Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
PELÍCULAS FIN Viernes cine Especial medianoche Primera sesión John Huston, director de esta biografía de Toulouse- Lautrec Una escena que refleja el espinoso tema de Vestida de azul James Stewart en uno de sus soberbios personajes Moulin Rouge Director: John Huston. 1952. Color. Ciento quince minutos. Hoy, a las nueve treinta y cinco, por la Primera Cadena, en Viernes cine Vestida de azul Director: Antonio Giménez- Rico. 1983. Color. Noventa y tres minutos. Sábado, a las doce cuarenta, por la Primera Cadena, en Especial Medianoche Tierras lejanas Director: Anthony Mann. 1955. Color. Noventa y cuatro minutos. Sábado, a las cuatro y cinco, por la Primera Cadena, en Primera Sesión Biografía pasablemente amañada del pintor Henri de ToulouseLautrec, basada en una novela de Pierre La Mure, la película vale, en definitiva, más por lo que refleja del mundo en que el artista vivió, más precisamente el París finisecular y bohemio, que por lo que tiene de transcripción de la vida del célebre personaje, tullido, como se sabe, y, en consecuencia, abocado a un sentimiento de frustración inevitable. De producción británica y con reparto internacional, el filme, sin ser uno de los mejores de su realizador, a quien se deben obras maestras como El halcón maltes El tesoro de Sierra Madre La reina de África La jungla de asfalto o Fat City tiene, con todo, momentos fuertes, como son los de la muerte del protagonista y el baile del cancán por La Goukue y Valentin le Desosé, perfectamente encarnados por intérpretes que recuerdan fielmente a los numerosos retratos que de ellos hizo ToulouseLautrec. Y cuenta, por encima de todos los valores, con una prodigiosa fotografía de Oswald Morris. Obtuvo, en su día, nominaciones para los Osear a la mejor película, mejor dirección, mejor interpretación masculina y mejor actriz secundaria. José Ferrer personifica al pintor, en un alarde de técnica interpretativa, y a su lado destacan la francesa Colette Marchand y la húngara Zsa Zsa Gabor, que, por una vez, en su encarnación de la cantante Jane Avril, no resulta, como en ella es costumbre, absolutamente ridicula. 100 ABC Realizador, habitualmente, de películas de ficción, la última de las cuales, por el momento, es El disputado voto del señor Cayo Antonio Giménez- Rico ha optado, en esta ocasión, por el docudrama al tratar, de una manera directa, un tema tan espinoso como es, no ya el del travestismo, sino el de la transexualidad, que va más allá de dicho fenómeno y se ha acercado a él con respeto para quienes habiendo nacido morfológicamente hombres sienten y viven como mujeres. Seis son los personajes en los que se centra la atención del realizador, y la película se compone, básicamente, de entrevistas con los mismos, pero también de escenas reconstruidas -no siempre las más felices- y de acotaciones marginales. Los intérpretes si es que de interpretación puede hablar- se en esta atípica obra, se sinceran ante una cámara no por implacable en su escrutinio menos comprensiva, y a través de lo que cuentan- o a veces, de lo que notoriamente callan- nos permiten un acercamiento a unos seres marginados en parte por la sociedad y también en parte por voluntad propia, que viven en condiciones lamentables, dedicándose casi siempre a la prostitución más o menos encubierta. Los nombres de quienes se han prestado a la experiencia, discutible pero, por momentos, fascinante, son Lorenzo Arana, Rene Amor, José Antonio Sánchez, Francisco Pérez, Juan Muñoz y José Ruiz Orejón. Como ya se ha dicho, es difícil, a su propósito, hablar de interpretación en un sentido tradicional. Pero sí puede decirse que saben estar ante la cámara. El tándem que forman Anthony Mann, tras la cámara, y James Stewart, ante ella, es responsable de algunos de los mejores westerns de los años cincuenta, entre los que destacan Colorado Jim y especialmente Winchester 73 este último emitido por TVE no hace demasiado tiempo, y auténtica obra maestra del género. Tierras lejanas no está a su altura, pero posee, con todo, notable interés, y no sólo por la belleza de sus paisajes- s e rodó en Alaska- sino por el hábil guión de Borden Chase, que dio a Mann la oportunidad de llevar a cabo una brillante puesta en escena. Director injustamente olvidado, Mann no sólo destacó en el género aludido, aunque éste sea el que con mayor perfección cultivó, sino que se le deben una serie de películas, si no magistrales, sí excelentes, entre las que cabe citar Música y lágrimas e incluso el en su día subvalorado El Cid que rodó entre nosotros en la última etapa de su carrera, que terminaría bruscamente con Sentencia para un dandy durante cuyo rodaje murió repentinamente, siendo reemplazado en la dirección por el protagonista del filme, Laurence Harvey. Como nota anecdótica, digamos que fue el primer marido de Sara Montiel, a quien dirigió en uno de sus títulos hollywoodenses, Dos pasiones y un amor Flaquean, en el reparto, las dos figuras femeninas del mismo, pero en contrapartida el trabajo de James Stewart es soberbio y el del veterano Walter Brennan sencillamente genial. VIERNES 16- 1- 87