Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SÁBADO 10.1- 87- OPINION -ABC, bóg. 15 BAILE MONETARIO E N estos días, las conmociones del conflicto social francés han agudizado las tensiones internas del Sistema Monetario Europeo (SME) Debe preocupar esto muy seriamente a una España que se encuentra aguijoneada por el problema del comercio exterior. No es lo mismo para nosotros un franco bajo exportador que uno alto importador. El sol ascendente de un marco alemán impulsando en p a r t e un dólar desde hace mucho en declive por su doble déficit fiscal y comercial, complica la situación por lo que respecta a las cotizaciones comparativas de las SME. Por eso fue preciso que ayudase el Bundesbank en favor de las monedas débiles, con la corona danesa en vanguardia. Las autoridades monetar i a s g a l a s se quejan de modo amargo de lo que acaba de llamar Chirac la crisis del marco, que no se acompaña, por ahora, de comprensión por parte de Bonn. Es necesario, dice, que éste révalúe su moneda para que Francia, al sostener la suya, no tenga que apelar a una liquidación de sus reservas de divisas y una subida de tipos de interés que puede haber liquidado la línea seguida desde 1982. Con esto último se ha colocado a las pequeñas empresas en una situación imposible en cuanto a viabilidad y empleo. Alemania occidental se encuentra ante una encrucijada con la mejoría del marco. Para empezar, ha arrastrado al franco francés al suelo de su cotización en la banda del SME, fijada en 3,3303 francos por marco en la devaluación gala del pasado 6 de abril. Si no se hace nada, son evidentes los malos humores de su vecino, que ha llegado a insinuar el fin del mismísimo SME, a más del riesgo de una inflación a través de una tremenda mejoría en el saldo de la balanza comercial. Si revalúa, es evidente el freno a la industria propia y el aumento del fantasma del paro. Si en vez de revaluar baja los tipos de interés, es clara la proclividad inflacionista que así surge, rechazada hasta ahora por sus autoridades monetarias. Para complicar las cosas, Francia observa que los especuladores internacionales consideran que si triunfan los huelguistas se va a desatar en su interior una oleada de superconsumo, con lo que el franco, se quiera o no, se devaluaría con fuerza impulsado por la subida interior de los precios. España no puede contemplar esto con indiferencia en particular cuando al baile se han unido el franco belga y la lira italiana. Su devaluación significará un fortalecimiento de la peseta, o sea, una facilidad para importar y una dificultad para exportar: una aguja más que se clava sobre el dolorido costado de nuestro comercio exterior. Una oscilación de tipos de interés en el mundo europeo repercutirá seguramente sobre nuestro mercado de capitales. Una devaluación alternativa de la peseta para evitar que tenga consecuencias desagradables estos movimientos probable del franco francés querría decir una llamarada inflacionista entre nosotros. Sólo nos vendría bien lo que no va a pasar: que el franco y la lira se mantuvieran quietos en el baile monetario al que empujan cada vez con más decisión los ferroviarios galos. N medio de gran expectación, se estrena el próximo viernes en Madrid El público el enigmático drama de Federico García Lorca. Tras las representaciones de Milán, cobrarán vida ahora en el escenario del María Guerrero los oscuros sueños y las lúcidas intuiciones que el poeta granadino concibió en 1930. El autor no pudo ver representada en vida su obra, que él mismo llegó a calificar de poema para silbarlo aludiendo a la única dificultad que presentaba para ser llevada a la escena. Desde entonces, el teatro se ha modificado profundamente y la sensibilidad colectiva también. Lo que en los años treinta constituía una doble transgresión- -social y estética- -hoy conserva su impacto artístico, pero choca menos con los códigos de valores. Drama perturbador: la delicada cuestión del comportamiento homosexual se expone en él con novedad estética y dignidad moral, y al hilo de ese tema desfilan por la obra varios asuntos transcendentes, como las convenciones, la