Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
IV ABC ABC Hicrarlo 10 enero- 1987 ACE sólo unos to, el arquetipo del HéEl libro de la semana meses Wole roe prudente escarneciSoyinka alcando, la tenacidad del zaba la c e l e b r i d a d Hombre invencible, abmundial al concedérsesolutamente firme en le e! premio Nobel de sus creencias: Cada WOLE SOYINKA Literatura. Pero este día que paso en este Traducción de B. McShane y J. Alfava. Ediciones Alfaguaru mismo hombre se enagujero será pagado Madrid, 1986. 400 páginas contraba dieciocho por alguien. Mi trabajo, años antes en prisión, mi vida suspendida, incomunicado, acusado de haber querido poTiro errado: nos encontramos ante un lace- mis privaciones le oímos decir cuando ya la ner término a la guerra atroz que azotó a Ni- rante testimonio de la barbarie y el escarnio deshidratación ha comenzado a hacer mella geria con motivo de la secesión de Biafra. Si de todos los derechos humanos, escrito des- en su organismo y los mosquitos lo asaltan entonces hubiera sido premio Nobel, proba- de la más profunda racionalidad, desde la en el jergón y llenan sus sábanas de ríos diablemente esá détención no se hubiera produ- convicción de que el poder ilimitado es fuente rios de sangre. cido. Pero se produjo, porque en aquel mo- de atropellos, desde los más elevados impulEsa imagen se convierte en una clave mento soto era una inteligencia lúcida, capaz mayor del texto. A un lado, los poderes oscude percibir los mecanismos de corrupción que ros, que matan, torturan, atropellan; en el hacían posible el conflicto. Por eso se le deotro, indemne, pese a todo, el Justo: Huelo tuvo y luego se le incriminó con motivo de odio, mal, miedo y capitulación. Pero es haber escrito en su reclusión una carta que vuestro olor, el olor de ia corrupción irredimiexponía de modo contundente el gejocidio ble, e l que lleváis encima y se pega a todos de los ¡bos que estaba llevando a cabo el los que están al alcance de vuestro aliento de Gobierno de Gowon. Este libro es el relato de mentiras. Y escucho un viento fresco que vieaquel episodio, que se prolongó durante más ne más allá de las fronteras de lo conveniende año y medio e incluso llegó a poner en te. Dialéctica precisa; su fraseo profético peligro su vida. alienta, de un modo u otro, a lo largo del libro, que concluye en los términos esperables: El título de la obra posee, por contraste, con el triunfo del Justo. La constitución del ciertas resonancias nietzscheanas. Lejos personaje cobra además definitivo sentido en Soyinka, sin embargo, de cualquier proclamael ámbito de la escritura. La necesidad de la ción solemne. Se contiene en él en primer lupalabra, la urgencia de la literatura, constigar un cablegrama que anunciaba la muerte, tuye motivo recurrente, tanto que en un mocomo consecuencia de apaleamiento del pemento particularmente intenso el personaje riodista nigeriáno Según Sowemino. La somllega a actuar de carterista y roba el bolígrafo bría noticia la convierte el escritor en un al médico que venía a visitarlo. Escritor, perlema: El hombre muere en todos los que sona peligrosa en la conceptuación de sus. viguardan silencio frente. a la tiranía... En cualgilantes, su perfil heroico, pero siempre huquier pueblo que se somete voluntariamente mano, al ras del suelo, se impone de modo a la humillación diaria del miedo el hombre definitivo. muere. El libro constituye, pues, un alegato contra el miedo, que es la primera justificaA completar su imagen acude la profunda ción de todos los verdugos, porque supone solidaridad de que da muestras con todos los ya una precisa expresión de sometimiento. humillados, compañeros de cautiverio. Sus Alegato y denuncia: el escritor parte de un sos de piedad por las víctimas de la dictadura análisis implacables, sus puntos de vista de Gowon. hecho inadmisible, en su opinión y en la de Estoy sentado ante la muerte del mundo siempre penetrantes asediar las coartadas, cualquier persona decente: Hasta en los Esescribe Soyinka. En el momento en que se las estrategias, los trucos del poder, y al mistados totalitarios- escribe