Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 13- 1- 87- OPINION 4 ABC, pág. LA PESETA, CON EL FRANCO T RES grandes asuntos enfrentaban a los interlocutores de Bruselas. De modo inmediato, estaba el problema del cambio. Una serie de naciones del Sistema M o n e t a r i o E u r o p e o (SME) -Dinamarca, Irlanda, Francia o Italia- experimentaba una gigantesca sacudida de tipo especulativo. Para mantener las monedas por encima del suelo fijado en la reunión de Ootmarsum, tuvieron que arrojarse al mercado cifras importantísimas de reservas de sus Bancos Centrales. Se menciona nada menos que transacciones por valor de seis mil millones de dólares. Era evidente que, sobre todo el Banco de Francia, quejoso del escaso apoyo del Bundesbank germano, había decidido dejar de intervenir casi en el momento en que el marco alemán se situó en el mercado libre en el fatídico mínimo de 3,3303 francos franceses por una unidad monetario germana. Además, la caída del dólar frente al marco situaba a esta moneda en una posición dominante tal, que resultaba un tanto incomprensible que no se revaluase en el interior del SME. Para acercarse a algún equilibrio en el c o m e r c i o f r a n c o elemán era necesaria la revaluación que Francia casi exigía, aterrada por su déficit particular. Al mismo tiempo, en el conjunto europepo reina el miedo a la inflación. Alemania Occidental adopta muchísimas precauciones para no unir revalorización y tensiones en los precios. Por eso, puesta contra la pared de la solidaridad, ha preferido revaluar para impulsar las otras economías, en vez de hacerlo a través de una decidida política de tipos de interés que sirviese, con la fuerte reactivación del mercado interior alemán, también para incrementar las importaciones de otros orígenes. España, al estar fuera del SME, podía actuar con una libertad evidente. Si devaluaba frente al marco, florín y los francos belga y luxemburgués, de algún modo echaba leña al fuego inflacionista. Se consideró- -probablemente con razón- -que esta leña era tan escasa que no compensaba el gran perjuicio que de otro modo podía generarse en nuestra balanza comercial, tan duramente comprometida con Europa. Sólo uniendo nuestra suerte a la del franco- -o lo que es lo mismo, al jugar la peseta el papel de moneda débil- podía aliviarse nuestra comprometidísima exportación y pensar en frenar algo las importaciones comunitarias. Decisión la española de Bruselas, que parece difícil de criticar. Lo grave es que con una balanza por cuenta corriente tan favorable, hayamos tenido que inclinar la cabeza de nuestra moneda sin intentar siquiera el gesto de la corona danesa. Así debilitamos el frente de los precios y el del mercado de capitales. De otro modo no se podía salvar a parte de nuestra industria del acoso europeo. JARÜZELSKI EN ROMA L A visita a Italia, invitado por el Gobierno italiano, de Wojciech Jaruzelski, primera que realiza el dictador comunista de Varsovia a un país occidental después del golpe de Estado de 1981, representa, sin género de dudas, un éxito diplomático del líder polaco a quien los medios informativos occidentales se empeñan en presentar exclusivamente bajo condición militar, cuando en realidad sus poderes se deben al título de primer secretario del Partido Obrero Unificado Polaco (POUP) versión nacional del Partido Comunista. Para arrancar esta invitación que, al menos en apariencia, le confiere una cierta respetabilidad, el secretario general de los comunistas polacos había debido previamente conceder una amnistía a los prisioneros políticos que purgaban en las cárceles un simple delito de opinión. Es cierto que sin la existencia de la amnistía hubiese sido imposible ofrecer decentemente a Jaruzelski una invitación para ser recibido en Italia como huésped oficial, pero también resulta indispensable recordar, que la liberación de los antiguos miembros del KOR y de Solidaridad alivia ciertamente la situación material de los penados, pero no devuelve por ello la libertad a Polonia. En una situación