Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
OS meses de promoción dejan el alma exhausta. Cuando se ha contado tropecientas mil veces cómo empezó Mecano y por qué Impusieron al grupo este nombre de juguete, a uno (o a tres, que son los que lo integran) le acaba entrando la risa floja, la risa histérica de cansancio, del aburrimiento de oír, una y otra vez, el contestadpr automático que con nuestra propia voz responde, milagrosa y al parecer satisfactoriamente también, a las preguntas ajenas. Mecano volvió hace poco agotado por las entrevistas en Sudamérica. Y su- cantante, Ana Torroja- como los demás, suponemos- se dispuso inmediatamente a vivir, a comer discreta y sigilosamente del mundo, sin que los que luego oímos sus discos nos diéramos cuenta. Ya ha empezado a atesorar como la hormiguita del cuento, a dejarse discurrir para que le ocurran, o se les ocurran a todos, cosas con el tiempo. Sin mimbres nadie puede hacer cestos, y es lo que a uno le pasa la única tinta con que ellos saben escribir sus canciones. Mecano quiere que el nuevo disco, alrededor del que empezarán a dar vueltas para febrero, sea también genuino algo auténticamente diferente al que todavía colea Entre el suelo y el cielo Se bastan ellos solitos para colocarse el listón en lo alto, pero a buen seguro que no lo saltarán tan sólo por intentarlo. Al menos Ana se prepara a conciencia. Y todas las clases de canto, de baile o de inglés nunca serán suficientes para probar una verdad de Capricornio como un templo: que sus muchas ambiciones son más que realistas; que cuando se tiene esa voz y se es- e n serio- tan normal y tan lista, uno se puede esperar, con mucho trabajo y un poco de suerte, ser una Kate Bush algún día. Pero aquí, de momento, está complicado convertirse en cantante solista Y ni falta que hace cuando se tiene a Mecano, cuando se está dispuesto a llevar al agua el gato de Iberoamérica- aunque, con el sarampión político, Argentina se les resista- para luego asaltar el mercado europeo como se pueda. Ana Torroja, unos meses para comer del mundo D Patricia BALLESTERO SÁBADO 24- 1- 87 A B C 89