Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
XVI ABC ABC La última palabra Nace este rincón de nuestro ABC Literario, galena profana, libre de santones y consagrados, con el fin de presentar a los nuevos (y novísimos) autores en su mejor apuesta creadora. Apocalípticos e integrados, arcádicos y utópicos, entre lo in y lo trendy que tanto da, desfilarán ante este tribunal del viento para que el gran público los reconozca por su denominación de origen: la singular calidad de sus textos, sean poemas, relatos o esbozos artísticos 17 enero- 1987 Almndena Guzmán Entre tanto postmoderno de talle heimafrodita tu cuerpo inequívoco, tu cuerpo como músculo entrañable pero no blando que me descorcha el deseo. (Paréntesis entre el mundo y los pájaros. Un águila me marea con sus idas y venidas. En la nave gótica, los cirios nocturnos de mi ofrenda novicia parpadean. No es la humedad, no son los nudillos del demonio tras la ojiva. Es tu boca de incienso. Y el charol de mis botas se limpia los churretes en un charco de niebla. En un páramo de roca, liqúenes y horizonte amatista busco una moneda de oro, busco tres caracoles y cinco hormigas bajo el hielo. Tu ausencia es un pájaro, un gran pájaro que se mete en el cuarto- jaula de sudor- y me ronda incansable los ojos con sus alas sonámbulas. II Yo no duermo amor, yo no duermo. Nada mejor para hundirse del todo que ponerse de rime! hasta arriba, hasta arriba de colorete y vino tinto y luego acostarte con dos mantas con olor a naftalina y un peluche que ronque. De noche soy una gata con las manos tensas que resbala lentamente por un acantilado infinito. m Tu boca es una cuña que resquebraja mis sienes a cada vuelta de reloj. De las tres yo la más blanca. No tengo la nariz griega de Rosa, no me rebosa el escote como a Mercedes; mi cintura es sierva del aire y apenas levanto la vista cuando nos presentan. Pero te gusto. J V Yo, Ingrid, acabo de matar al Corsario de Hierro y me siento feliz, feliz y hermosa como nunca mientras recorro lentamente estas estancias rumbo al cuerpo del hombre que amo. Pronto he de adentrarme en el mar sin más vigías que la sangre. Y mi túnica flotará transparente entre el vino y las olas. Almudena Guzmán, una de las últimas revelaciones de la joven poesía, nació en Navacerrada (Madrid) en septiembre de 1964. Estudia el quinto año de Filología Hispánica. Ha publicado hasta el momento: Poemas de Lida Sal (1981) accésit del premio Puerta del Sol; La playa del Olvido (1984) premio Altair, y Usted (1986) accésit de! premio Hiperión.