Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 A B C NACIONAL JUEVES 8- 1- 87 El CDS recurriría a Estrasburgo para obtener eurodiputados Madrid. M. P. El Centro Democrático Social podría acudir al Parlamento Europeo para conseguir que se haga efectiva la representación parlamentaria que le corresponde en Estrasburgo, en caso de que las Mesas del Congreso y del Senado no ofreciesen hoy una solución a la demanda que, por tercera vez, ha hecho el CDS. José Ramón Caso señaló ayer que la posibilidad de recurrir al propio Parlamento Europeo para obtener las dos actas de eurodiputados que pertenecen a su partido es la última instancia que contemplamos, pero no podemos admitir que se nos siga perjudicando y que seis meses después de presentar la primera solicitud se nos siga privando de un derecho político que en justicia nos corresponde No obstante, Caso matizó que había que esperar la respuesta que esta nueva petición del CDS va a recibir en la reunión de las Mesas del Congreso y del Senado de hoy. La actitud inicial de los grupos mayoritarios es, según Caso, favorable a la demanda de su partido, pero no basta con eso hace falta que las Mesas tomen iniciativas para que esa comprensión de los grupos mayoritarios hacia nuestra petición tenga una traducción real Para José Ramón Caso, desde el punto de vista de la ética política los dos eurodiputados que corresponden al CDS conforme al Acta de 12 de junio del 85, que establece las condiciones de adhesión de España a la Europa comunitaria, deberían ser precisamente los dos eurodiputados centristas (Leopoldo Calvo- Sotelo y Carlos Bencomo) quienes, según el CDS, carecen de legimación democrática para sentarse en Estrasburgo y deberían presentar su renuncia. Pero eso pasa- señaló Casó- por la ética política de dos personas que no representan a nadie nada más que a ellos mismos. Caso defenderá hoy en la reunión de las Mesas de las dos Cámaras un escrito en el que se manifiesta que, tras los comicios del pasado 22 de junio, la representación del pueblo español ante el Parlamento Europeo no se corresponde con los resultados electorales, ni, por tanto, con la voluntad popular En el mismo escrito se señala que se produce la paradoja de que unos representantes en el Parlamento Europeo que no han sido elegidos por los actuales parlamentarios españoles incluso en algún caso ni siquiera representan alguna de las opciones políticas del Parlamento español Desde la perspectiva de la eficacia política la obtención de los representantes del CDS en el Parlamento Europeo depende, según José Ramón Caso, de la cesión que pueden hacer los grupos mayoritarios Por otra parte, los eurodiputados de AP estudian la posibilidad de no apoyar la candidatura del conservador Henry Plumb para la presidencia del Parlamento Europeo si el aliancista Luis Guillermo Perinat no sucede a éste último- como pretende- como presidente del grupo Demócratas Europeos. El próximo día 20 se producirá la elección a la presidencia del Parlamento de la CEE, por la que compiten el ex ministro español de Trasportes, Enrique Barón, y el conservador británico, Henry Plumb. Cuaderno de notas EL PRECIO DEL FAROL Como tomando pie de la exhortación regia a la prudencia y al tacto en lo que resta por negociar para que la situación española se configure definitivamente en el seno de la OTAN, el presidente del Gobierno español, Felipe González, ha advertido a la opinión española que sustituir a las tropas norteamericanas que se retiren del territorio español costará al Tesoro nacional unos diez mil millones de pesetas anuales. Donde el Rey dijo tacto y prudencia el presidente pone límites a la retirada de efectivos estadounidenses. Y los pone en la forma gráfica y rotunda de un número con muchos ceros. Ahora se nos comunica, y no antes, que los faroles de la defensa propia comportan muchos dígitos. Y que limitar una presencia, aunque sea de manera casi simbólica, se sitúa, como gesto, en las nubes para nuestras posibilidades. No se hablaba con esa claridad cuando convenía cambiar un referéndum de salida por un referéndum de permanencia. Había de ofrecer algo