su contrario, satisfacer a ambas partes y decir por separado a cada una lo que quiere oír. Estrategia fracasada desde los ejemplos remotos de Cleomenes de Esparta hasta los más próximos de C h a m b e r i a i n o Daladier. La izquierda española- -la izquierda dura, alineada desde 1945 en las posiciones RATIFICAR AL LENDAKARI una pena que algo muy para nosotros, para el central E Smuchos más, como que seaclaroGobiernoratificar yy noel presidente del Parlamento vasco quien deba la elección de lendakari venga a establecerse definitivamente sobre una interpretación concluyente del Tribunal Constitucional. Es una pena porque una conclusión que creemos acertada reposa o flota sobre un cierto vacío moral: el derivado de que la composición de ese órgano sea desequilibradamente política en exceso, producto de la mayoría mecánica. Mayoría que, además, ostenta un partido donde a veces prepondera la idea de que la mayoría política debe prevalecer sobre la independencia de los jueces y sobre la autonomía soberana del Derecho frente a los poderes todos del Estado. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Subdirectores Francisco Giménez- Alemán D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes. M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Subdirector: Antonio Burgos Jefes de Redacción: J. A. Gundín (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (Sábado Cultural) A. Fernández (Economía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A A. González (Continuidad) R. Guíenez (Conínuklad) L. Lz. Nicolás (Reportajes) C. Mantona (Continuidad) J. Orno (Edición) l I. Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteto (Colaboraciones) J. M. Zuloaga (Nacional) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badia (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. ñores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J. L. Martin Descalzo (Religión) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) ABC Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J. A. G a Valenzuela Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. p del neutralismo táctico y el leninismo doctrinal- -se apresta a jugar su segundo tiempo, después de las elecciones del verano. Hay en el propio campo del PSOE varios jugadores dispuestos a jugar el juego contrario oficialmente trazado por el equipo. ¿Se olvida cuántos comunistas ilustres- desde el señor Mangada al señor Mohedano- -militan hoy en el partido gubernamental? ¿Se recuerda hasta qué punto cobija ese amplio y variado espacio a antiguas formaciones desaparecidas como la ORT o la Joven Guardia Roja? Lo malo es que el Gobierno parece carecer de respuesta. La ausencia de dirección, la incapacidad para conducir los hechos que el presidente González muestra en momentos de crisis agrava la situación. El jefe del Gobierno quiere adoptar una actitud en público y otra en privado, y no parece probable que este doble proceder- -tan antiguo como el mundo y tan ineficiente a la postre- resuelva sus problemas ni los de la nación. Ahora se trata de hacer antiamericanismo vibrante en los periódicos cuando se lia hecho reaganismo solícito en las cancillerías. Del mismo modo que se sonríe un día a Solchaga y otro a Redondo. Pero lo cierto es que el asunto no va. El presidente contaría con el apoyo leal de muchos sectores de la nación si hiciera frente a los problemas con resolución, sin doble juego de medidas, con el valor moral que tanto se echa de menos en los comunicados y actitudes de la España oficial. La derecha conservadora, entre tanto, incumple torpemente su deber de oposición, mientras se paraliza a sí misma en incomprensibles conspiraciones de pasillo. Algunos anuncian la demolición calculada de la única estructura disponible, como si hubiera tiempo de improvisar a estas alturas una nueva Confederación de partidos autónomos. Entretanto la auténtica izquierda se opone de verdad, en la pugna laboral y en la confrontación de la calle. Mientras, el Gobierno contempla perplejo desde lo alto del balcón, sin atreverse a bajar a la calle. Año interesante, en verdad, el que acaba de comenzar.