Soyinka- llega el mo tiempo, y sin incurrir nunca en el patetismomento en que se admiten los errores del lee esta frase en el libro, el preso lleva más mo, van trazando una línea continuada de de dieciocho meses encarcelado, incomunicapasado, se desenmascara a los criminales sivinculación con las demás víctimas. El episotuados en puestos elevados y se rehabilita a do, privado de libros, desposeído de todo; ha dio más intenso al respecto es el del canto realizado ya varias huelgas de hambre; ha relas víctimas, la mayor parte de las veces, de los presos ibos en la noche. ¡ay! postumamente. En Nigeria no hemos sistido la soledad, el miedo, moral y físico, la Una precisa potencia de estilo e imaginería extrema debilidad de su cuerpo; ha escuchasido capaces de crear un clima de indagación do los lamentos de los presos sometidos a- salvada en la versión española, aunque no que, aunque no produjera consecuencias inmediatas, al menos, por la fuerza con que se tortura; ha entrevisto las cadenas de senten- sea perfecta- acumula representaciones y llevara a cabo y el rechazo claro de falsifica- ciados a muerte dirigiéndose a la horca; se percepciones del horror. Con estrategia deliciones, garantizara que esas anomalías no ha enfrentado con los intentos de las autori- berada, el tono, la temperatura va subiendo resueltas quedarían a mano, formando final- dades de abatir su resistencia mediante el hasta el final. En los capítulos de cierre es mente parte del arsenal de injusticias cuyo soborno o el castigo, lo que le ha valido ser donde estalla con más fuerza la capacidad viconocimiento reforzaría los canales para un trasladado de prisión. Es el infierno del si- sionaria del escritor. Realidad y pesadilla se glo XX, en el que la imaginación de Dante funden; imágenes de la vigilia- l a del enfercambio posterior. temblaría, quizá rebasada, como cuando un mo de inanición- y del subsuelo se entrecruLa larga cita merecía la pena, ya que ilumi- condenado a la horca hace frente a sus ver- zan en síntesis imborrable. Este poder de na uno de los propósitos centrales de El dugos y acaba muriendo estrangulado a ma- transfiguración asienta la verdad profunda del libro, su condición de obra de arte. Que no se hombre ha muerto: poner rostros a los culpa- nos de un celador llamado Polifemo... bles y, a la altura de 1983 en que está firmaEntre los grandes descensos al infierno de logra a expensas de la anemia doctrinal, da la nota previa, advertir que el horror dista la literatura de este siglo debe figurar el libro pues se nutre de rebelión política, en el más de haber concluido y alzar esa frágil pero de Soyinka. Los materiales son terribles, pero alto sentido del término. Su deseable utilidad también poderosa muralla contra el miedo y quien les da forma, eficacia artística, es el es- le vendrá de ahí. la indefensión, qué es a veces la palabra critor. No hay aquí más datos que en el InMiguel GARCÍA- POSADA creadora. Desde está perspectiva, la de forme Sábato sí existe, en cambio, un trataSoyinka, apoyada por el gran resonador del miento artístico impecable que formaliza toP. D. -En mi artículo sobre Joan Perucho, de Nobel, puede ser eficaz y servir al fin pro- dos esos materiales en el plano de la verdad puesto. Tal vez en algunos medios se lancen estética, sin la cual la literatura se esfuma. la semana pasada, se deslizaron, entre otras, las siguientes erratas: denominaciones como acusaciones envenenadas contra el escritor. Cabe suponer que el comportamiento de la de la generación de la berza hacen honor a Con este mismo libro en la mano, no resulta- Soyinka en prisión fue el aquí referido. En las escasas exigencias verbales de quienes se ría difícil, aun forzando las cosas- pero ya todo caso, lo admirable, literariamente ha- han valido de ella en lugar de: denominaciose sabe que esto de forzar se halla a la or- blando, reside en el personaje que logra nes como generación de la berza de ellas el medieval Tomás Safont en vez de den del día- hablar de su prosovietismo. construir de sí mismo. Es la imagen del Jus- el medieval Tomás Cafont H EL HOMBRE HA MUERTO