Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL VIERNES 16- 1- 87 La vieja Rusia se resiste a las reformas de Gorbachov Las Repúblicas asiáticas, uno de los mayores peligros potenciales Mijai! Gorbachov afronta un momento decisivo en su plan de reformas en la URSS. Frente a una activa política exterior donde se ha visto beneficiado por su juventud e indudable carisma frente al inmovilismo anterior, en política interna los problemas y obstrucciones de la vieja guardia han llegado a encolerizar a la Moscú. Alberto Sotillo En las Repúblicas asiáticas de la URSS apenas existe la disidencia política al modo de las Repúblicas europeas soviéticas, pero el peligro potencial de una explosión de resentimientos nacionalistas y religiosos en tales territorios preocupa tanto o más al Kremlin que a la pacífica oposición de la disidencia rusa, báltica o ucraniana. La violencia con que estallaron los disturbios de Kazajstán es algo a lo que no está acostumbrado Moscú. Según las últimas informaciones de la Prensa soviética, los sucesos tuvieron todo el enconado aspecto de un conflicto racial. Los manifestantes emplearon palos y barras de hierro contra Fuerzas del Orden y ciudadanos rusos, cometieron saqueos, incendios y se entregaron a todo tipo de desórdenes Fuerte inquietud tras el estallido violento del nacionalismo en Alma Ata nueva dirección. Las dificultades que sufre Reagan pueden ser aprovechados por la diplomacia soviética (véase la aparente retirada de Afganistán) pero los disturbios nacionalistas de Alma Ata y el aplazamiento desde hace meses del Comité Central son dos puntas de los icebergs de problemas que afronta Gorbachov. economía de la República en un práctico monocultivo de algodón, que la hace hoy mucho más dependiente que nunca del resto de la URSS. quiso convertir esta antigua tierra para ganadería trashumante en el granero de la URSS, mediante un colosalista plan de tierras vírgenes por el que todavía se preguntan los soviéticos si mereció la pena que se sacrificaran tantos esfuerzos y dinero. El Ejército Los dos principales instrumentos de unificación en los territorios asiáticos han sido el Ejército (donde un 91 por 100 de los generales tienen apellido eslavo) y la lengua rusa, idioma básico para la enseñanza de otras disciplinas. Pero a ambos instrumentos, Gorbachov ha querido añadir otro mucho más ambicioso: la educación atea y antirreligiosa que prevenga una extensión hacia la URSS del integrismo islámico desde Irán y Afganistán. En la URSS hay unos 50 millones de musulmanes, lo que podría convertirla en el quinto Estado musulmán en importancia numérica de todo el mundo. La fuerza con que se extiende la fe islámica por su territorio asiático y la connivencia que muestran con la misma los responsables autóctonos del partido en estas Repúblicas suponen uno de los principales quebraderos de cabeza del Kremlin, que ve cómo en lugar de poner una barrera, sólo ha conseguido aumentar el peligro de la extensión del fundamentalismo islámico tras su intervención en Afganistán. Diferencias étnicas En la actualidad, entre más de 15 etnias diferentes, la población rusa aventaja ligeramente en número a la kazaka en esta República, aunque esta última tiene una tasa de natalidad superior a la rusa. Tradicionalmente, el pueblo soviético europeo ostenta mejor situación social y económica que el kazako, pero a la sombra protectora del antiguo jefe del partido en esta República, Dinmujammed Kunaev, una élite de kazakos estaba desplazando a los rusos en algunas de las más prestigiosas Facultades de la Universidad de Alma Ata. A diferencia de otras capitales soviéticas, debe decirse que en Alma Ata no existen barrios distintos para cada etnia, sino que éstas se mezclan en los uniformes barrios- colmena de la capital kazaka. Una mezcla que, no obstante, no comporta el matrimonio interracial, que apenas supera un 6 por 100 del conjunto de matrimonios, una tasa superada a la baja por Kirguisia (4,5 por 100 del total) y sólo ligeramente superior a la de otras Repúblicas centroasiáticas. Mariana