Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 14- 1- 87- ESPECTACULOS -ABC, póg. 65 El enfañt terrible Ivo Bruce Springsteen, el héroe americano, Pogorelich actúa hoy en el Real se cierne sobre la URSS Una gira que abriría el intercambio cultural Nueva York. José María Carrascal En vez de bombas atómicas, los Estados Unidos sopesan la posibilidad de enviar a la Unión Soviética cantantes de rock, que en algunos aspectos pueden ser más explosivos. Ya se ha sondeado a Bruce Springsteen y a Biíly Joel para ver si están dispuestos a un intercambio cultural en forma de gira con aquel país. La Reina Doña Sofía asistirá al concierto Madrid. Julio Bravo Ivo Pogorelich reúne en su persona dos famas la de enfant terrible y la de músico excepcional. Hoy, el pianista yugoslavo, de veintinueve años, actúa en el Teatro Real en un concierto al que asistirá Su Majestad la Reina Doña Sofía. Un recital anunciado para el 13 de diciembre pasado y que tuvo que ser suspendido. Bruce Springsteen Las perspectivas son bastante buenas. Joel ha contestado ya que está interesado y que sus compromisos le permiten salir hacia allí el próximo mayo. Springsteen, o más exactamente su agente, no ha respondido todavía, pero se tiene la esperanza de que acepte. Claro que hay todavía que contar con el visto bueno de la autoridades soviéticas. Con Joel no habría problemas, pues participó en el Festival de La Habana en 1979, lo que le hace relativamente seguro para aquellos regímenes. Springsteen, en cambio, es un valor desconocido, y su carácter de héroe popular norteamericano trovador de la esencia misma de este pueblo, puede causar allí ciertos recelos. A parte de que se halla tan atado con contratos que no va a ser fácil encontrar un hueco en su programa. Los intercambios culturales entre las dos superpotencias arrancan del Tratado firmado durante la cumbre de Ginebra, en noviembre de 1985, después de la congelación que habían sufrido a raíz de la invasión soviética en Afganistán. Pero los artistas, hasta ahora intercambiados, pertenecían al ramo clásico, como Vladimir Ho rowitz o la Coral de San Francisco. Esto de enviar siempre clásicos- dice MOlly Raimond, que coordina los intercambios- es jugar sobre seguro. Sabemos que tendrán éxito y que los rusos los aplaudirán. Pero pensamos que sería también intere- El concierto lo componen sante enviar algunos representates de la música típicamente obras de Scarlatti, Beethoven y americana incluido el jazz, el Chopin, uno de los compositores rock and roll y el folclore Es más frecuentes en sus prograpor lo que además de Joel y mas. También el nombre del múSpringsteen, quiere enviarse en sico polaco tiene que ver en el 1987 a hombres del jazz tan despertar de Pogorelich a la podestacados como Miles Davis y pularidad. Fue a raíz de su desBrubeck, pensándose en el dúo calificación en la Competición InEllis y Wynton Marsalis para ternacional Chopin, en la que resultó, finalmente, el ganador 1988. moral. A esto contribuyó el ruidoLo que no quiere decir que se descuide lo clásico. El celista so abandono de la prestigiosa 1 pianista Martha Agerich, que afirYo- yo Ma y el Cuarteto de Clemó que el sistema de puntuación veland tienen ya programada su gira esta primavera. Mientras, los daba a los defensores del estilo rusos devuelven la visita con los puro la posibilidad de eliminar a inevitables Ballet del Bolshoi y todo aquel que diera acceso a Sinfónica de Leningrado. Todo un camino completamente momuy bien, pero sería interesante derno y nuevo a la música de ver cómo encaja en la Rusia de Chopin Gorbachov la decadente músiIvo Pogorelich nació en Belca moderna occidental. grado el 20 de octubre de 1958. Ivo Pogorelich A los siete años comenzó a estudiar piano en su ciudad natal, de donde cinco años después se trasladaría a Moscú. Allí estudió con Timakhin, Gornostaeva, Malinin y, finalmente, con Alice Kerezade. Además de por sus interpretaciones, por las que ha sido calificado como uno de los mejores pianistas de la actualidad, Pogorelich es célebre por algunas de Madrid. J. M. Costa sus manías (no soporta que la gente fume a su alrededor, no La política internacional tiene extraños vericuetos. Y por uno de da la mano a nadie antes de un ellos es posible que Bruce Springsteen, el gran jefe del rock, concierto, ha aparecido en algún se presente este mismo año ante los soviéticos. La Agencia de recital con ropa de cuero en luInformación de los Estados Unidos ha entablado ya contacto con gar del frac reglamentario) y, soSpringsteen para enviarle a Rusia como primer avance cultural. bre todo, por el enfrentamiento Con todo y no estar confirma- mos hasta que la gente no pue- que sostuvo con Herbert von Karajan a raíz de una grabación do, la posible presencia de de levantar las manos. Springsteen en la URSS le enNo es raro que su último dis- (hecho que no tendría nada de cumbraría aún más como arque- co, un cofre de grabaciones en insólito si no hubiera sido Pogotipo de el otro héroe america- vivo, se haya convertido casi en relich quien dijo la última palano Por oposición a Rambo un fetiche, ni que su anterior bra. El pianista contaba así el inclaro está. Springsteen nació en elepé intentará ser utilizado cidente: No fue una disputa o Nueva Jersey en 1949, hijo de por lo más obtuso del conserva- un enfrentamiento exactamente. un trabajador industrial. Hombre durismo americano como imagen Fue, simplemente, que no teníaconsciente desde el comienzo, emblemática de un neonaciona- mos nada que decirnos musicalnunca ha dejado ce retratar la lismo de barras y estrellas. Lo mente. Karajan y yo somos un sociedad que en otros lugares tonto del fallido empeño se ejemplo de dos formas distintas han descrito Wajda, Robert apoyaba en que dicho disco te- de entender la música. A mí me Wyatt o Alejandro Gándara, ennía por título Bom in the USA -pareció que a Karajan le preocutre otros. y en su desdichada portada- figu- paba más el negocio que podía Cada uno de sus conciertos raba la bandera de ese país. Lo hacer con el disco que la propia dura varias horas, generalmente que Springsteen reivindicaba era música. Tuvimos una prueba de entre tres y cuatro. Depende del una América real, más cercana cuarenta y cinco minutos y comaguante de la audiencia. El, al discurrir de cada día que a los probamos, que no había nada en The Boss y su grupo la heroísmos de cartón piedra. Por común; así que para qué seE- Street Band, con la incorporasupuesto, él mismo ha ganado guir. La fuerza de su personalidad ción de Nils Lofgren, nunca desmuchísimo dinero, muchísima fallecen. Según Clarence CLefama y muchísimo más. Pero sin es, sin duda, la característica mons, el impresionante (en tadejar de escuchar la calle. Será más acusada de este pianista al maño y arte) saxo del grupo, la de ver cómo lo entienden los ru- que se conoce como el divo Ivo cosa es sencilla: Nosotros toca- sos. Un rockero con fuerza y capacidad para romper el hielo