en trueque. Y, naturalmente, no se evadió, o no se dijo que se hacía, los costes de la operación. La indefinición de la política exterior española, plenamente atribuible al presidente González, no justifica que éste nos diga ahora: ¿No queríais reducción de efectivos norteamericanos? Pues preparaos para pagarla. Es la falta de información por parte del Gobierno, cuando más convenía que la facilitase, lo que hay que sentar ahora en el banquillo de los acusados. Una política de quita y pon, hecha de claudicaciones y giros bruscos, no puede permitirse el lujo de venir después con actitudes ejemplarizantes. Lo que cuesta, cuesta porque el Gobierno ha tomado una opción. Y si esa opción consistió en farolear, para luego salir con las cuentas de la tía Rita, tanto peor para el responsable. Por supuesto que el responsable, si se entera de esta reflexión, se limitará a decir: Ahí me las den todas. El planteamiento político tenía que ser o todo o nada. Todo, era mantener a España fuera de la OTAN o mejor dicho, reintegrarla a su situación antes de la decisión tomada por Calvo- Sotelo y PérezLlorca. Nada, era renunciar a la consolación de una reducción de efectivos norteamericanos que el Gobierno introdujo en el paquete del referéndum para evitar que se le cayese la cara a pedazos de puro y elemental bochorno. En realidad no engañó a nadie, sino que se engañó él mismo con una jugada de póquer barato que nos ya a costar diez mil millones de pesetas cada año. Pero hay algo que ni el presidente del Gobierno, ni el ministro de Asuntos Exteriores, ni el de Defensa dicen nunca. Y es cuál es el tamaño real de la presencia norteamericana en nuestro territorio. Se va a dar la circunstancia de que un buen día nos van a comunicar que esa presencia se reduce en tanto sin que nos pueda constar fehacientemente a los españoles que es así, por la sencilla razón de que ignoramos con la debida precisión a cuánto ascienden los efectivos reducibles, cuáles han sido los ritmos de incorporaciones en los últimos tiempos y en qué medida lo que se ha de empequeñecer es irrelevante. Buena oportunidad para que algún padre de la patria pregunte o interpele al Gobierno sobre tan delicada materia. De momento, lo que sabemos por un hombre de tanta palabra como el presidente del Gobierno es que el desalojo y relevo de tropas norteamericanas nos va a costar diez mil millones de pesetas. O sea, el precio del farol que el señor González tiróse en un momento dado para aliviar los rigores de un apuro político. Lorenzo CONTRERAS Felipe González quiere celebrar el debate del estado de la nación a finales de febrero Madrid. Agencias El primer debate del estado de la nación de la segunda legislatura socialista se celebrará a finales del próximo mes de febrero o, como muy tarde, durante los primeros días de marzo. El presidente del Gobierno, Felipe González, ha solicitado en los diferentes Ministerios los datos para elaborar el discurso. El vicepresidente, Alfonso Guerra, será el encargado de elaborar las líneas maestras que apoyarán el discurso del jefe del Ejecutivo. La mejora de la situación económica, la consolidación del papel y la orientación del país hacia los dos grandes acontecimientos de 1992- Olimpiada de Barcelona y Exposición Universal de Sevilla- serán algunos de los ejes del discurso de Felipe González, según las fuentes consultadas por Efe. Altos funcionarios de los distintos Ministerios han recibido a la vuelta de sus vacaciones de Navidad la solicitud urgente de la remisión de datos sobre los asuntos de su competencia a la Presidencia del Gobierno. Colaboradores directos del presidente del Gobierno, como el director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Roberto Dorado, y el secretario general de la Oficina del Portavoz, Santiago Várela, bajo la supervisión del vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, serán los encargados de elaborar las líneas maestras en las que se basará el discurso. El debate sobre seguridad y defensa, que ha sido insistentemente pedido por todos los grupos de la oposición parlamentaria, podría, ser una parte fundamental del debate.