Pineda soviética Los nacionalistas kazakos ya tienen su Mariana Pineda G. Sabitova, maestra condenada a cinco años de capo por confeccionar una pancarta. Observadores occidentales creen que ésta es sólo una muestra de las replesalias que esperan a los nacionalistas. En cuanto a la organización local del partido se espera una purga similar a la llevada a cabo recientemente en la República asiática de Uzbekistán. Así lo presagia la salva de acusaciones que los define como una mafia nepotista, con espíritu de campanario que todo lo regula en función del compadreo y los lazos familiares y que ocultaba mediante la exageración en las cuentas lo que no alcanzaba su incompetencia y corrupción Los problemas, las acusaciones y las inquietudes de Moscú son muy similares para las cinco Repúblicas centroasiáticas de la URSS: Kazajstán, Uzbekistán, Kirguisia, Tadyikistán y Turkmenia. Parte de la herencia del imperio zarista que Lenin aceptó de buena gana. Territorios que perdieron su comunicación con Occidente al caer en desuso la antigua ruta de la seda que los atravesaba. Culturas milenarias, pueblos sedentarizados con mano de hierro. Antiguas ciudades prohibidas de sonoridad legendaria donde hoy cohabita una chocante síntesis de tradiciones autóctonas y cultura soviética. Curiosamente, e! lugar donde ha querido la historia que se desvelaran las tensiones existentes en estos territorios es la República donde se había desarrollado un proceso de rusificación más intenso. Kazajstán, una su perficie de 2.700.000 kilómetros cuadrados- -equivalente a unas tres cuartas partes de Europa occidental- habitado por cerca de 15 millones de personas. Aquí Stalin forzó la sedentarización de un pueblo nómada al precio de un millón de vidas. Después Kruschev Fracaso en Afganistán La milenaria tierra de Kirguisia sobre las montañas del Pamir (3 millones de habitantes) el árido desierto de tierras negras de Turkmenia (2.800.000 habitantes) y, especialmente, la cuña entre Afganistán y China que constituye Tadyikistán (4 millones de habitantes, la etnia más antigua de Asia Central) intentaron ser la brecha a través de la cual la URSS quiso contrarrestar la influencia occidental e integrista en el mundo islámico mediante la penetración de su propia cultura ofrecida como alternativa para combatir el subdesarrolio. En el presente, este proceso se ha invertido y la influencia soviética sobre Pakistán, Irán y Turquía, soñada por Breznev, se bate en retirada tras el estrepitoso fracaso que para tal política ha supuesto la intervención sobre Afganistán. Estos territorios han pasado de ser la cuña soviética en el Islam a convertirse en zona amenazada por el integrismo musulmán y la más delicada de sus fronteras. Una situación que el Kremlin no está habituado a soportar. Y si en el pasado eran enviados maestros, ingenieros, traductores y especialistas a estos territorios, hoy, a tal flujo, se le une un número creciente de mandos militares, tropas, hábiles políticos de origen ruso y legiones de educadores que ponen de manifiesto el nerviosismo creciente con que Moscú contempla las tierras heredadas del Imperio zarista. Rusificación En Uzbekistán, 449.500 kilómetros y unos 11.800.000 habitantes, la rusificación ha avanzado a un paso mucho más lento. El antiguo Estado de Sogdiana e imperio del poderoso Tamerlan conserva entre monumentos a Lenin, palacios de cultura del partido y otros vestigios soviéticos algunos de sus tradicionales modos de vida, tan intactos como las esplendorosas construcciones del pasado de Samarcanda, Bujara y otras ciudades. El uzbeko disfruta de un nivel de vida bastante aceptable para el patrón centroasiático, incluso superior al existente en la zona central de Rusia. Este bienestar, sin embargo, se ha realizado a costa de concentrar toda la iilfiSIIWS ÍBffiS Hi fftPUÉRTOS 1 tJLBftmfeÉs ¿mmfaL- jw j liMHflil 2 ÍIÍIB 7 W VJ CLARA bÉL. RÉVCsr v Teís ¿413.5114- 41351 96 Procedentes de limpieza pública. Razón: José Masanet. La Alameda, 10, Tlf. (965) 221145. Alcoy CUBAS DE AGUA Y CAMIONES EN BUEN USO