Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74, ABC ESPECEAGUfcOS SÁBADO Las dos caras de Vittorio Gassman Barcelona ha vuelto a dispensar una acogida de honor ai gran Gassman, reconocido tácitamente por las viejas y nuevas generaciones como uno de los pocos monstruos sagrados de la escena europea. (Inglaterra aparte. El teatro inglés tendrá siempre sus propias reglas. En realidad, Gassman es el último superviviente de una magnífica escuela de histriones que, a lo Jargo de los años, han sabido convertir su personalidad- y por supuesto, su talentoCambiando el tono, que no la intención, Gassman repitió el desafío de las interpretaciones múltiples en un programa televisivo que, allá por los años sesenta, gozó del fervor del público italiano: II mattatore Su repetición, incluso su fortuna crítica fuera de Italia, ha tenido que sortear etapas muy distintas y algunas sumamente pintorescas. Se le ha asociado a menudo con productos cinematográficos demasiado vulgares, cuando no deleznables. Y en una época concreta de su vida, en los primeros años de la década de los cincuenta, llegó a ir a Hollywood en calidad de dudoso latín lover para intervenir en dos de los productos más estúpidos de la t ivietro: Sombrero y Rapsodia. El asegura en sus memorias que sufrió! o indecible durante aquellos rodajes y recuerda con cuánta envidia paseaba por los decorados del Julio César de Manckiewicz preguntándose con angustia por qué no le habrían repartido uno de los papeles, pues a fin de cuentas contaba con cierta experiencia shakesperiana (un año antes había interpretado Hamlet en Italia) en centro de atención de sus espectáculos. Hace ya más de veinte años que el público barcelonés, o sus minorías, supo entenderlo así. A la sazón aplaudió sin reservas el impresionante tour de forcé que representaba el Gioco degli Eroi. Espectáculo antológico que condensaba en fragmentos diversos la predilección del actor por los personajes más grandes de la vida los Orestes, Kean y Hamlet, propuestos en clave de exhibición de facultades. dención. Y como nuestras únicas posibilidades de acercamiento al intérprete llegaban a través del cine, le tuvimos por un chuleta barriobajero a quien Hollywood intentó refinar... pero nunca como un Hamlet preocupado por renovar la escena italiana (las dos únicas películas más o menos serias que rodó para el mercado americano eran de bajo presupuesto y nunca llegaron a España) El equívoco se mantuvo gracias a los títulos, perfectamente inocuos, con que el cine italiano le obsequia a su regreso de la Américas, regreso que se produjo sin serios altercados con los directivos de La Metro... y títulos que, paradójicamente, intentaban importar la mediocre imagen que Hollywood le había prestado. Así, Gassman fue un impávido príncipe ruso destinado a aguantarle el abanico a Gina Lollobrigida en una cosa titulada La mujer más guapa del mundo. Volvió a vestir el: mismo uniforme para hacer de Anatolio en la costosa Guerra y paz, de King Vidor (de Tolstoi, quedaba poco; de Anatolio, menos) Y puestos a jugar al tópico fue un engorronado príncipe italiano que mostraba las bellezas de Siena a la señorita Diana Dors, triste remedeinglés de Marylin Monroe (el filme era Diana, la muchacha del palio. La primera intuición de un Gassman que justificase en algo su prestigio llegó a España con un filme que pasó desapercibido a las masas pero escandalizó a algunos entendidos. El más desaprovechado de los actores italianos se arrancaba unas cuantas espinas de golpe al dirigir e interpretar por su cuenta y riesgo una interesante filmación del Keen de Dumas, en la versión de Jean Paul Sastre. Fue un personaje clave en la vida de que un brillante intérprete shakesperiano llegado dé una diminuta península europea en forma de bota fuese preferido como fervoroso amante de Liz Tayler o Ivonne de Cario en melodramas tecnicoloreados. Y la imposición de este arquetipo- unido a una vida sentimental tumultuosa y sumamente noticiablefue una condena que el