Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
plícan off píh- ns hci fíts de TA vida V del carjcicr de María Crlslina. Su CApo D, hijo menor del duque de Kcnt y nictü del Rey JorE V tiene un gran parecido cnn cMc Monarca, Se dice que el malrimoniti se considera postergado i bahcr tdo excluidos de la LMH CLVLI, No reciben a) uda publica económica a pf ar de 1 delividjtde que realizan al servicio de a en concepto de inienibio? de la Familiíi Rea Uw Kent no t i c nen foiuma. La madTC de Miguel de Kcnt fue la princesa Marina de CIrecia, sonora ie cxtraordmana elegancia y cortesía. Era eri iodo momcnio un puntal del aféelo a Hsiña, Con el marquris de Santa ruz de emhaiador en Londres uno de los mas distinguido! de nuestra díDlomada contemporánea, los k e n t asistían regularmente a las recepciones ofrcí d. is en a representación española. 1 hermana del pnncipe, la princesa Alejandra, pasó su luna de miel en nuestro país. E Habla un inglés perfecto y es chispeante, con un extraordinario sentido del humor y dÍT tinguida en todo mtimcnio. Hay algo más en María Cristina: ama sm rcserViss a su marido. El principe la adora (amhj 6 n y ambos cstín al pie del cañón a la hora de aguantar las arremetidas del rumor y la insidia. Nunca seré británica aunque viva en este pais el resto de mi vida. Los desfnnhan de los extranjeros. Los bárbaros emp i n en Calais eomentaria la princesa sm dejarse ninguna observación en la epi lolis. tlay una anécdota de los recelos y falla de comprensión que escita Id princesa. Le preguntaron al viícondc de Linley, hijo de la princesa Maraarita. qué regalarla en Navidad al peor de sus enemigos: Una cena con la princesa Miguel de Kent fue la rcsEuesta. Se dice que Margarita, ermana de la Reina comentú: Antes que beber con ella tomaria veneno. Entroncar con la fámula Windsor no es un paseo a la luz de la luna con música de vioMnes al íondo. Una de las bofetadas recibidas en Gran Bretaña fue la del p a ü o Id de abril. Sentada anie el televisor, cuando fallaba poco para ir a una recepción en el castílo de Windsor, empezó a ver las n o i i d de las seis de la tarde, tranímilidas por el primer canal de la BBC. Nada menos que dieciocho minuios de la media hora del programa fueron dedicados a la fábula del pasado na j de su padre. La realidad es que lo pasó mal con aquel régimen. Para refoirar ese estofado sectario, la BBC transmitió escenas de celuloide rancio que preaentabuú actos inhumanos perpetrados en el 111 Reich. Para redondear el preparado informativo, en una esquina superior de la pantalla apareda un retrato de la pnncesa Nliguel de Kent. sobre las escenas de muertos y depravación. Todo, p ira iiumuar 4 ue hjihia presidido los momentos de horror. María Cristina n a d ó el año 1 45. La pnncesa pasó el séptimo aniversario de su boda en el hospital para reponerse de la dolencia de estómago provocada por el sectarismo de aquel procrama de la BBC y por la injusiifÍL- ada campaña antialcmana contra la pnncesa emparentada con la familia Windsor. de pura estirpe de Hanover. Los K? nt üenen fama ahora de estar diManciados de la íamilía Wiíídsor, eonsecucncia. f- in duda, de la personalidad de alguni s 6 c sus miembros. El prinapc Miguel es de c a r á c t c i i n d e p e n d i e n t e muy necesario para casarse con una ansiocráriea cxiranjera que no reunía los requisitos que imponen las tradiciones de ía Casa W i n d s o n Ella era católica para colmo de CDnirariedade vorciada. Al elegir ei nombre para su primogénito optaron por el de Federico, tjuc estaba en desgracia d e s d e los t i m p o s del p o b r e Fred padre de Jorge 111, conáderado con mucha benevolencia y respeto la Corona como- medio inteligente Miguel de Kent fue jefe del Ejército durante dieciocho anos y a h o r a ha colgado el uniforme para realizar una actividíid mejor recompesada eeonómicanK- nte: director de la Standard Teltphone and Cables, rama británica del imperio de la multinacional ITT. UMana Cristina es, ciertamenip, la mas hermosa y elegante entre las parientes do la So efana. Abajo aparece con el Miguel de Kent asintiendo a la tradicional carrera de caballos üe Ascotn deporte del que son muy entusiastas ¿CónKi justificar el dcscomedi licnTo de la pnnce a en algunaü ocasiones? De Monaco ha dicho en B- tados U n i d o s que es un Principado de oropel y que la princesa Carolina no es mái que la hija de una actn de cinc. Mucha petulancia o no poca u d i a para responder, tal vez, a algún agravio mona uesco. María Cristina es eicriamenle b más hermosa v eleeanie entre la pHrirnijis de a Soueiiina, Su figura es de estatua de Rodin y su rosito merece ser modelado con porcelana de Sa) onia, Un cutis transparente, ojos vivaces y cabeHci que caen en eascadü tan; ndo destellos propios del trigo cuando recibe el sol castellano. Estoy h a r t a de las obras de beneficeucia y uansada de besar niños y cortar cintas en los actos de inauguración Bien se puede decir que la bella pnncesa, ¿que tendrá la piinttsd? di- sLeiidiciilt d t tuipiiadores ha sacado los pies de los estri bos. con Miguel de Kení siempre a su lado, Lo franceses tienen un dicho que viene al caso: Es un p e n o lan malo que cuando le atacan se delicndci 11