económica imposible, con el fracaso más escandaloso que padezca ninguno de los ya de por sí arruinados sistemas socialistas, el camarada Jaruzelski llega a Roma para recibir como gracioso regalo del Gobierno italiano, aparte de un certificado de honorabilidad internacional, importantes ayudas económicas. Pero la invitación al camarada Jaruzelski lanzada por el gobierno italiano, crea además de modo mecánico el problema de su entrevista con el Santo Padre, puesto que resultaría inimaginable que un alto dignatario de visita a Roma, deseoso de entrevistarse con el Sumo Pontífice, viese rechazada una petición de audiencia, que a su vez lleva incorporada de forma prácticamente automática la invitación a Su Santidad para realizar un tercer viaje papal a Polonia. La invitación italiana recibió, así, una dimensión más amplia que Jaruzelski ha sabido aprovechar con rapidez, aunque, en este caso, convenga añadir, en honor a la verdad, que el primado de P o l o n i a m o n s e ñ o r Glemp, se h a m o s t r a d o siempre partidario de un nuevo viaje de Su Santidad Juan Pablo n a su país natal, chocando posiblemente con los criterios de la diplomacia vaticana. En cualquier caso, el camarada Jaruzelski se apunta un buen éxito a costa de la eterna debilidad de Occidente. Y mientras recibe en Roma sus honores oficiales, el orden reina en Varsovia Los Amnistiados de Otoño habrán salido de un presidio para vivir en una cárcel que tiene las dimensiones geográficas de la nación mártir toda entera. j i ACONSEJAR A TIEMPO A FRONTAMOS estos días la peligrosa situación que genera siempre un empeoramiento acentuado de las condiciones climatológicas normales: un descenso de las temperaturas, con nevadas en cotas no muy altas, nubosidad densa, lluvias, vientos fuertes. Todo ello, que era antaño poco peligroso por la menor actividad social y la más reducida concentración demográfica en las grandes ciudades, reviste en nuestro tiempo especial gravedad en función de la circulación de automóviles y camiones y por las repercusiones que una ola de frío proyecta hacia las urbes densamente pobladas. No por otras razones, en definitiva, se ha impuesto en nuestros días la costumbre administrativa, en todas las naciones donde se funciona con verdadera responsabilidad, de advertir a los ciudadanos- de aconsejarles a tiempo- en orden a las precauciones que deben adoptar para reducir a un mínimo los riesgos de una alteración adversa del tiempo. La Dirección General de Tráfico ha hecho públicas sus recomendaciones a los conductores. Pero al alabar su oportuno comunicado debemos, en unidad de acto, recordar que la Dirección General de Protección Civil debe hacer otro tanto en el asesoramiento a la población. El descenso de las temperaturas no significa sólo peligro en las carreteras, sino condiciones de riesgo notorio y claramente evaluable en la normal vida ciudadana: desde el recrudecimiento de enfermedades hasta la pura y simple agresión del frío. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Jefes de Redacción: J. A. Guntt n (Cortinutíad) J. C. Azcus (internacional) B. Berasálegui (Sábado Cultural) A Fernández (Economía) J. I. G. a Gaizón (Cultura) A A. González (Continutíad) R. Gutiérrez (Continuidad) L L i Nicolás (Reportajes) C, Mantona (Continuidad) J. Olmo (Etíción) L 1. Parada (Suplementos Económicos) L. Pradosde la Plaza- (Continüdad) C. Prat (Dominical) Santiago Casteío (Colaboraciones) J. M. Zuíoaga (Naoonai) Secciones: J Rubio (Arte) J M. Fdez. -Rua (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J Badt a (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J L. Martín Descalzo (Religión) M. A. Martin (Sanidad) D Martínez- Lujan (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabaia (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: i. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J. A. G. a Valenzuela T e l é f o n o s C e n t r a l i t a (todos los s e r v i c i o s) 435 8 4 4 5 435 60 25 y 4 3 5 3 1 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.