Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 A 6 C INTERNACIONAL Nuevo periodo político en EEUU JUEVES 8- 1- 87 centenario para Abierta hostilidad entre el Gobierno y las elUn Congresoera en Washington fin de una dos Cámaras en torno al Irangate El presidente Reagan puede regresar hoy a la Casa Blanca Nueva York. José María Carrascal Las noticas médicas que llegan a Reagan son todas buenas. Las políticas, en cambio, todas malas. De hecho, la nueva mayoría demócrata en ambas Cámaras ha comenzado a disparar contra él antes de que abandone el hospital, algo que puede hacer ya hoy o todo más, mañana, tras dársele de alta. Aunque los médicos le aconsejan que se tome ahora una temporada de descanso. Lo malo es que no va a tener muchas oportunidades para ello. Como última diligencia en el hospital, el presidente fue sometido el miércoles a un cat- scan que viene a ser como unos rayos X en tres dimensiones. El paciente se introduce en una especie de tubo giratorio y comienzan a hacérsele radiografías desde distintos ángulos. Para obtener la vista total de sus órganos internos. Lo que se buscaba era si había signos cancerosos en la pelvis y abdomen, ya que es ahí donde suele producirse el cáncer de colon una vez extirpado. No se detectó nada anormal y Ronald Reagan de paso pudo evaluarse el estado general interno del paciente. La mineralización de sus huesos, así como el tamaño y consistencia de su hígado- dijo el doctor Hutton, uno de los médicos que le examinó- son comparables a los de un hombre mucho más joven. Si se añade a que la colonosopia practicada el domingo y los restos de próstata extraídos el lunes no arrojaron tampoco señales de cáncer, son las mejores noticias que un paciente en sus condiciones puede recibir. Es algo que se transparenta en Reagan, que ya el miércoles no sólo comió sólido, y no poco, sino que despachó con sus ayudantes, a quienes se vio llegar al hospital con carteras llenas de documentos. No se queja tampoco de dolores resultantes de la intervención de próstata y no tiene fiebre ni señales de infección. Mostrándose impaciente por volver a casa, aunque sea la Casa Blanca. Senado, dominado por los republicanos, había redactado un informe en el que se exoneraba al presidente de todo conocimiento del desvío del dinero iraní hacia los contra Razón de que quisiera se hiciese público. Pero los demócratas que controlan ahora la Cámara Alta han dicho que no, que ese informe es incompleto, por lo que no merece la pena ser publicado. Que mejor esperar a que el nuevo Comité investigador haga su trabajo y redacte su informe para dar éste a la luz, ya que será mucho más detaliado. Es pura política, naturalmente, como política era la petición de Reagan de que se hiciera público el informe anterior. Pero política de la peor, partidista, lo que nos advierte que vamos a ser testigos de una batalla abierta entre el Ejecutivo y las Cámaras. Francisco de Andrés A su regreso del hospital de Beíhesda, el presidente Reagan se puede encontrar en Washington con un ambiente festivo por motivos muy dispares. Sus partidarios celebran ya la rápida recuperación física de un hombre en el que aún cifran muchas esperanzas. Sus opositores, el comienzo de una nueva legislatura en el Congreso estadounidense, que viene marcada por dos eventos: uno simbólico- s e trata del Congreso número cíen en la historia de la nación- y otro de denso contenido político: por vez primera en los seis años de la era Reagan, las dos Cámaras se encuentran en poder de la oposición demócrata. Que no le espera al presidente un camino de rosas en los dos años de mandato que le restan, se encargaron de recordarlo en sus discursos inaugurales los nuevos líderes de la mayoría en la Cámara y en el Senado, Jim Wright y Robert Byrd. Los demócratas, que tienen ya ante sus ojos las presidenciales del 88 y quieren jugar con habilidad la carta de su fuerza parlamentaria, han anunciado que no tratarán de hacer leña del árbol caído en el escándalo del Irangate Pero nadie duda de que éste ha sido un recurso retórico, ya que la sombra del escándalo en la Casa Blanca ha calado hondo en el Congreso, y su primera acción será conceder vida oficial a los dos comités que investigan