Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 10- 1- 87 OPINIÓN ZIGZAG El catalejo Antigüedades La fiebre de la inversión en antigüedades se extiende de modo espectacular por las naciones más cultas de Europa y América. Los coleccionistas japoneses también fuerzan los precios al alza. En una reciente su- basta neoyorqina un solo sillón de estilo Chippendale alcanzó la cifra de 1.100.000 dólares. Se trata de un sillón de caoba, aparentemente normal, desde luego muy bello, pero en modo alguno una pieza única. Pieza procedente de un ebanista de Filadelfia, fue trabajada en 1770. Está tapizado en seda verde, moderna, y su verdadero mérito reside en sus dos patas delanteras de madera tallada en forma de pata de león. ABC 17 Música europea Ayer terminaron en el Teatro Real de Madrid las pruebas de selección para el acceso a la Orquesta de Jóvenes de la Comunidad Europea. Cincuenta y nueve españoles, de edades comprendidas entre los catorce y los veintitrés años, eran los aspirantes a ocupar un puesto en esta joven orquesta europea. Según su director adjunto, la calidad de las audiciones ha sido muy aceptable. Dado el escaso apoyo oficial que en nuestro país se da a los estudios musicales, hay que elogiar el esfuerzo que realizan éstos y otros jóvenes españoles para ponerse a la altura de sus vecinos comunitarios. Si su dedicación y empeño se viera recompensado con un mayor respaldo moral y presupuestario de los poderes públicos, nuestra música entraría por fin a formar parte de la Comunidad Europea. REBAJAS EN EL PAÍS VASCO A fiebre de las rebajas es un hecho. No sólo van las señoras, señoritas y algunos caballeros, al asalto de los grandes almacenes, eligiendo jerseises faldas, zamarras y zapatos, fundamentalmente, rememorando de modo inconsciente el tesón y la furia de los tercios de Flandes. A los políticos también les ha llegado el mismo afán. En especial a los del País Vasco, que acaban de es ¡trenar Parlamento y que se apuntan a lo de rebajar, para ver si así cuela la cosa y pueden formar Gobierno. No se trata de rebajar sueldos o competencias estatutarias ni tampoco de reducir ambiciones expansionistas, extremo este último que tranquilizaría bastante a los navarros. Sino de rebajar las condiciones de la ley Antiterrorista. Algún obeso socialista incluso habla de oportunidades de anticonstitucionalidad, que es como rebajar quitando el IVA y dando cupones para la rifa de un Ajuria- Enea de la señorita Pepis. Y parece que todos- especialmente porque desde el Gobierno se niega rotundamente- están más o menos de acuerdo en que, ya que no estaría bien visto quitar la susodicha ley, bien se puede rebajar el listón y hacerla un poco más cómoda. Para los terroristas, claro. Menos da una piedra, dicen. Y ya se sabe que el Gobierno tiene corazón de madre. Un tanto absorbente, si se quiere, pero madre al fin y al cabo, que quiere estar a! tanto, y presente, en la mayoría, si no en todas nuestras actividades. Y, además, después de las exhibiciones etarras no sólo atacando- como es de rigor- a la sufrida Guardia Civil, sino haciendo extensiva su actividad a industrias y comercios de firmas francesas, a hoteles de montaña y demás, a pocos podrá parecerles inoportuna la prevista rebaja de la citada ley. Semeja que, con la rebajita, tendrán fin las tantas semanas de contactos y ágapes, los tantos movimientos, periféricos o subterráneos; las tantas idas y venidas de Madrid a Vitoria, de Vitoria a San Sebastián, de San Sebastián a Bilbao, y las tantas combinaciones y casi L Cierta sensatez El éxito italiano- relativo, pero verdadero- debiera hacer meditar a los políticos españoles y singularmente a los que ostentan el poder. Los cronistas señalan merecimientos estimables: la baja del terrorismo, el ingreso en el Club de los Siete, los apreciables índices económicos. Ello a pesar de que el pentapartido ha estado lejos de desterrar las debilidades del sistema parlamentario como el favoritismo hacia las clientelas y la proclividad al reparto del pastel. Pero ha habido asuntos como el espinoso relativo al aborto en que Craxi supo actuar con sentido realista al margen de la sectaria algarabía que promovieron esas fuerzas cuyo objetivo permanente es alimentar la demagogia. Actitudes así han contribuido ciertamente a robustecer el pentapartido y darle una estabiliad superior a la de cualquier otra formación en los cuatro decenios de República italiana. OVIDiO quinielas múltiples: PenéuvePsocialistas, uno; CoaligadosHerribatasunos; dos; Euskadikos- Euskartasunos, equis en el descanso. Y acabarán, o casi, las declaraciones, jesuíticas las unas, arañésas las otras, felipistas las de más acá. Porque entre las nieblas de diciembre y los ágapes navideños, el País Vasco parecía una secuencia de Sopa de g a n s o con Groucho- Firefly encargándose de la organización bajo contrato de Margaret Dumont, alias Xabier Arzallus. De paso, si las rebajas vascas tienen el éxito previsto, es fácil imaginar que, después, llegue la semana blanca y, luego, lo de las oportunidades del hogar Ya, con más confianza, podrían preguntar, incluso directamente, a los etarras cómo prefieren las celdas o las pensiones de reinserción; las garantías de explosivos y cartuchos- parece que aún tienen una partida de goma- 2 antiquísima, que a saber cómo estará de estallidoy demás ventajas, para compensar, mayormente, ahora que Francia se ha puesto tan cara, con don Jacques Chirac dispuesto a no pasar ni una ni a sus propios huelguistas ferroviarios. Todo es cuestión de saber lo que se quiere y, si se tiene interés, el precio resulta lo de menos. Siempre hay posibilidades, si uno se lo propone, y para algo están las letras a treinta, sesenta y noventa atentados. Los psocialistas ya tienen presidente del Parlamento, vasco y sabiendo hablar la lengua de la tierra, para que no le den- salvo que así se disponga- gato por liebre. Ahora, con las rebajas de enero, lo del lendakari está hecho. Sin esperar a febrero, en que las rebajas serán mayores, pero con el género escaso. Hay veces en que el humor brota a disgusto y contrapelo. Como ahora. A lo peor es que no hay lugar más que para payasadas en algunos temas. Al fin y al cabo, lo de las autonomías comenzó con una feria de rebajas, aunque fuera en abril. Pedro CRESPO Un escritor Adolfo Prego se ha mostrado sorprendido de que se le haya concedido el premio de periodismo Julio Camba. He sido muy crítico con esto de los premios y muy pocas veces me he presentado a ellos. No sabemos si son muchos o pocos los lectores que prestaron atención, el verano pasado, al artículo La carcajada de Newton aparecido en las páginas de este periódico. Pero es seguro que los que lo leímos conservaremos la impresión que nos causó aquella pieza periodística perspicaz y de estilo vigoroso y original. No es frecuente leer miniensayos tan agudos. Prego es sencillamente eso tan fácil de decir y tan difícil de ser: un escritor. Un Jurado compuesto entre otras personalidades por Filgueira Valyerde, Torrente Ballester y Blanco Tobío así lo ha reconocido. A Prego le ha extrañado. En 1987 sonando. ¡Mucha suerte!