Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 enero- 1987 ABC Hiera río Pensamiento y ciencias sociales ABC XIII El mercado en España: Historia de una desconfianza T. Martínez Vara (comp. Mercado y desarrollo económico en la España contemporánea. Siglo XXI (Madrid, 1986) 203 págs. RILLANTE y valiosa iniciativa la de la Junta del Puerto de Santander para conmemorar el bicentenario del Consulado del Mar: resumir en un sucinto volumen, fruto de un conjunto de conocidos especialistas, los problemas económicos más candentes que planteó la apertura de España al exterior en los dos últimos siglos. Es éste un campo donde la polémica ha sido y es vivaz, y en el que aún muchos interrogantes siguen sin respuesta. Sin embargo, de la lectura de este libro se deducen algunas conclusiones de alcance general, que resultan congruentes con otros hallazgos actuales de nuestra historia económica. Entre ellas, quizá la más conocida sea la del difícil avance de la economía de mercado en España. No sólo la accidentada orografía y las peculiaridades de la historia peninsular obstaculizaron la formación del mercado interior, sino que parece haberse perpetuado un atávico recelo al protagonismo del libre juego de la oferta y demanda en la economía española. Sería interesante abordar una historia comparada del intervencionismo gubernamental en la vida económica de las naciones europeas. Sabemos, por ejemplo, que después de la segunda guerra mundial ha habido países en los que el tamaño del sector público ha sido muy superior, en términos relativos, al caso de España. Pero después de conocer la colaboración del profesor Fuentes Quintana en este volumen, el lector no puede por menos de atribuir al aislamiento económico y al dirigismo e intervencionismo gubernamental en la economía una parte cierta de responsabilidad en el atraso comparativo de España en los últimos cien años. Es ésta la historia de una gradual y laboriosa modernización económica en la cual- según observa José Luis García Delgado- cada avance importante fue seguido indefectiblemente por una solicitud de protección estatal. Una historia en la que, además, nada parece indicar que haya habido correlación entre reforzamiento de la protección y progreso industrializador. Como deduce Leandro Prados en su revelador estudio, el saldo final en los períodos de apertura de la economía española al exterior fue positivo, y es en otros sectores en ios que hay que buscar las razones del atraso. A una conclusión no lejana de esta última llegan otros autores como Josep Fontana, Josep María Delgado y Tomás M. Vara: la dinámica del litoral peninsular, desde el siglo XVIII, no sólo obedecía a los estímulos del exterior, sino al trasfondo económico del interior. Pero no hay que olvidar que la conformación de la economía del interior se basaba, a su vez, en la mayor o menor apertura de las fronteras, y era éste un fenómeno dependiente de la voluntad política. Pedro TEODE OE LORCA Hacia una teoría empirista de la evolución de las instituciones sociales Hartmut Kliemt, Las instituciones morales. Las teorías empiristas de su evolución. Traducción de Jorge M. Seña. Ed. Alfa (Barcelona. Caracas, 1986) 229 págs. 750 pesetas L empirismo inglés es una de las coLa valoración de Hume es muy positiva: la rrientes fundamentales de la filosofía teoría empirista de la sociedad apenas ha europea. A través de su recepción y avanzado más allá de Hume por lo que restransformación en la obra de Kant, penetra pecta a la solución de los problemas básien el pensamiento del siglo XIX con el positi- cos (pág. 105) vismo y, ya en el XX, en el positivismo lógico y en la filosofía analítica. Normalmente, se ha En esta primera parte destaca la ausencia destacado su importancia en el ámbito de la de Locke y el escaso interés por el contracteoría del conocimiento y de la epistemología, tualismo, bien es verdad que no es fácilmente dejándose en ocasiones en un segundo plano compatible con un estricto empirismo. su importancia y significación para la filosofía social y moral. La segunda parte del libro constituye un análisis del llamado evolucionismo teóricoLa obra del profesor de la Universidad de social tradicional. Como el propio autor