si el Gobierno quebrantó la ley con su ayuda encubierta a los rebeldes nicaragüenses. De este tronco brotarán otras iniciativas contra el núcleo de la política de la Administración Reagan, tanto en el terreno doméstico como en el de su controvertida política exterior. La oposición demócrata tiene en cartera un paquete de leyes proteccionistas para hacer frente al desmesurado déficit de la balanza comercial, así como otros proyectos en las áreas de la agricultura y la educación. Pero donde librará la auténtica batalla será en su esfuerzo por reducir el presupuesto de defensa, minando algunos de los proyectos más ambiciosos del Pentágono como el del misil MX. En más de un caso necesitará contar con votos republicanos para eludir el veto del presidente, ya que los demócratas disponen de mayoría insuficiente en ambas Cámaras. Malherido, pero no vencido, Ronald Reagan se dispone a presentar batalla al Congreso sobre tos despojos de una política exterior que muchos consideran plena de despropósitos. En febrero se debe efectuar la Segunda entrega de la ayuda militar aprobada para la guerrilla nicaragüense, y bastará una resolución bicameral para que quede sin efecto. Un veto presidencial podría salvar, eventualmente, el escollo, pero no la resistencia del Congreso a nuevos y necesarios paquetes de ayuda a la contra Tampoco es halagüeño el panorama para e) ambicioso proyecto de defensa espacial conocido como la Iniciativa de Defensa. Estratégica en momentos en que Weinberger reclama con apremio nuevos fondos para proseguir la investigación y desarrollo de lo que hasta la fecha ha sido el único argumento que ha logrado sentar a los soviéticos en la mesa de las negociaciones. Absolver a Reagan La Administración se está vengando de la forma habitual en estos casos: filtrando las partes que le interesan de ese informe retenido. Así, el New York Times sale hoy con que el teniente coronel North falsificó información sobre la venta secreta de armas a Irán, para sugerir que ésta no había comenzado hasta que el presidente dio autorización para ella. Concretamente, el teniente coronel North declaró al ministro de Justicia, en la primera investigación sobre el caso, que no había habido envíos a Irán hasta enero de 1986, cuando todos los otros altos funcionarios de la Casa Blanca declararon que el primer envío se efectuó en septiembre del 85. Otras novedades incluidas en el informe: Que tentativamente se ha estimado la cantidad de dinero desviada hacia los contras en 8,5 milfones de dólares. Que la Administración pensó de entrada en Los médicos no tienen inconveniente en suministros mayores, de hasta 4.000 misiles darle de alta, pero le aconsejan tranquilidad. tipo Tow Durante una temporada- dice un especialisQue en un principio el presidente quería ta en urología- tiene que tomarse las cosas usar a los israelíes como mediadores, pero con calma. Nada de prisas, y si tiene ganas cuando el Pentágono te advirtió que en ese de echar una siesta, la echa. Lo malo, como caso tendría que informar al Congreso, decidigo, es que calma y tranquilidad es lo menos dió usar a la C) A y a hombres de negocios que va a encontrar en la Casa Blanca. norteamericanos. Lo que no impidió que los Lo primero que han hecho las dos nuevas israelíes mediasen en los dos primeros enCámaras, dominadas ahora por los demócra- víos, el segundo de los cuales fue rechazado tas, ha sido rechazar la petición de) presiden- por los iraníes por parecertes inadecuado. te de que se hiciera público el informe con- Fue cuando entró la CÍA en escena. La impresión que deja el informe, dicen los feccionado por el anterior Comité de Inteligencia sobre el Irangate y crear sus propios que lo han leído, es de que North y su jefe Comités, con poderes aún más amplios que inmediato, el almirante Poindexter, estaban los previstos, para investigar el escándalo. haciendo lo que querían sin el menor control. Señal de que quieren no sólo investigarlo, Lo que no es demasiado bueno para el presidente. Pero al menos le absuelve del cargo sino también explotarlo hasta, el máximo. Fundado en las declaraciones que había más grave: el desvío del dinero hacia los oído, el anterior Comité de Inteligencia del contras