gran intérprete tuvo que soportar durante años. Alguien ha escrito que, mientras los especialistas se referían a él como una especie de Laurence Qliver italiano, el gran público seguía viéndole como En Barcelona se aplaudió sin reservas la angustiosa situación propuesta por Passolini El público descubrió en él una insospechada vena cómica: su versión caricaturesca de ciertos tics italianos. uno más entre tantos actores europeos malgastados por la inopia del cine de habla yanqui. Pero, a fin de no cargar al leoncitp de la Metro con todas las responsabilidades, conviene recordar que en su propio país Gassman sólo había aparecido en un tipo de cine no menos mediocre. ¡Cuánto esfuerzo malgastado antes de que pudiese dar, sobre los escenarios, su verdadera dimensión! Pocos actores habrán tenido que lucha r tan arduamente como él para escapar a los clichés e imponer paso a paso, batalla tras batalla una ejemplar honestidad; Intérprete shakesperiano La pregunta es innecesaria, acaso ingenua, sobre todo si recordamos la inspiración que guiaba a los ejecutivos de la Metro en aquella década ya lejana. El Julio César de Manckiewicz, una de las mejores reproducciones cinematográficas jamás obtenidas de cualquier obra de Shakespeare, fue promocionado en p Estados Unidos con la frase más grandiosa que Quo Vadis? (en la publicidad española se llegó al extremo de omitir el nombre del autor, considerado tabú para tas plateas) En tales circunstancias, a nadie ha de extrañar PREVISIÓN FINANCIERA, S. A. Compañía Española de Seguros de Vida Sede Social: Bambú, 12. Madrid Galán de fotonovela En sus primeros filmes de protagonista oficial, junto a las bellezas italianas típicas de la época (las maggiorate, las llamaban) llegó a hacer de enamorado teñido de rubio (como los galanes de las fotonovelas) industria muy próspera en aquellos años) o se disfrazó de pintoresco Casanova en El caballero misterioso para rematarla mala racha haciendo de jeque árabe a lo Valentino en Lo sparvjero del Nilo, que él mismo considera el punto más bajo de su carrera cinematográfica (en sus memorias se pregunta, asustado, si sus biógrafos le recordarán precisamente por este título fatal) Mi generación entabló conocimiento con Gassman a partir de melodramas más o menos realistas como Ana, Arroz amargo y, después, Mambo. Tres asuntos que se complacían presentándole como un malvado que se empeñaba en hacerle la vida imposible a una Silvana Mangano en continuo trance de re- PREMIOS POR SORTEO MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL SECRETARIA GENERAL PARA LA SEGURIDAD SOCIAL i Para los Planes de Previsión Familiar en combinación con la Lotería Nacional: Títulos de Capitalizadora Española, S. A. sorteo de 5 de enero. Amortización, símbolo 4675. Títulos de Ahorro y Capitalización, S. A. y Previsión Financiera, S. A. sorteo de 22 de diciembre. Amortización, 3772. Premio 772. Números del Plan de Previsión y Jubilación PJ (Emisión a partir de junio de 1986) Cifras del primer y segundo premios del citado sorteo de (a Lotería Nacional: Primer premio 772. Segundo premio 320. Sorteos ante notario (Planes antiguos) Títulos de Capitalizadora Española, S. A. sorteo de 12 de enero. Amortización, símbolo 1021. Títulos de Ahorro y Capitalización, S. A. y Previsión Financiera, S. A. sorteo de 31 de diciembre: R- 3 ordinario 1702 y 6252. Extraordinario 5616 y 9217. Símbolos: K. N. N. -B. S. J. W. G. U. -Z. F. K. -E. A. U. -N. U. U. -K. O. O. N. K. Q. Madrid, 15 de enero de 1987. TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL ANUNCIO CONCURSO PUBLICO NUM. 52 86 Objeto del concurso: Adquisición manual práctico de cotización al régimen general de la Seguridad Social. ofertas: A las trece treinta horas del día 6- 2- 87. Pliegos de condiciones: Serán facilitados en mano en la Secretaría General, Servicio de Administración, edificio Apolo XI (anexo) sito calle Astros, 5 y 7, del barrio de la Estrella de Madrid. Madrid, 13 de enero de 1987. Vencimiento plazo presentación