Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
17 nero- 1987 un mito básico: los dioses se sacrificaron para crear al mundo; la misión de los hombres es preservar la vida universa) incluso la suya propia, alimentando a tos dioses con la sustancia divina: la sangre. Este mito explica el lugar central del sacrificio en la civilización mesoamericana. Así, la guerra no es sólo una dimensión política y económica de las ciudades- Estados, sino una dimensión religiosa. La guerra y el comercio son una política y, al mismo tiempo, un ritual. El triángulo se dibuja: comerciantes, guerreros y sacerdotes. En el centro: el monarca. El rey es guerrero, sacerdote y, en ciertos- momentos del rito, es una divinidad. ABC La historia mesoamericana puede verse como una inmensa y dramática ceremonia ritual ABC VII años y las eras, los planetas y las constelaciones. En resumen: la ciudad nos llevó al comercio, el comercio a la política y a la guerra, la guerra a la religión, la religión al sacrificio. En e! mito mesoamericano de la creación aparece con toda claridad la doble naturaleza del sacrificio: los dioses, para crear al mundo, derramaron su sangre; los hombres, para mantener al mundo, deben derramar su sangre, que es el alimento de los dioses. La figura de! monarcá- dios es la manifestación visible de la dualidad del sacrificio: el rey es guerrero (sacrifica prisioneros) y es dios (derrama su propia sangre) El sacrificio de los otros se realiza en la guerra florida el autosacrificio en las prácticas ascéticas de los monarcas. Arte maya El arte maya me sorprende de dos maneras. Una, por su realismo o, más exactamente, por su literalidad: las imágenes que nos presenta pueden leerse. No son ilustraciones de un texto: son el texto mismo. A la inversa de las del arte moderno, no son únicamente imágenes: son signos- imágenes. El artista, ai agruparlas y disponerlas conforme a cierto orden, nos presenta un texto. Esta literalidad se refiere, en primer término, a los temas de asunto histórico y realista: batallas, procesiones de cautivos, sacrificios, escenas del juego de pelota o episodios de la vida cotidiana, unos tiernos, otros atroces y otros cómicos. Pero la literalidad se extiende también al mundo sobrenatural y a la sintaxis de los símbolos, es decir, a las formas en que éstos se enlazan hasta formar conjuntos que son verdaderos discursos y alegorías. El aislamiento fue la causa principal de la caída de los pueblos mesoamericanos y de ella se derivan todas las otras, las biológicas La Los españoles eran dioses, se- y las técnicas, las militares y las políticas. euindefensión ante los virus y las epidemias res que venían del más allá ropeas diezmó a los indígenas; su inferioridad técnica y cultural los hizo víctirhas de las armas de fuego, la caballería de los conquistaLa fusión entre lo literal y lo simbólico, la- dores y las armaduras de hierro; no menos materia y la idea, la realidad natural y la so- cruciales fueron sus rivalidades intestinas, brenatural, es una nota constante no sólo en aprovechadas con suprema habilidad por el arte maya, sino en el de todos los pueblos Cortés. Sobre esto último debo decir algo que de Mesoamérica. Me parece que su arte es en general los historiadores omiten: las diviuna clave para comprender un poco mejor a siones entre los indios fueron el resultado natural del carácter circular de la historia mesu civilización. soamericana. Las luchas entre las ciudadesEs imposible entender en términos pura- estados duraron lo que duró su civilización, mente económicos, por ejemplo, la función es decir, dos mil años. Sin embargo, a difedel comercio y de los mercados precolombi- rencia de lo que ocurrió en otras partes del nos. Por un lado, como se ha visto, el comer- mundo, esas luchas no llevaron a la creación cio nos lleva a la política y la guerra; por el de un Estado u n i v e r s a l Ni M é x i c o- otro, a la religión y al rito. Lo mismo sucede Tenochtitlan ni sus antecesores- Tula y Teocon la guerra: no sólo es una dimensión de la tihuacán- lo consiguieron. Pero ¿lo intentapolítica exterior de las ciudades- estados, sino ron realmente? Lo dudo; entre las ideas filoque es una expresión religiosa, un rito. El eje sóficas y políticas de los mesoamericanos no de ese rito es doble: el sacrificio de los prisio- figuraba la noción del imperio universal. neros y el autosacrificio. A su vez, las prácticas ascéticas se enlazan con visiones del Me falta por mencionar lo más grave y deotro mundo. Por último, lo imaginario sobre- cisivo: la parálisis psicológica, el estupor que natural ha sido codificado por un pensamien- los inmovilizó ante los españoles. Su desconto religioso colectivo que nos sorprende por cierto fue la terrible consecuencia de su incasu rigor y por su fantasía. pacidad para pensarlos. No podían pensarlos porque carecían de las categorías intelectuales e históricas en las que hubiese podido enAislamiento y caída cajar el fenómeno de la aparición de unos seLa civilización mesoamericana es, como res venidos de no se sabía dónde. Para clasisus obras de arte, un complejo de formas ficarlos no tenían más remedio que utilizar la animadas por una lógica extraña pero cohe- única categoría a su alcance para dar cuenta rente: la lógica de las correspondencias y las de lo desconocido: lo sagrado. Los españoles analogías. La historia de estos pueblos- -trá- fueron dioses y seres sobrenaturales porque tese de la economía, la política o la guerralos mesoamericanos no tenían sino dos catese expresa o, más bien, se materializa en ri- gorías para comprender a los otros hombres: tos y símbolos. Como el caracol, su historia el civilizado sedentario y el bárbaro. O, como es un objeto material y un símbolo: un grito- decían los nahuas: el tolteca y el chichimeca. escultura. La historia mesoamericana puede Los españoles no eran ni lo uno ni lo otro; verse como una inmensa y dramática cere, -por lo tanto, eran dioses, seres que venían monia ritual. El tema de esta ceremonia, re- del más allá. Durante dos mil años las cultupetido incansablemente en variaciones sin ras de Mesoamérica vivieron y crecieron socuento, no es otro que el mito del origen: las; su encuentro con el otro fue demasiado creación destrucción creación destructardío y en condiciones de terrible desigualción creación... Abolición del tiempo lineal y dad. Por esto fueron arrasadas. sucesivo: el mitq (la historia) se repite una y otra vez, como los días y las noches, los Octavio PAZ La España Impertinente Eduardo Punset E 5 PA 5 A C A L P g j PONEMOS LA CULTURA EN SU SITIO