recoFrancfort Hartmut Kliemt Las instituciones noce, es muy dudosa la aplicabilidad de los morales constituye una muestra del interés datos obtenidos del examen de las sociedaque en el pensamiento alemán más reciente des animales y de las humanas primitivas a despierta la filosofía política británica, empi- las sociedades actuales. El propósito es la rista e individualista. La perspectiva del libro explicación del origen de las instituciones soes filosófico- moral: se trata de discutir los as- ciales artificialmente creadas y la elaboración pectos filosófico- morales de la teoría efnpirrs- de una teoría evolucionista del desarrollo sota anglosajona de las instituciones sociales. cial, a partir todo ello de la pretendida destrucción de la teleología en la ciencia contemEl autor entiende la expresión institución poránea. Para ello, son examinadas las teosocial de modo bastante vago, como el rías de Smith sobre el d e s a r r o l l o el conjunto de organizaciones creadas por los evolucionismo de Darwin y Wallace y el darhombres y que sirven de base a la conviven- winismo social americano centrado en Sumcia social. Las instituciones morales conner, Keller y Ward. cepto que no queda precisamente delimitado, son parte de aquéllas. Su propósito es contriLa tercera parte examina la posibilidad de buir a la discusión interdisciplínar de los prouna teoría empirista de las instituciones jurídiblemas fundamentales de la teoría social desde una perspectiva individualista- empirista. La cas y morales. El autor examina dos modelos elección de esta perspectiva, coincidente con sobre su aspecto normativo: el enfoque relas preferencias del autor, determina tanto la duccionista propio de la teoría ¡mperativista, índole de los problemas examinados como el que es rechazado, y el llamado normativismo empirista caracterizado por la adopción tipo de solución ofrecidas. del punto de vista interno, que es el que tiene La primera parte contiene la exposición de lugar cuando las normas simplemente se apli la teoría empirista de las instituciones, que in- can sin entrar en la evaluación de los interecluye el análisis- demasiado breve- del mo- ses en juego. delo de Hobbes, la crítica antihobbesiana de El propósito de esta parte es la elaboración Shaftesbury y la teoría de Hume, entendida como un acertado equilibrio entre ambas po- de un esbozo de teoría empirista del Derecho siguiendo los pasos de Hart. Se examinan así siciones. las nociones de validez, eficacia y vigencia Su valoración de Hobbes es bastante críti- del Derecho y la distinción entre aceptantes y ca, pero le reconoce el mérito de ser el pre- destinatarios de las normas. cedente de las teorías que van a ser consideEl libro concluye con una defensa del esradas como más aceptable por ser empirista, valorativamente escéptica, individualista y es- cepticismo moral frente a algunos de los artar orientada por intereses. Pero la atención gumentos en contra que le han sido presense centra en el análisis de lo que califica tados. como el paradigma maduro de la teoría empiLa articulación de las diferentes partes del rista de las instituciones: la teoría de Hume. Para el filósofo escocés, las reflexiones sobre libro parece algo forzada. El interés de las normas pueden ser objeto de un debate ra- cuestiones examinadas es patente, si bien la cional, pero el papel de la razón es puramen- adopción del punto de vista empirista es parte auxiliar, ya que no puede determinar los fi- cial e impide el tratamiento de algunos de los nes de la acción. Es examinada también la problemas fundamentales de la teoría de las naturaleza de la moral como producto del instituciones sociales. Una teoría empirista sentimiento, la simpatía como fundamento de del Derecho no puede suministrar una interlos sentimientos morales, el origen y funda- pretación radical del mismo, y el escepticismo mento de la propiedad y el origen del gobier- moral difícilmente puede servir para fundano civil y del Estado y las tres leyes funda- mentar moralmente las instituciones sociales mentales del Derecho natural la estabilidad y jurídicas. de la posición, su transferencia por consentiIgnacio SÁNCHEZ CÁMARA miento y el cumplimiento de las promesas. B E