Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 16- 1- 87 INTERNACIONAL -ABC, pág. 27 ble a la guerrilla, que mostró el mismo jueves su desacuerdo con las medidas de Kabul, al atacar al Ejército afgano en el primer día de entrada en vigor del alto el fuego. Pese a ello, el Gobierno afgano insiste en su deseo de crear una brecha entre los rebeldes, mediante la reiteración de su propuesta para formar un Gobierno de coalición con los elementos monárquicos y centristas que se apartarían así de los sectores integristas musulmanes, mayoritarios en la guerrilla. Para completar su ofensiva diplomática, el Kremlin, a través de su portavoz, Guenadi Guerasimov, anunció también la retirada para la próxima primavera de una división motorizada y algunas otras divisiones emplazadas en Mongolia país asociado de la URSS y fronterizo con China. Tal retirada ya había sido directamente sugerida por Gorbachov en su discurso de Vladivostock, en julio de 1988. En aquellas fechas, China, que condiciona un mejoramiento de sus relaciones con Moscú a la retirada del Ejército soviético de la frontera común y de Afganistán, ya desestimó con prontitud la iniciativa soviética, que consideró meramente simbólica e insustancial. El número uno afgano preparó así el terreno para el anuncio de un calendario condicionado para la retirada de las tropas soviéticas, o al menos del plazo en que sería posible la misma, que, según observadores y diplomáticos occidentales, podría tener como foro idóneo las conversaciones indirectas afganopaquistaníes que se reanudan el próximo mes de febrero. En este contexto, el alto el fuego para las tropas gubernamentales es evaluado como una operación de seducción preparatoria de la formulación de un calendario de retirada de tropas, que estaría fundamentalmente dirigida a Pakistán, principal apoyo de la guerrilla y país que también da muestras de fatiga ante la prolongación de la guerra. El líder afgano subordinó la retirada de las tropas de la URSS a ia respuesta de la otra parte... Al cese de cualquier forma de agresión desde el exterior Una alusión que aunque toma en cuenta ¡a guerrilla, parece dirigida fundamentalmente a Pakistán. La URSS condiciona hasta el presente la retirada de sus tropas de Afganistán a un cese de ia ayuda prestada por el Gobier- Ofensiva diplomática de Gorbachov sobre Afganistán Kabul decreta un alto el fuego unilateral Moscú. Alberto Sotillo El líder del Gobierno afgano, Najibullah, anunció durante el transcurso del primer día en que entra en vigor el alto el fuego decretado para las tropas gubernamentales, que la Unión Soviética y Afganistán han llegado a un acuerdo para preparar las condiciones que favorezcan una retirada total de las tropas soviéticas no de Islamabad a la guerrilla, que tendría su plasmación más concreta en el cierre de la frontera afgano- paquistaní. Esta exigencia es replicada por Pakistán con la petición de que la URSS retire sus tropas en un plazo no mayor de seis meses para evitar que el Ejército soviético aproveche el aislamiento de la guerrilla para aplastarla antes de su retirada. Más radical es el rechazo de la guerrilla que no toma en consideración ningún plazo, sino que desea una retirada fulminante, con la garantía de que ellos no lanzarían ningún ataque- ai Ejército soviético. Según diplomáticos occidentales, Moscú, que ha defendido un plazo de cuatro años para la retí- Mijail Gorbachov rada de sus tropas, podría estar dispuesto a reducir este tiempo a dos años. Sin embargo, tal propuesta sigue pareciendo intolera- Washington, escéptíco ante las medidas afganas de Moscú Se espera una nueva oferta de desarme Nueva York. José María Carrascal Washington ha acogido con alivio entremezclado con sospecha ia forma como ha empezado la séptima ronda de las negociaciones de desarme en Ginebra. En vez de lanzarse directamente a! debate, ios rusos propusieron que ios jefes de delegación se reunieran a solas para una comida. Se aceptó sin objeciones. Hubo así ocasión de que el a éste alcanzar un acuerdo de veterano Kampetman conociese desarme, que hiciese olvidar el a su nuevo interlocutor, Yuli Vo- entero Irangate Sólo si Moscú rontsov, y viceversa, teniendo muestra más flexibilidad en perambos oportunidad de intercam- mitir las pruebas de tos sistemas biar impresiones sin el toma y de armas espaciales fuera del ladaca del intercambio oficial, para boratorio, y si Reagan está disel que habrá tiempo. puesto a poner un límite a estas ¿Es ésta una buena o mala pruebas, hay posibilidad de señal? Los observadores dicen acuerdo. ¿Fue lo que intentaron que ni una cosa ni otra. Esperan Vorontsov y Kampelman entre que tarde o temprano los rusos plato plato? Posiblemente. Lo ya saquen del sombrero su conejo, improbable es que encontrasen campos de convergencia. para venderlo tanto a sus interlocutores como al público general. Pasa un poco como con las Incluso se conoce ya cuál va a retiradas soviéticas, que provoser ej conejo: una propuesta can más escepticismo que otra para (imitar 4 as pruebas nuclea- cosa. La de Mongolia se toma res que Heve consigo la congelacomo un sustituto de la de Afgación del desarrollo de la Iniciativa nistán, por ver si cuela entre la de Defensa Estratégica o guegente que no sabe mucha georra áe las galaxias Si ése sigue grafía. La de Afganistán es, de siendo su último objetivo, van a momento, un espejismo. Como encontrarse con una negativa de casi todo en las relaciones entre Reagan, por mucho que gustaría las dos superpotencias. La reunión USA- UKSS de Ginebra comenzó con un almuerzo Las sesiones de trabajo se reanudarán hoy Ginebra. S. de Mendieta La séptima ronda en las negociaciones sobre el desarme empezaron bajo ei signo del cambio al frente de la delegación soviética. Los rusos estrenan un nuevo estilo. Como comentó el portavoz de Kampelman a ABC, la parte soviética deseó sustituir el primer día por un almuerzo entre los jefes de las delegaciones. Se espera que hoy prosigan nación de todas las armas nulas sesiones de trabajo, interrum- cleares. pidas por dos meses y medio, Por parte estadounidense tratando todos los temas pendientes que comprenden las tres compartieron la Mesa redonda el cestas sobre armas estratégicas, secretario del Pentágono, Rimisiles de medio alcance y el chard Perle, conocido en el amnuevo sistema de defensa espa- biente como halcón y el concial norteamericano, denominado sejero del presidente Reagan, popularmente guerra de las ga- Robert Linhard. Los llamados centros antirriesgos deberán ser laxias instalados en Washington y én La expectación en cuanto a Moscú, y facilitarán el intercamlos resultados concretos de esta bio de información militar y técniséptima minicumbre entre las ca para minimizar considerabledos superpotencias se ha reduci- mente el peligro de una guerra do considerablemente, hasta tal atómica por causa de error. punto que el hablar del desarme produce un enorme aburrimiento. En cuanto a las negociaciones Los ginebrinos ni siquiera hacen sobre el desarme, tanto Voroncaso a ia ida y venida de los di- zow como Kampelman se mosplomáticos, amén del calendario traron optimistas, manifestando de trabajo establecido por Moscú su voluntad de avanzar en la clay Washington en su afán propa- rifiactón del entramado técnico gandístico de demostrar al mun- para facilitar cuanto antes soludo lo mucho que desean la elimi- ciones políticas al máximo nivel.