teatralidad del vi- E EL PUBLICO EN ESPAÑA vir humano, la autenticidad de las conductas, la noción de personalidad ó el mundo de la muerte. Muchos años antes que Beckett, Genet o Ionesco, el poeta llevó la experimentación total a un punto máximo. Desfigurando a veces su rostro de escritor universal- por ciertas imágenes de la España pintoresca, es estimulante ver representado a este Lorca que desciende al fondo último de los problemas individuales y colectivos. La iniciativa del Centro Dramático Nacional merece respaldo por el hecho en sí mismo del montaje y por la modernidad de éste, que pone el teatro español a la altura de los mejores de Europa. No es un hecho aislado: el gran éxito de Nuria Espert dirigiendo en Londres a Glenda Jackson confirma la sintonía de nuestra escena con las corrientes más avanzadas del teatro en el mundo. La cartelera madrileña tiene poco que envidiar a la de otras capitales europeas. El nuevo estreno lorquiano remata brillantemente el cincuentenario que acaba de conmemorarse. La dramaturgia del autor de La casa de Bernalda Alba ha circulado profusamente por los escenarios españoles, suscitando la respuesta social a que la hacen acreedora sus altas calidades estéticas. Pero sería de desear que los teatros oficiales dedicaran una mayor atención a la obra genial del otro gran dramaturgo español del siglo: Ramón del Valle- Inclán. Pese al apoyo que el cincuentenario de Valle ha recibido de la Administración, no puede decirse que el año valleinclaniano haya estado al nivel que merecía. Ninguna de las Comedias bárbaras y casi ninguna de las piezas cortas de don Ramón han subido a nuestros escenarios. Es un déficit que debe ser subsanado cuanto antes. Una consideración final: es una necesidad ineludible el que la oferta teatral se extienda al resto de España. Sabemos del esfuerzo que lleva a cabo la actual Dirección General, del establecimiento en algunas ciudades- -Valencia, Sevilla- -de teatros nacionales, pero se hace necesario ampliar el esfuerzo. El teatro no puede ser sólo un fenómeno madrileño o barcelonés. ELOGIO A TVE L A información ofrecida ayer por TVE al zarpar el buqueescuela Juan Sebastián Elcano en el que comenzaba su viaje de estudios como guardia marina el Príncipe de Asturias, ha sido excelente por su rigor informativo, su sensibilidad histórica y su buen gusto en la elección de los planos y las imágenes. El modo con que las cámaras subrayaron la presencia del Conde de Barcelona junto a los Reyes contribuye a trasladar el pueblo español una idea sustancial de la Institución Monárquica: la Dinastía, en la que se basa la unidad y continuidad que caracteriza a la Monarquía. Presidente- Editor GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores D. Valcárcel, J. Vila, J. Javaloyes, M. Adrio, R. de Góngora, J. Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundin (Continuidad) J. C. Azcue (Internacional) B. Berasátegui (Sábado Cultural) A. Fernández (Eoonomía) J. I. G. a Garzón (Cultura) A. A González (Conínuioad) R. Gutiérrez (Continuidad) L Lz. Nicolás (Reportajes) C. Maribona (Continuidad) J. Orno (Edición) l I. Parada (Suplementos Económicos) L Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M. Zutoaga (Nacional) Secciones: J Rubio (Arte) j M. Fdez. -Rua (Ciencia) A, Garrido y J. Espejo (Confección) J. C. Diez (Deportes) A Yáñez (Edición Aérea) J. Badía (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J, Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F. Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) J. L Martín Descalzo (Religión) M. A. Martin (Sanidad) 0 Martínez- Lujan (Sociedad) R, Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director G e n e r a l d e P r e n s a Española, S A JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S. Barreno. Personal: C. Conde. Financiero: I. Laguna. P. Datos: V. Peña. R. Externas: J. Saiz. Comercial: E. Gil- Casares. Publicidad: L. Escolar. Distribución: J. A. G. a Valenzuela Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Télex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 435 18 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.