Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
VIERNES 16- 1- 87- OPIMON -A 8 C, pág- 15 A Reina Sofía asistió anoche en el Teatro Real de Madrid al concierto del gran pianista yugoslavo Ivo Pogorelich, que a los veintiocho años es ya una figura de la pianística europea. Una vez más la Corona ha estado presente en un acontecimiento cultural de primera línea. El amor por la música de la Reina se incardina en esa decisiva labor de apoyo a la Cultura que la Institución viene llevando a cabo desde 1975. Hace unos días, los Reyes entregaban los premios de investigación; el pasado mes dé diciembre la Reina inauguraba el Congreso sobre Miguel de Unamuno en Salamanca... No ha habido en estos once años suceso cultural ni científico de relieve que haya carecido de la presencia o del estímulo de la Corona, se tratara de la inauguración de la última expos i c i ó n P i c a s s o o la del Centro Astrofísico de Canarias, de la asistencia a los foros europeos científicos o de la entrega de las medallas de Bellas Artes. La institución quebró, en los días iniciales de la transición, el muro que separaba a la clase intelectual y artística de los poderes públicos en el régimen anterior al auspiciar la creación del Premio Cervantes, que se concedió en su primera edición al eminente Jorge Guillen, largos años exiliado en América. La entrega- de estos premios se ha convertido en una de las celebraciones de mayor prestigio del sistema democrático. La Dinastía se muestra así fiel a una tradición que ha hecho posibles El Escorial y el Museo del Prado, las dos grandes Casas de España; que permitió la carrera de Goya y la formación, de niño, de Paul Casáis; que pobló España y América de bibliotecas y museos de primer orden. El gesto de Felipe IV trazando la Cruz de Santiago sobre el negro traje de Velazquez en Las Meninas representa en grado máximo la vocación cultural de la Institución. Este apoyo decidido a la actividad cultural y científica posee un amplio alcance. Da uno de sus sentidos más profundos a la función de reinar, sin la cual hoy en España no habría democracia. La ejemplaridad inherente a esta acción en favor de la Cultura hace de la Corona auténtico motor del desarrollo intelectual del pue- L LA REINA, EN EL REAL blo español: un desarrollo que. es tanto cultural cómo político, en la acepción más honda de este término. La democracia se asienta sobre la libertad. de elección de los ciudadanos, pero sin mínimos niveles culturales no existe democracia verdadera, pues esa libertad constituiría sólo una apariencia. La tradición secular del mecenazgo se ha trocado en defensa y estímulo de las energías creadoras de la socied a d La r e c e p t i v i d a d colectiva ante los grandes fenómenos culturales sirve de subsuelo fértil a la necesaria fortaleza social. La Institución demuestra así su capacidad de adaptación a las exigencias del presente al igual que las grandes monarquías europeas. Al acudir al Teatro Real a escuchar a Ivo Pogorelich, o a Bernstein, o a Yehudi Menuhin, la Institución deja constancia de su amor por la música, a la vez que trasciende la coyuntura artística y apuesta por la cultura y por la libertad. A Banca ha sido en todo tiempo la palanca más potente del desarrollo económico, sin excluir aquellas etapas en las cuales haya sido mayor el impacto de la dedicación de fondos públicos a la creación o subven ción de empresas nacionales o a la realización de grandes obras de infraestructura. Y esta grande y permanente obra de la Banca en favor del progreso nacional ha sido posible porque los Bancos- -destacadamente los grandes Bancos- -lograron siempre mantener una sólida base de confianza en virtud de la cual afluyen libremente hacia ellos las masas de ahorro generadas por la actividad económica de los españoles. Masas de ahorro que, naturalmente, los Bancos vuelven a canalizar en inversiones que el proceso económico necesita. En cualquier caso, sin actuar de acuerdo con idénticos criterios, sin constituir en momento alguno un conjunto corporativo o estamental de presión, operando L REUNIÓN DE BANQUEROS L U PRESIDENCIA DEL PARLAMENTO EUROPEO AS discrepancias editoriales de nuestro periódico con relación a la ideología de Enrique Barón han sido expresadas muchas veces en esta misma página. Como también los elogios que en no pocas ocasiones hemos dedicado a los aciertos en su gestión política. Enrique Barón aspira ahora a la presidencia del Parlamento Europeo. Sin rebajar un ápice nuestras discrepancias ideológicas con lo que representa Barón, consideramos conveniente, en líneas generales, para los intereses de España que sea un español razonable quien ocupe este puesto. En el futuro, cuando la unidad política europea sea un hecho, los criterios de apoyo podrían ser otros. En cualquier caso, este periódico se alegrará siempre de que un español de actitud moderada ocupe la presidencia de la Cruz Roja, del Comité Olímpico Internacional, de las Naciones Unidas, la Secretaría General del Consejo de Europa o la presidencia del Parlamento Europeo. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, H. de Góngora, J. Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Befasátegui (Sábado Cultural) A. Fernández (Economía) J. I. 6 a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R Gutiérrez (Continuidad) L U Nicolás (Reportaos) C. Mantona (Continuidad) J, Orno (Edición) L i. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Casíeto (Colaboraciones J. M. Zutoaga (Nacional) Secciones: J Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J. Espejo (Confección) J C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badia (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascues (Madrid) J A. Sentís (Nacional) J L. Martín Descalzo (Religión) M. A. Martín (Sanidad) D. Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J A. G a Valenzuela Teléfonos: Centralita (lodos los servicios) 435 84 45. 435 60 25 y 435 31 00 Tólex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A. cada uno con sus criterios propios y orientados por sus particulares líneas de expansión, la Banca ha sabido, como decimos, mantener y acrecer la confianza que suscita, ha cumplido y está cumpliendo admirablemente su función financiera y ha demostrado, además, que posee la capacidad operativa suficiente para asumir los retos distintos que plantean a su difícil misión políticas económicas de diverso signo y coyunturas muy diferentes. Desde esta perspectiva que comprende a la Banca en su pluralidad institucional, es enteramente adecuado al tiempo de cambio que vivimos, la continuidad de este tipo dé encuentros entre los g r a n d e s b a n q u e r o s en amistoso ritual y discreto almuerzo. No faltan en efecto para este tipo de reuniones motivos de común relación, de compartida concurrencia en el mercado del dinero, tan puntual y puntillosamente delimitado a veces, menos por imperio de unas normas homologables con las de otras naciones con modelo de economía libre, que por voluntad de unas políticas tocadas de intervencionismo cierto. La función de la Banca española, luego del. severo reajuste y reconversión experimentada durante estos años- -que se ha hecho ciertamente con unos costes sociales mínimos- sigue siendo especialmente necesaria en estos momentos: para el más eficaz comportamiento del sistema productivo español, abocado a las condiciones de competencia comunitaria, y para soporte del propio sistema i Naturalmente, la Banca afronta ahora problemas específicos que se proyectan con genérica igualdad hacia su conjunto. Cabría aludir, luego de la integración de España en la Comunidad Económica Europea, a las disposiciones legales que le permitan actuar en condiciones de igualdad competitiva con la Banca extranjera. O aludir, también, a la liberalización de depósitos o coeficientes. Pero aunque los problemas sean comunes y sea de general aplicación la legislación bancaria, los Bancos conservarán su propia identidad y, dentro de la libertad operativa y de la lícita competencia, adoptará cada uno sus soluciones, su política propia.