Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c Este año quedan cosas duras en Reunión de los ocho grandes en la sede delBanco Central industria, según Economía El CDS pide una explicación en las Cortes Bienvenida a Emilio Botín Ríos y Pedro Toledo Madrid. J. G. M. Ayer se reunieron los presidentes de los ocho grandes bancos españoles a almorzar, como es tradicional en los últimos años, en la sede del Banco Central. Esta reunión tuvo un cierto carácter especial por la bienvenida a Emilio Botín Ríos y Pedro Toledo, y por la despedida a Emilio Botín López y Ángel Galíndez. A la reunión asistieron el presidente del Banco Central, Alfonso Escámez; Pablo Garnica, del Banesto; José Ángel Sánchez Asiaín, del Bilbao; Claudio Boada, del Hispano Americano; Ángel Galíndez (actual presidente) y Pedro Toledo (que tomará posesión el próximo día 30) del Vizcaya; Emilio Botín Ríos y Emilio Botín López (presidente saliente hace un par de meses) del Santander; Luis Valls Taberner, del Popular; Miguel Boyer, del Exterior, y Rafael Termes, presidente de la Asociación Española de Banca, AEB. En esta ocasión tuvieron acceso los informadores gráficos, presentes en gran número, junto con tres emisoras de televisión. En la mesa, a la derecha del anfitrión, Alfonso Escámez, se sentó Ángel Galíndez, y a su izquierda, Emilio Botín López. El almuerzo consistió en langostinos, lenguado rebozado, carne de cordero asada y soufflé de café. Aunque no se trataron asuntos estrictamente técnicos, sí se abordaron, entre otros, el convenio colectivo pendiente del sector (el de 1986 y el del año actual) Especialmente, por la importancia que supone el complemento de las pensiones del personal jubilado, según se tenga en cuenta la cobertura actual o la vigente en 1985 de las pensiones públicas (que viene a duplicar las cifras) A estos efectos, el Banco de España obliga a dotar fondos que cubran totalmente estas necesidades, con plazo máximo a final de este año. También se abordó la próxima liberalización de los tipos de pasivo, que el secretario de Estado de Economía, Guillermo de la Dehesa, anunció para antes de final de este mes. A juicio de los presidentes de los ocho grandes bancos esta medida, que supondrá un encarecimiento de los recursos bancarios, debería ir precedida de una reducción fuerte en los coeficientes obligatorios, a fin de evitar una repercusión excesiva sobre el coste del crédito. Madrid. Ángel García Moreno El Ministerio de Economía considera que este año quedan cosas duras por hacer en política industrial. Esta idea confirma las opiniones expresadas por Guillermo de la Dehesa, cuya comparecencia en las Cortes ha sido solicitada por el CDS, iguai que la de Croissier, para que expliquen sus recientes contradicciones. Las contradicciones y diferencias de criterio dentro del equipo económico socialista pueden convertirse en una nueva bomba de relojería que le estalle a Felipe González en las manos, como ocurrió hace un año con la crisis Boyer La desautorización del ministro de Industria, Luis Carlos Croissier, y del PSOE a unas palabras del secretario de Estado de Economía han abierto una nueva brecha en ese equipo económico, ya dividido ante la concertación social. Las declaraciones de Guillermo de la Dehesa coinciden con la opinión del Ministerio de Economía, que fue expuesta por uno de sus máximos representantes poco antes de que terminara 1986 al decir que quedan cosas duras por hacer en 1987 en materia de política industrial La patronal del acero, por ejemplo, evalúa en 18.000, aproximadamente, los trabajadores que sobran en el sector y, según fuentes empresariales, algunas empresas se plantean este año su viabilidad. Guillermo de la Dehesa, que no pertenece al PSOE, además del apoyo de Solchaga, fue convencido por el propio Felipe González para que se quedara en la Administración y renunciara a las ofertas que tenía del sector privado. Ayer el secretario de Estado de Economía manifestó que no merecía la pena continuar la polémica y añadió: Parece que no estoy informado. La contradicción se ha planteado, por tanto, a nivel de lenguaje entre los Ministerios de Industria y Economía. Mientras los altos cargos de este departamento hablan del paso de la reconversión traumática a la permanente el segundo es más claro. Hace unos meses, el propio Carlos Solchaga decía en las Cortes que aún quedaban procesos de ajuste importantes por concluir Creo que algunos de ellos serán poco traumáticos... y otros, sin embargo, pueden tener todavía problemas. Este doble lenguaje de los dos departamentos ha movido al portavoz del CDS, Agustín Rodríguez Sahagún, a solicitar una comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados del ministro de Industria, Luis Carlos Croissier, y del secretario de Estado de Economía, Guillermo de la Dehesa, para que ambos expliquen a la Cámara las declaraciones contradictorias que han realizado sobre una nueva fase de reconversión. Por su parte, el secretario general de la Federación de Construcción de UGT, Manuel Garnacho, pidió el cese del ministro y el secretario de Estado de Economía, y CC 0 0 calificó de hipócrita los desmentidos desde áreas del Gobierno de una nueva fase de reconversión industrial. En las relacciones con los sindicatos y la concertación social tiene Solchaga otro punto difícil. Ayer Nicolás Redondo se mostró pesimista sobre las posibilidades de alcanzar un acuerdo interconfederal. A pesar de ello ha solicitado una reunión con la CEOE. Tirando a dar AVENTURAS DE GUILLERMO TELL Con la aventura de Guillermo de la Dehesa un nuevo Schiller podría escribir un drama y un Rossini moderno una ópera. De momento, los periodistas sólo tenemos material para un saínete. El recién nombrado secretario de Estado de Economía ha tenido el valor de exponer claramente la necesidad de una segunda reconversión industrial. Sus declaraciones no han sido una ingenuidad política, ni mucho menos un alobo sonda. Ha expresado con libertad y honestidad lo que otros responsables de la gobernación del país, y de la política económica diluyen en ambigüedades o difuminan, sin rostro, en fuentes próximas al Ministerio Como el legendario héroe suizo, célebre por sus cualidades de ballestero, Guillermo de la Dehesa ha probado su puntería disparando sobre una manzana como la de la política industrial situada sobre la cabeza, esta vez, de los responsables de la inacabada reconversión y la nonata reindustrialización. Y lo ha hecho con el mismo espíritu con el que los cantones suizos en el siglo XIV se sublevaron contra la dominación de Austria. Se ha negado a saludar el sombrero del miedo colocado sobre el tilo del Poder. Y eso, claro, es una aventura que ojalá no acabe como la de Guillermo Tell: encarcelado por el protector y ahogado en el río turbulento de la Historia. Luis Ignacio PARADA El tabaco negro sube entre 2 y 5 pesetas Madrid La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, aprobó ayer una subida del precio del tabaco negro, que oscila entre las cinco pesetas en que se incrementa el precio de la cajetilla de Ducados y las dos pesetas del Celtas. El primero pasará a costar por tanto. 47 pesetas la cajetilla, el Celtas corto subirá a 23, y el largo a 25 pesetas. En cuanto a los extra con filtro aumentan su precio de 35 a 39 pesetas. Con esta medida se cumple lo establecido en la ley de Impuestos Especiales, que prevé el aumento de 4 puntos anuales en el tipo del impuesto que grava el tabaco negro, hasta que se alcance el mismo tipo de gravamen que el vigente para el tabaco rubio.