Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L PBIHGESi mL MáilS Üf ül Por Alfonso BARRA A princna Miguel de Kenl, casada con el pnmo camal de la Reina l h c l II. bien puede aiiadtr a su frondovj áibol genealógico el título de princesa deJ magnetófono. Tantas son las criticas de b Prensa por sus dedaiadcmes v por diveisas facetas de u Mda que se ha visto obligada a conectar uno de esos aparatos en cuanto habla oun aljnuí perii dtsta. Yo quiero a mi marido. Yo adoro a mis hijos. Estoy cncaniaÓA cti Inglaterra. No hay verdad alciina en las ínfoimaciones sohre iras supuestas predilecciones por Estados Unidos. Mi matnmomo p z 3 de eirelcnte salud. Han falseado mis palabras V desde ahora uTiliz ié f iempre un magnetólooo cuando me hagan preguntas- acaba de declarar la princesa. 1 0: S últimos rumores antes de esas pnmualizaciones sugerían que estaba- (perdida por Hstados Unidos de de su viafe fiara presentar su libro Coronadas en países lejanos. Semblanzas de o d i o e NKas reales Se ha dlcfao que la mentira B coja v que el escándalo tiene alas. En el caso de esta princesa bien se puede añadir que la difamación vueta como SI estuviera propulsada por un misil de crucero. El drtmtnical- N e w s oÍ (h e World l i d p ó que tantos pasos en lalso hí dado b priDCCsa que fue eüminada por la Reina de la relacióa de íamilíares invitados a pasar las fiestas navideñas con ella en el casifllo de Windsor, La noticia pretendía ser c colofrtn de ta campana en diosa contra U esposa de Miguel de Kcnl. -Son ridiculas esas cabalas, fas invitaciones llegan a los destinatarios dos semanas anles de Navidad i d a r a Escándalo consiante En tos tiempos de tas cavernas I h o m b w con hachas. En ej tetra de la dvdi 7 ad 6 n vigeoie, esas arma. han sido sustituidas por La murmuración. Las heridas y amputaciones no son mcaoi penosas. La Prensa d e s p c d a u a la princesa con plena dedj c 6 n En algunos pcnódicos po- L dedicada las f ul rc la columna La sccdón a fija übladurios sobre paricnta de la Soberana e una como ü del tiempo o los vahídos que sufre h Libra. ¿Es una entrometida, una mujer dedicada a dar codazos pata trepar en la familia Windwr o, tan l o una mujer de belleza insólita siempre incomprendrda? Se dice que nadie como ella es capai de hacer u n t o s cncmÍEOS con menos p, ilahras. No había maf; netáfono cuando hizo esta declaración cargada de ifíliía: Tengo mejofes a J: endienics que cualouier otr i persona que se ha casado con miembros de la Familia Real desde ta guerra, con La excepción del príncipe Felipe, Era una andana contundente contra personajes en candclcro como la princesa de Gales o la duquesa oe. York. Le adjudicaron el tratamiento de princcti del disparate y sobcnna de las coladuras- Al parecer reúne requintos para i r a pitfDC con la rapidez del acorazado- Hood cuando lo alcanzú la meiraLIa er miga. Los cronisias de bolígrafo especializados en contabilizar krs patinazos de la princesa estuvieron muy atareados los últimos meses. En una ocasión dijo que seria capaz de ir a cualquier sitio p ra conKgujf una comida caiicnEc. Prorkio inauguró oficialmente el restaurante de una cadena muy popuiar. No lardó en estallar el gran cv cándalo que presentaba a su padre corno un na i distinguido con los múscu iíS del brazo derecho muy desarrolt idos por el ejercido constante que imponía el saludo nacionalvtaallslaEn busca de un poco de sosiego tras ese vendaval de alegaciones falseadas por la mala fe se fue a pasar una temporada en EsJados Unidos. Inmediatamente inventaron la especie de que m lem a relaciones sentimentales e intimas con el p c r millonario de Texas John Ward Kunt. Al parecer, el tufo de los crudos petroleros embrujaba a la esjxna frivola. Decía O s e a r Wilde que hay algo peor que andar entre Lenguas: que nadie se vuelva a ocupar de la persona criticada. En este sentido. La princesa no se halla en b peor de Las situaciones. Da lema de escándalo sistemálicamcnte como La luz del alba borra las tinieblas de la nodie. La esposa del príncipe Mii el de Ken hizo coolelí del prolocjlo real al distribuir por su cuenia r i c o fotos de sus dos hi ¡o? i, ord Federico Windsor, de siete años, y lady Gabriela Windsor. de cinco, oías después envío noticia a- The Titncs para anunciar que asistiria a las caireras en el hipódromo real de Asco: La norma es pubhcar esas noias el mismo dia del acontecimiento hípico. La murmuración se refiere, ñ veces a asnnLo insipnificantcSr C o m o su s u p u e s t a insistencia para que British Airways le ofreciera un vuelo especial desde MaBchesJcr a Londres lias haber sido desviado el suyo por las con dkjones meteorológicas. L a prÍDcesa h a c e historia Cuando parecía que se agolaban las proteínas del escíndalo Iparedd su libro si. brc siete cspofia reales coronadas lejos de sus pifan d i ori (P 5 n, Hubo una inícn a campafia de movilización y reclutamienío de escritores dispuestos a acusar a la autora de plagio descarado. Hasta el momento, cuatro alzaron la bandera de la indignación por haberse servido la autora de sus escritos, algunas 1 H a sido aoiisada de plagio por su libro sobre siete esposas reales coronadas lejos de siis países de origen